Como sobrevivir al desorden civil, descontrol y malestar social

Por diversas razones, la sociedad civil puede sufrir un quiebre y llevar a paros, marchas, protestas y situaciones donde puede no existir las fuerzas policiales, o, en el otro extremo, una situación de toque de queda o ley marcial con férreo control de las fuerzas armadas, las cuales detienen, encarcelan y fusilan sin mayor consulta.

Dichas situaciones pueden ser muy similares a un desastre natural, e incluso pueden haber sido producidas por uno. Basta recordar los saqueos y robos al poco tiempo del Terremoto del 2010 en Chile. Por ello, es importante tener claro que debemos hacer para sobrevivir dicha situación. Si quieres estudiar, lee sobre las situaciones de Venezuela, Huracán Katrina en EEUU, o Chile en 1973 o después de los Terremotos.

Abastecerse antes de tiempo

Lo primero que debemos recordar es que hay que estar preparados de antemano. No queremos salir a buscar alimentos o papel higiénico justo cuando no hay combustible o hay grupos armados saqueando los locales o a los que andan en la calle. O, ir a buscar medicamentos a farmacias que ya fueron saqueadas. Recuerde tener alimento y agua para al menos 3 días, y si puede, para un mes.

Mantener siempre un bajo perfil

Evitar convertirse en un objetivo, ya sea de los manifestantes o de la policía. Si puedes, evita salir de tu casa. Si lo haces, nunca llames la atención, no hables fuerte ni grites, no uses ropa militar ni muy llamativa ni lleves bolsos cargados. No lleves joyas, accesorios ni ropa que sea cara o de marca.

No lleves armas de ningún tipo que puedan hacerte sospechoso si alguna patrulla te detiene y revisa. Si debes conversar con la gente, se amable pero intentando no conversar más de lo debido. Evita hacer contacto visual.

Intenta mantenerte en los barrios que usualmente visitas y no vayas donde no te conocen, a menos que sea muy necesario.

Tampoco hables con vecinos sobre tu preparación, o lo que tienes o no en tu casa. En caso de necesidad, ellos podrían asaltar tu casa.

En caso de ser necesario, ten una buena actitud, siempre colaborativo con el gobierno y la Fuerza Pública. A menos que, en la situación social, existan dos bandos. En ese caso, no es bueno apoyar a ninguno de los dos. No quieres apoyar al ejército, si hay una guerrilla que puede acusarte de traidor a la revolución. Cuidado con las venganzas en situaciones de este tipo: algún enemigo puede acusarte falsamente a las autoridades. En dictaduras es conocida la situación de gente que desaparece acusada en venganza por hechos previos.

Escuchar, no hablar

En casos de ley marcial o toque de queda, es mejor no hablar. Olvida la libertad de expresión.

En situaciones de stress, cualquiera que no piense como tú puede convertirse en una amenaza y agredirte. Eso incluye hablar de equipos de fútbol, partidos o pensamientos políticos, incluso ideas religiosas. Cualquier controversia puede iniciar una discusión y pelea, o, llegar a los oídos de la autoridad, los que llegarán a buscarte a tu puerta. Por ejemplo, un golpe de estado totalitario (de derecha o izquierda y a ti se te ocurrió opinar abiertamente en contra). No intentes cambiar la opinión de otras personas ni les digas que están equivocadas. Adopta una postura de “vive y deja vivir”.

Es mejor oír lo que dicen los vecinos y amigos sobre la situación y estar preparado. Mentir es una buena opción en estas situaciones.

No confíes en nadie

Durante situaciones de desorden civil, muchos pretenderán hacerse pasar por funcionarios policiales. Desconfía si llegan a tu casa. En el caso de familiares, vecinos y amigos, nunca se sabe quienes pueden hablar más de lo debido y hacer que delincuentes lleguen a tu casa. Que nadie sepa lo que tienes almacenado ni lo que tienes en tu hogar.

Puede que no haya electricidad ni redes de comunicación, pero si las hay, evita cualquier comentario en las redes sociales. Eso te ayudará con las tres recomendaciones recién mencionadas.

Conoce las normas y leyes

Si el gobierno o autoridades emite normas o reglas para la situación en cuestión, conócelas. Si el toque de queda empieza a cierta hora, está de vuelta en casa antes de eso. Si no se puede realizar alguna actividad, no lo hagas, por ejemplo fuego. Sigue las reglas y evitaras meterte en problemas. Puede ser difícil llevar un seguimiento fidedigno de las reglas así que lleva un registro escrito con fechas de quién dijo y qué. Para lo anterior, es importante estar al día en las noticias y acontecimientos que van ocurriendo. Recuerda tener una radio donde escucharlas, y si es posible, redes sociales donde ir evaluando como se viene la situación.

Pretende que no tienes nada

Aunque suena opuesto a la primera sugerencia, puedes estar muy bien abastecido para mantenerte en tu casa por 30 días, pero, eso puede despertar sospechas en los vecinos y amigos al pasar los días. Debes interpretar un papel para mantener un perfil bajo. Mira lo que hacen los vecinos y haz eso mismo. Si la situación esta calmada, anda a la tienda de comestibles o supermercado y compra pan y otros alimentos o elementos aunque no te sean tan necesarios. No quieres dar la impresión que estás bien abastecido.

Si necesitas comprar, es mejor hacer varios viajes y comprar poco que llevar mucho en un viaje y dar a conocer todo lo que haz llevado a tu casa.

Recuerda llevar dinero en efectivo, porque las tarjetas pueden no estar funcionando.

Evita refugios y campamentos comunitarios

Evita entrar en campos de refugiados, como escuelas o estadios. Donde hay mucha gente, la situación puede salirse de control. En esos lugares también comienzan a aparecer enfermedades y epidemias. Y una vez dentro, las fuerzas de orden pueden obligarte a quedarte. Peor aún, cuando las Fuerzas Armadas toman el control, pueden excederse y comenzar a matar gente, como ocurrió en Chile el año 73. El Estado puede ser el enemigo en ciertas situaciones, seas o no del mismo bando.

Decide si debes quedarte o irte

Por lo general, el mejor lugar donde quedarse es en el hogar, con las luces apagadas y sin emitir ruidos. Evita cortar el pasto o retirar cartas o periódicos (si es que logran llegar), para dar la impresión que no hay nadie en casa. Si es posible, instala paneles de protección en ventanas y puertas, para evitar que vándalos rompan los vidrios y/o intenten entrar.

Pero no es bueno quedarse cuando ya no hay que comer o agua que tomar. Lo importante es quedarse lo suficiente, pero no tanto para que sea riesgoso.

Debes estar preparado para abandonar tu hogar. En este caso, es bueno saber como vivir en la calle o en un auto.

Seguridad en los números

Tener una comunidad te dará más seguridad, aún cuando no tengan armas. Sin embargo, es importante que dicha comunidad no llame la atención o la autoridad o delincuentes pueden tenerlos en la mira. Se debe elegir a un grupo correcto, y si notas que tu grupo no toma buenas decisiones, déjalos rápidamente.

En el caso que los desórdenes civiles pasen a mayores, y se conviertan abiertamente en una guerra civil, el problema será mayor. Pero al menos tendrás el camino medio avanzado con lo anterior.

Bibliografía:

You may also like...

Deja un comentario