El Orden

El orden es la colocación de las cosas en el lugar que le corresponde, con un determinado criterio. En una situación de supervivencia es necesario mantener el orden de lo que tienes, para evitar perderlo y facilitar encontrarlo rápidamente. Esto debe llevarse a la vida diaria de forma permanente. Mantener el orden te permitirá cuidar el stock y fechas de vencimiento de los alimentos, evitar gastos innecesarios en baterías o equipos repetidos que no logras encontrar.

Siempre es mejor prevenir que curar, dice el dicho. Empezar y mantener el orden es más efectivo que ordenar y limpiar después.

  1. No dejes las cosas a medias. Los materiales ocuparán espacio, se dañaran o vencerán. Y te costará retomar el trabajo a medias.
  2. Clasifica los objetos y materiales y manténlos juntos en un espacio definido. Así no perderás tiempo buscando herramientas en donde no deben estar, y los alimentos estarán donde están todos los alimentos.
  3. Antes de guardar algo, piensa si lo necesitarás pronto. Evita guardar objetos que terminarás botando a la larga. Y los que vas a usar debes dejarlos a mano para no tener que sacar todo hasta encontrar algo que esta en el fondo del closet o pieza.

El orden implica también eliminar, cambiar o dar de baja distintos objetos que tenemos en la casa. Recuerda que muchos de ellos pueden reciclarse o darle nueva vida:

  1. Cocina
    • Alimentos vencidos
    • Electrodomésticos en mal estado o duplicados: excepto si las herramientas duplicadas son versiones no eléctricas, para situaciones de emergencia.
    • Vajillas incompletas o nuevas sin usar por años
    • Platos y vasos rotos
    • Ollas y sartenes rayados
    • Herméticos sin tapas y tapas sin herméticos
    • Utensilios en mal estado
  2. Logia y Bodega
    • Cosas heredadas que nunca se usaron
    • Objetos de antiguas casas habitadas
    • Cosas de niños que ya crecieron
    • Cajas de cables obsoletos
    • Tarros de pintura a medio terminar
    • Botellas vacías
    • Tendederos rotos
    • Proyectos y manualidades sin terminar
    • Herramientas rotas
    • Detergentes antiguos
  3. Baño
    • Cremas y cosméticos vencidos
    • Esmaltes secos
    • Productos a medio terminar
    • Muestras de hoteles
    • Muestras de maquillaje
    • Pinches, trabas y cintillos en mal estado
    • Remedios vencidos
    • Toallas viejas
  4. Escritorio
    • Boletas antiguas
    • Papel de regalo, bolsas y cajas de regalo
    • Manuales de instrucciones
    • Agendas antiguas
    • Fotocopias de la Universidad o Instituto
    • Teléfonos y cargadores antiguos
    • Cuadernos a medio usar
    • Lápices malos
    • Pilas antiguas sin carga
    • Mapas y guías de viaje obsoletos
    • Souvenires que has recibido de regalo
    • Llaves que no se sabe que abren
  5. Habitación
    • Ropa vieja o rota
    • Ropa que ya no usas o que no te queda
    • Sábanas viejas y gastadas
    • Zapatos rotos o viejos
  6. Living y comedor
    • Muebles rotos o en desuso
    • Libros viejos, desactualizados
    • Revistas antiguas

Por otro lado, recuerda que el orden y la organización no se circunscriben a objetos y materiales. El tiempo también es un recurso escaso y debes organizarlo de la mejor manera.

You may also like...