Cirugía Menor

La cirugía menor son aquellas técnicas quirúrgicas de corta duración que se aplican generalmente sobre estructuras superficiales. Suelen requerir la aplicación de anestesia local y su realización conlleva riesgo bajo y mínimas complicaciones. Por ejemplo, heridas superficiales, lunares y quistes epidérmicos, cirugías de las uñas, quistes y abscesos epidérmicos. A pesar del bajo riesgo de una cirugía menos, hay algunos factores que pueden aumentar la complejidad y los riesgos, principalmente dado por la localización de la lesión y de las condiciones y antecedentes del paciente.

Caja de Cirugía Menor

Para realizar alguna cirugía menor, es necesario contar con algún instrumental básico, debidamente esterilizado. Todo este material, dentro de una caja de acero inoxidable, se denomina Caja de Cirugía Menor, y consta de, más o menos, lo siguiente:

  • 1 Mango de bisturí Nº3 (para hojas de bisturí Nº11 y 15, desechables)
  • 1 Portaagujas (e hilos de sutura, desechables)
  • 2 Tijeras de corte (Mayo), recta y curva
  • 1 Tijera de disección (Metzembaum), curva
  • 2 Pinzas de disección, anatómicas y quirúrgicas (sin y con diente)
  • 2 Pinzas hemostáticas tipo Kelly y/o tipo Mosquito, curvas y rectas
  • 2 Separadores
  • Caja de Acero inoxidable

Además, se necesitan campos o paños estériles, anestésico local (Lidocaína 2%), desinfectante (povidona yodada o clorhexidina), suero fisiológico para lavar, recipiente tipo riñon metálico para depositar material extraído, guantes estériles, jeringas. A pesar de ser un procedimiento poco invasivo, sería conveniente contar con algún tipo de monitoreo del paciente, al menos un oxímetro de pulso y control de presión arterial.

Procedimiento

Algo del procedimiento de cirugía menor ya vimos en el post sobre suturas. Repasaremos ahora algunos detalles y ahondaremos más en la técnica quirúrgica.

Aseo y aseptización

Antes de realizar cualquier procedimiento quirúrgico, curación o retiro de puntos, se debe siempre limpiar bien la zona y aplicar un desinfectante. Lo ideal es que sea algo que dure más que el alcohol, como la povidona yodada o la clorhexidina. Si no hay, lavado con jabón y agua en el peor de los casos.

Campos quirúrgicos

Debe delimitarse la zona donde se trabajará con paños estériles que permitan una separación de al menos unos 30-50 cm con el área circundante. Puede usarse el mismo paño o papel que envuelve la caja quirúrgica.

Infiltración anestésica

Dependiendo del procedimiento, se debe infiltrar con anestesia local alrededor de la zona. No es necesario para el retiro de puntos o aseos quirúrgicos pequeños.

Incisión

Si se va a retirar puntos o realizar un aseo quirúrgico, no aplica.

Es ideal conocer las estructuras anatómicas subyacentes a la zona operatoria, como por ejemplo arterias y nervios, con el fin de evitar su lesión, o en caso que no sea posible, al menos abrir cuidadosamente para reconocerlas y no dañarlas.

La incisión se realiza con un bisturí, que se toma con la mano dominante como si fuera un lápiz. Esta debe realizarse de tal forma que la herida siga las líneas de tensión de Langer, que disminuirá la tracción sobre la herida y evitará cicatrices muy notorias, permitiendo un resultado más estético. También debe ser lo más pequeña posible, ya que siempre es más fácil agrandar una incisión pequeña que reducir una muy grande. Heridas más grandes requieren más anestesia local, más puntos de cierre y tienen mayor riesgo de infección y sangrado.

Una vez realizado el corte, se debe tomar los bordes de la herida con una pinza y levantar y separar la piel para seguir disecando. Si el procedimiento es el retiro de alguna lesión superficial de piel, bastará con realizar un losange (con forma de huso o romboidal) alrededor de la lesión. Si el procedimiento es un aseo quirúrgico, basta con lavar bien la herida con agua estéril, y con una pinza retirar todo el material inerte, suciedad, y luego emparejar la lesión para facilitar la sutura.

Sutura

Ya revisamos en el post sobre Suturas los tipos de puntos y el material con qué realizarlos.

Cobertura

Una vez terminado el procedimiento, cubra la lesión durante algunos días con apósito estéril.

Vigilancia de la herida

Vigile la herida los días posteriores, por cambios de coloración, aumento de volumen, sangrado, abertura y puntos sueltos, eliminación de pus o aparición de mal olor. Todo ello significa que la herida está complicada, y debe realizarse un aseo quirúrgico con retiro de los puntos y usar antibióticos.

Retiro de puntos

Como mencionamos en el otro post, los puntos deben retirarse a los pocos días, según la localización de la herida y la sutura utilizada, con el fin de obtener un buen resultado estético.

Complicaciones

Para cualquier cirugía, podemos encontrar complicaciones inmediatas, que aparecen durante la cirugía, precoces que aparecen en las primeras horas y tardías, que aparecen a los varios días y semanas de la cirugía menor.

Complicaciones inmediatas

  1. Síncope vasovagal: también conocido como desmayo común. Se da en personas jóvenes, usualmente hombres, frente a un dolor. Se produce bradicardia e hipotensión, que al ponerse de pie, desencadena el desmayo. Mantener recostado con los pies hacia arriba y levantar lentamente después de un rato. También puede verse por estrés emocional, mucho tiempo acostado o sentado y al ponerse de pie muy bruscamente, calor, tos, micción, cólicos, cirugía dental, y un largo etc.
  2. Hemorragias: por lesión directa de algún vaso sanguíneo importante, o por alteraciones de la coagulación del paciente.
  3. Complicaciones por anestésicos locales: los anestésicos locales, igual que cualquier droga o medicamento, tienen dosis máximas permitidas. Sobrepasar esos niveles, puede llevar a intoxicación por anestésicos locales, las que pueden ser graves. La intoxicación por anestésicos locales actúa en las fibras nerviosas y por ello, a dos niveles: neurológico y cardiovascular. En el primero puede llegar a producir convulsiones y coma, y en el segundo puede producir arritmias y paro cardíaco. Antes de administrar una anestésico local se debe saber las dosis máximas permitidas (por kilo de peso y por unidad de tiempo), y al momento de inyectar, se debe aspirar para confirmar que el anestésico se esta poniendo subcutáneo o intradérmico, y no intravascular.

Complicaciones precoces

  1. Hemorragias
  2. Infecciones: aparición de pus, mal olor o aumento de volumen en la herida, puede indicar que la herida se infectó. Se deben retirar los puntos, realizar aseo con abundante agua, usar antibióticos. La herida debe dejarse abierta para que drene la pus y no se acumule nuevamente.
  3. Dehiscencia de la sutura: la cicatrización no ocurrió y la herida se abrió. Gran parte de las dehiscencias es por infección. Algunos casos pueden deberse a una mala cicatrización, por ejemplo, pacientes diabéticos.

Complicaciones tardías

  1. Cicatrización alterada: lesiones crónicas que no cicatrizan, o por otro lado, cicatrización hipertrófica, queloides.

 

You may also like...