Supervivencia Urbana o Rural: Elegir donde vivir

Si estas por tener tu primera casa o piensas comprar un terreno y/o cambiarte de casa, aparte del valor, debes tener en cuenta varios detalles que te permitan, en algún futuro, estar mejor preparado para eventuales situaciones de supervivencia.

Ubicación geográfica

Es el primer factor a evaluar. Se debe considerar que el lugar no esté cerca de posibles riesgos naturales, como cursos de ríos, borde costero, volcanes o cerros. No queremos que el agua de posibles inundaciones, huracanes o tsunamis acaben con nuestro hogar. Tampoco en donde exista derrumbes, deslizamientos de tierra o erupciones, que nos hagan abandonar el lugar en cualquier minuto Lo ideal es que tampoco sea un lugar que quede aislado en el invierno por la nieve o el deterioro de los caminos. Descartaremos también lugares que estén cerca de industrias que contaminen, ya sea de forma química, lumínica, electromagnética o incluso sonora (eso incluye cualquier Industria, Estadios, Discotecas, Bomberos, Subestaciones eléctricas, etc). Por supuesto tampoco cerca de nada que pueda explotar, como refinerías, estaciones de combustible, depósitos de alcoholes, o depósitos de gas, etc.

Lo ideal es que existan hospitales y algunos lugares donde comprar alimentos. Si es posible, que tenga clima y espacio adecuado donde cultivar y mantener algunos animales. La movilización y transporte desde la casa hacia los centros urbanos, lugares de educación o compra deben ser fáciles y expeditos. Lo ideal es que, en caso de no tener acceso a vehículo motorizado o a combustible, puedas moverte en bicicleta o a pie.

Características de la casa

  1. Sótano: no sólo servirá como bodega, en caso de algún evento climático mayor, servirá de refugio. Mientras más amplio, mejor. Debe poder acomodar a toda la familia, más todo el material guardado, alimentos, conservas, embutidos, etc. Descartarlo en caso de que existan riesgos de inundaciones.
  2. Paredes gruesas, al menos 30 cm, que permitan mantener la calefacción del hogar con facilidad. En caso de desorden social, será más fácil que detenga a saqueadores. Lo ideal que esté construida con un material a prueba de fuego, incluyendo el techo.
  3. Doble vidrio, con cierre hermético, que facilite mantener el calor dentro y el frío fuera, e impida la entrada de aire contaminado en caso de ser necesario.
  4. Puertas de acceso gruesas, que permitan instalar cerrojos antirrobo y una tranca con facilidad. El marco debe estar reforzado con el fin de evitar que lo saquen o rompan con facilidad.
  5. Múltiples fuentes de energía: acceso a leña o renovables, energía solar, además de combustibles fósiles habituales. Si cuentas con suficiente terreno, un pequeño bosque puede suplir las necesidades de leña.
  6. Tener agua disponible, ojalá dentro del terreno. Pozo o vertiente es lo ideal. Si no, al menos donde ir a buscar o traer sin mucho esfuerzo. Posibilidad de instalar un estanque de agua en altura, con suficiente capacidad para el número de habitantes del hogar.
  7. Un “techo verde“: permite mantener la temperatura de la casa, y dependiendo del tipo de arquitectura (mediterráneo con techo plano) y si es accesible, puede instalarse ahí el huerto.
  8. Cerco: de fácil control y que impida la vista desde el exterior, y el acceso a intrusos. Recuerde que los cercos eléctricos pueden quedar inutilizados en caso de corte de energía eléctrica. Instalar un cerco vivo con árboles puede favorecer la privacidad, pero permite que posibles intrusos se oculten entre los árboles en la noche.
  9. Espacio: el tamaño de la casa será variable dependiendo de cuantas personas vivan, y especialmente de cuanto dinero puedes pagar para comprar o construirla. Recuerda al menos que: mientras más espacio, más costará calefaccionar la casa y más aseo habrá que hacer. Pero también, que necesitarás espacio donde almacenar material, equipos, alimentos, etc.
  10. Orientación: dependiendo del hemisferio donde estemos viviendo, habrá que aprovechar la orientación para calefaccionar la casa.  En el hemisferio sur, lo ideal es que las ventanas den hacia el norte, con gran parte del techo en esa dirección, con el fin de utilizarlo para paneles fotovoltaicos o de agua caliente.

Terreno

Como se dice en el ambiente prepper survivalista, más siempre es mejor. Pero también implica mayor trabajo y eventual mano de obra. Cuando eres joven puedes tener la fuerza para trabajar tu terreno, pero cuando llegues a los 60-80 años, te será más complicado hacerte cargo de tanto terreno.

Tener al menos 2 hectáreas de espacio va a permitir tener animales, un pequeño bosque donde obtener madera y un gran espacio donde cultivar. También alguna bodega para tener equipos y un taller donde trabajar y construir. Si no es posible tanto terreno, al menos tener espacio para una pequeña huerta, algunos árboles frutales y donde criar una a dos gallinas por persona.

Como ya dijimos, el acceso al agua es vital. Ideal si no requiere mucho trabajo o energía el obtenerla.

Ideal que tenga árboles frutales ya plantados, ya que estos demoran varios años en crecer y ser productivos, y que estén plantados antes nos hace ganar tiempo. Lo mismo con algún pequeño bosque, si logramos conseguir que lo tenga.

Un espacio donde instalar alguna bodega para guardar equipo y tener un taller. Separarlo de la casa evitará que accidentes e incendios quemen todo, pero dificultará la seguridad del lugar durante la noche.

Si es posible, un lugar para instalar alguna turbina eólica para generar energía o mover agua. En los techos, como dijimos, también puede instalarse paneles fotovoltaicos para generar electricidad y calentar agua, pero si la casa es pequeña, deberemos instalarlos en un espacio en el terreno o en el techo de la bodega.

Luego de cambiarse

Luego de comprar la casa, recuerda revisar y reparar todo el cableado eléctrico. Si la casa tiene más de 10 años, es posible que los cables sean de bajo grosor y no ser adecuado para el consumo actual. Como sugerencia, cambia todo el circuito eléctrico o, al menos cambie interruptores y enchufes que este quemados o dañados. Detalle: que sea con un técnico eléctrico acreditado y de calidad. No queremos perder todo por un incendio secundario a una falla eléctrica.

Además, revisa cañerías y desagües y posibles fugas de agua. Si piensas ahorrar agua, tal vez sea el momento de instalar un sistema de recolección de agua de lluvia y otro de reutilización de aguas grises.

Sistema de recolección de agua lluvia

Has limpiar tubos de chimeneas, estufas, califonts y calderas. Aparte del eléctrico, es la zona donde suelen comenzar los incendios. Esto debe hacerse al menos una vez al año, dependiendo del uso que se le dé.

Instala extintores de incendios en la zona de la cocina y donde hayan estufas o calderas. Además, instala alarmas de incendio, CO2, gas (licuado o de cañería) y monóxido de carbono, para avisar con tiempo o prevenir accidentes.

Cambia inmediatamente las chapas de todas las puerta de acceso, con nuevas llaves, idealmente de seguridad.

La puerta debe ser blindada. Cambia el marco de todas las puertas por unos reforzados y especialmente refuerza las zonas de las bisagras. En cada una de las entradas, instala sistemas antirrobos y trancas.

Revisa el techo, por posibles goteras. Repara canaletas y destape bajadas de agua. Recuerda el sistema de recolección de agua de lluvia.

Persianas exteriores

Revisa cierres de ventanas, que funcionen, incluso en el segundo piso. Las rejas en las ventanas pueden ser un arma de doble filo. Impiden que entren a robar, pero en caso de incendio, pueden jugar en contra e dificultan escapar de las llamas. Si instalas, que no se puedan utilizar como escalera para subir al segundo piso. Recuerda instalar en las claraboyas y tragaluces del techo. Mejor que las rejas son las persianas con cierre desde el interior.

Mantén el muro y cerco exterior libre de arbustos y árboles, donde puedan esconderse y/o escalar potenciales ladrones.

Instala un sistema de videovigilancia fuera y dentro de la casa. Es mejor que un “ojo mágico” para mirar por la puerta.

Instala una caja fuerte en algún lugar escondido de la casa. Si son varias, mejor. Y si tienes una “caja fuerte señuelo” mejor. Los ladrones se fijarán en ella, y olvidarán buscar otra, la real.

Conoce a los vecinos. El apoyo de la comunidad es muy importante en cualquier situación de supervivencia.

Si vive en un edificio, no abra la puerta automática sin saber quien llama. En caso de contar con guardia o portero, prohíba la entrada de personas si no se le avisa telefónicamente antes.

Estas son sólo algunas ideas sobre el hogar ideal para supervivencia. ¿Qué otras recomendaciones sugieres para tener en cuenta en un hogar, pensando en una situación de supervivencia?

You may also like...

Deja un comentario