Monthly Archive: Enero 2021

Planificación en Supervivencia y Emergencias

Hay un terremoto, una inundación o un incendio en el lugar en que vives y ahí te das cuentas que en cualquier momento puede venir una catástrofe que dañe tu casa, tu ciudad o tu país. Y te das cuenta que no te has preparado lo suficiente para esa situación, y que si llegara a ocurrir, estarías perdido, sólo y sin protección, intentando sobrevivir. Y te metes a internet, a páginas de preparacionistas (preppers), a grupos en Facebook o Whatsapp, con el fin de aprender y saber más sobre el tema.

No te preocupes, casi todos hemos pasado por lo mismo, pensando como protegernos a nosotros y a nuestras familias. Y la primera pregunta que se nos viene es ¿cómo empiezo?

Antes de empezar a comprar comida y equipo a lo loco, el punto más importante es detenerse y un hacer algunos análisis de riesgos ¿cuales son los riesgos mas probables, dada la zona donde vivo o trabajo?:

  • ¿Estoy en un país sísmico?
  • ¿Tengo un volcán cerca?
  • ¿Ocurren inundaciones en mi sector?
  • ¿Estoy en la costa y puede afectarme un tsunami?
  • ¿El cambio climático ha secado la zona y habrán sequías en el futuro?
  • ¿Estoy rodeado de bosques y puede haber un incendio?

Además de los riesgos de la naturaleza, hay que analizar posibles riesgos derivados del ser humano y la sociedad:

  • ¿Las condiciones socieconómicas del país hacen sospechar descontento social que podría llevar al país a condiciones de guerra civil o inestabilidad social?
  • ¿Estoy cerca de una central nuclear?
  • ¿El país esta sujeto a ataques terroristas?
  • ¿Hay alguna razón para que existan cortes de suministro de energía, agua o alimentos?
  • ¿Vivo cerca de algún tipo de industria química o biológica que pudiera ser un riesgo? Eso incluye vivir al lado de una Estación de Combustible o Gas.

Definiendo esos riesgos probables, podrás planificar para que situación te deberás preparar. Ten en cuenta que algunas situaciones pueden ocurrir simultáneamente, por ejemplo, desórdenes sociales y violencia después de un terremoto.

Si aún no tienes una casa definitiva, luego de hacer el análisis de riesgos potenciales recién mencionado, tal vez te sea bueno buscar un lugar adecuado, tal como revisamos en un post previo. Si no es posible cambiarte de casa o ciudad, tendrás que ajustarte a las condiciones que ya tengas.

Lo primero que debes preparar de forma general es una despensa, tal como revisamos en extenso en otro post. Además, debes preparar un set de herramientas básicas para reparaciones o arreglos de tu casa. También siempre es útil tener conocimientos de primeros auxilios, para cualquier necesidad.

Teniendo en mente los riesgos más probables que ya revisamos, lo segundo es prepararse en función de ellos.

Por ejemplo, si tienes un volcán cerca, será de suma importancia contar con un vehículo que te permita salir de la zona de riesgo con rapidez.

Si es una zona sísmica, tu casa debe tener una construcción adecuada que soporte terremotos importantes, y debes acondicionar el interior con ese fin. En este post puedes revisar el tema de los terremotos.

Si el riesgo de desórdenes sociales y saqueos es alto, la preparación debe ir enfocada a dicha situación. Defender tu hogar, métodos de defensa personal y hombre gris, te serán de utilidad.

Si tu hogar queda en la costa, debes considerar el riesgo de tsunamis, para los cuales desafortunadamente no hay mucho que hacer, excepto escapar rápido. Olvidate del auto, porque quedarás atascado en las calles junto a todos los otros autos que intentan escapar.

Hay riesgos que están siempre presentes en todo lugar, como los incendios y la posibilidad de una pandemia.

Si el riesgo es de apagones, tal vez sea buena idea producir tu propia energía, instalando paneles solares o una turbina eólica.

Si la sequía va en aumento, o hay riegos de cortes de agua por otras razones, el enfoque debe ser a ahorrar agua y almacenar la mayor cantidad posible.

Si los riesgos sociales son los que te preocupan, lo ideal es estar preparado para sobrevivir en el caos social y económico, como por ejemplo, aprender a hacer trueque.

Prepararse para cualquier catástrofe consume tiempo y bastante dinero. Focalizando los recursos hacia lo más probable, disminuiremos el gasto y será más fácil. Claro, siempre puede llegar un meteorito o aliens, pero eso es poco probable y si llegara a ocurrir, al menos ya estarás un poco más preparado.

Dichos y Frases en Supervivencia

Los dichos y frases en una cultura a veces esconden grandes enseñanzas, condensadas en pocas palabras. El ambiente prepper, bushcraft y supervivencialista no está exento de estas “perlas” de sabiduría. Les mencionaré algunas y sus  explicaciones.

  1. Hay que estar preparado para lo peor, esperando lo mejor: si uno mira la filosofía preparacionista, puede pensar que son un montón de ansiosos negativos, que piensan que todo puede estar peor. Y así lo es. Siempre puede venir una catástrofe natural, una pandemia o un caos social…y para ello nos preparamos. Sin embargo, esperamos que nada de eso ocurra y que nuestras provisiones jamás sean utilizadas.
  2. Es mejor tener algo y no usarlo, que no tenerlo y necesitarlo: viene de la mano del dicho anterior. Es preferible estar preparado para algo que esperamos nunca ocurra, pero si ocurre, estaremos listos.
  3. Mucho siempre es poco: Los preppers están preparados para cualquier emergencia que pueda ocurrir. En ellas, se va a requerir alimentos, materiales, equipo y conocimiento. Siempre debemos considerar que lo que tenemos será poco, menos de lo que realmente necesitaremos. Tienes uno o dos cuchillos, pueden ser pocos y deberías tener más. ¿Cuentas con una despensa para un par de semanas? Tal vez sea poco y mejor estar preparado para uno o dos meses. ¿Eres fanático de las armas de fuego? Mejor que tengas más balas. Con el paso del tiempo, todo se daña, y verás que la despensa se hace poco, los cuchillos se dañan y rompen. O puedes hacer trueque, venderlos, etc.
  4. Los tiempos difíciles forjan hombres fuertes. Los hombres fuertes crean buenos tiempos. Los buenos tiempos crean hombres débiles. Los hombres débiles crean tiempos difíciles: Todo es un ciclo, y luego de 3 o 4 generaciones acostumbradas a buenos tiempos y comodidades, vendrán tiempos difíciles y duros. Pero quienes sobrevivan harán una sociedad mejor a la larga. Evita convertirte en una persona débil.
  5. El humor nos mantiene vivos: si te haces problema por todo, si enganchas con cualquiera que te agreda en la calle, puedes terminar muerto o herido en el hospital. Si te afecta que haya poca comida o sufres por quienes mueren o se enferman, tu ánimo decaerá y te será más complicado sobrevivir.
  6. Nunca te rindas: es el centro y corazón de la supervivencia.
  7. Para sobrevivir a menudo es necesario luchar y para luchar hay que ensuciarse: física y sicológicamente, sobrevivir necesitará que te ensucies las manos. Deberás hacer cosas que no te gustan, comer alimentos que detestas, y tal vez, cometer actos que en una situación normal, no harías.
  8. La imaginación es un instrumento de supervivencia: sueña, imagina, planifica. Los grandes logros han empezado con alguien que tuvo una idea o un sueño. Esto incluso aplica para construir alguna herramienta o solución a tu problema de supervivencia.
  9. El cerebro humano es la mejor multiherramienta: similar a la anterior. Puedes tener muchas herramientas, pero si no sabes como usarlas, si no tienes conocimientos de como crear una nueva, estas perdido.
  10. No se forma una cicatriz al morir. Una cicatriz significa que sobreviviste.
  11. La especialización excesiva es, a la larga, desventajosa desde el punto de vista biológico. Su resultado final no es la supervivencia, ni el incremento en el número, sino la extinción o el estancamiento: aprende de todo. Mientras más temas sepas, más podrás desenvolverte en nuevas y extrañas situaciones. No te estanques en un sólo tema específico. Incluso en el trabajo, tener más herramientas te hace mejor.
  12. La extinción es la regla. La supervivencia es la excepción: viendo la historia del Planeta Tierra, hay más extinciones que supervivencias. Prepárate para ello.
  13. Regla de supervivencia “empaca tu propio paracaídas”: no confíes el 100% de tu supervivencia en el otro. Hazte cargo de ti mismo.
  14. Los sobrevivientes no siempre son los más fuertes; a veces son los más inteligentes, pero más a menudo simplemente son los más afortunados: al final, también hay que tener algo de suerte.

 

Cirugía Menor

La cirugía menor son aquellas técnicas quirúrgicas de corta duración que se aplican generalmente sobre estructuras superficiales. Suelen requerir la aplicación de anestesia local y su realización conlleva riesgo bajo y mínimas complicaciones. Por ejemplo, heridas superficiales, lunares y quistes epidérmicos, cirugías de las uñas, quistes y abscesos epidérmicos. A pesar del bajo riesgo de una cirugía menos, hay algunos factores que pueden aumentar la complejidad y los riesgos, principalmente dado por la localización de la lesión y de las condiciones y antecedentes del paciente.

Caja de Cirugía Menor

Para realizar alguna cirugía menor, es necesario contar con algún instrumental básico, debidamente esterilizado. Todo este material, dentro de una caja de acero inoxidable, se denomina Caja de Cirugía Menor, y consta de, más o menos, lo siguiente:

  • 1 Mango de bisturí Nº3 (para hojas de bisturí Nº11 y 15, desechables)
  • 1 Portaagujas (e hilos de sutura, desechables)
  • 2 Tijeras de corte (Mayo), recta y curva
  • 1 Tijera de disección (Metzembaum), curva
  • 2 Pinzas de disección, anatómicas y quirúrgicas (sin y con diente)
  • 2 Pinzas hemostáticas tipo Kelly y/o tipo Mosquito, curvas y rectas
  • 2 Separadores
  • Caja de Acero inoxidable

Además, se necesitan campos o paños estériles, anestésico local (Lidocaína 2%), desinfectante (povidona yodada o clorhexidina), suero fisiológico para lavar, recipiente tipo riñon metálico para depositar material extraído, guantes estériles, jeringas. A pesar de ser un procedimiento poco invasivo, sería conveniente contar con algún tipo de monitoreo del paciente, al menos un oxímetro de pulso y control de presión arterial.

Procedimiento

Algo del procedimiento de cirugía menor ya vimos en el post sobre suturas. Repasaremos ahora algunos detalles y ahondaremos más en la técnica quirúrgica.

Aseo y aseptización

Antes de realizar cualquier procedimiento quirúrgico, curación o retiro de puntos, se debe siempre limpiar bien la zona y aplicar un desinfectante. Lo ideal es que sea algo que dure más que el alcohol, como la povidona yodada o la clorhexidina. Si no hay, lavado con jabón y agua en el peor de los casos.

Campos quirúrgicos

Debe delimitarse la zona donde se trabajará con paños estériles que permitan una separación de al menos unos 30-50 cm con el área circundante. Puede usarse el mismo paño o papel que envuelve la caja quirúrgica.

Infiltración anestésica

Dependiendo del procedimiento, se debe infiltrar con anestesia local alrededor de la zona. No es necesario para el retiro de puntos o aseos quirúrgicos pequeños.

Incisión

Si se va a retirar puntos o realizar un aseo quirúrgico, no aplica.

Es ideal conocer las estructuras anatómicas subyacentes a la zona operatoria, como por ejemplo arterias y nervios, con el fin de evitar su lesión, o en caso que no sea posible, al menos abrir cuidadosamente para reconocerlas y no dañarlas.

La incisión se realiza con un bisturí, que se toma con la mano dominante como si fuera un lápiz. Esta debe realizarse de tal forma que la herida siga las líneas de tensión de Langer, que disminuirá la tracción sobre la herida y evitará cicatrices muy notorias, permitiendo un resultado más estético. También debe ser lo más pequeña posible, ya que siempre es más fácil agrandar una incisión pequeña que reducir una muy grande. Heridas más grandes requieren más anestesia local, más puntos de cierre y tienen mayor riesgo de infección y sangrado.

Una vez realizado el corte, se debe tomar los bordes de la herida con una pinza y levantar y separar la piel para seguir disecando. Si el procedimiento es el retiro de alguna lesión superficial de piel, bastará con realizar un losange (con forma de huso o romboidal) alrededor de la lesión. Si el procedimiento es un aseo quirúrgico, basta con lavar bien la herida con agua estéril, y con una pinza retirar todo el material inerte, suciedad, y luego emparejar la lesión para facilitar la sutura.

Sutura

Ya revisamos en el post sobre Suturas los tipos de puntos y el material con qué realizarlos.

Cobertura

Una vez terminado el procedimiento, cubra la lesión durante algunos días con apósito estéril.

Vigilancia de la herida

Vigile la herida los días posteriores, por cambios de coloración, aumento de volumen, sangrado, abertura y puntos sueltos, eliminación de pus o aparición de mal olor. Todo ello significa que la herida está complicada, y debe realizarse un aseo quirúrgico con retiro de los puntos y usar antibióticos.

Retiro de puntos

Como mencionamos en el otro post, los puntos deben retirarse a los pocos días, según la localización de la herida y la sutura utilizada, con el fin de obtener un buen resultado estético.

Complicaciones

Para cualquier cirugía, podemos encontrar complicaciones inmediatas, que aparecen durante la cirugía, precoces que aparecen en las primeras horas y tardías, que aparecen a los varios días y semanas de la cirugía menor.

Complicaciones inmediatas

  1. Síncope vasovagal: también conocido como desmayo común. Se da en personas jóvenes, usualmente hombres, frente a un dolor. Se produce bradicardia e hipotensión, que al ponerse de pie, desencadena el desmayo. Mantener recostado con los pies hacia arriba y levantar lentamente después de un rato. También puede verse por estrés emocional, mucho tiempo acostado o sentado y al ponerse de pie muy bruscamente, calor, tos, micción, cólicos, cirugía dental, y un largo etc.
  2. Hemorragias: por lesión directa de algún vaso sanguíneo importante, o por alteraciones de la coagulación del paciente.
  3. Complicaciones por anestésicos locales: los anestésicos locales, igual que cualquier droga o medicamento, tienen dosis máximas permitidas. Sobrepasar esos niveles, puede llevar a intoxicación por anestésicos locales, las que pueden ser graves. La intoxicación por anestésicos locales actúa en las fibras nerviosas y por ello, a dos niveles: neurológico y cardiovascular. En el primero puede llegar a producir convulsiones y coma, y en el segundo puede producir arritmias y paro cardíaco. Antes de administrar una anestésico local se debe saber las dosis máximas permitidas (por kilo de peso y por unidad de tiempo), y al momento de inyectar, se debe aspirar para confirmar que el anestésico se esta poniendo subcutáneo o intradérmico, y no intravascular.

Complicaciones precoces

  1. Hemorragias
  2. Infecciones: aparición de pus, mal olor o aumento de volumen en la herida, puede indicar que la herida se infectó. Se deben retirar los puntos, realizar aseo con abundante agua, usar antibióticos. La herida debe dejarse abierta para que drene la pus y no se acumule nuevamente.
  3. Dehiscencia de la sutura: la cicatrización no ocurrió y la herida se abrió. Gran parte de las dehiscencias es por infección. Algunos casos pueden deberse a una mala cicatrización, por ejemplo, pacientes diabéticos.

Complicaciones tardías

  1. Cicatrización alterada: lesiones crónicas que no cicatrizan, o por otro lado, cicatrización hipertrófica, queloides.