Tagged: caos

Cambio climático como crisis mundial a futuro

Damos por sentado que nuestra civilización perdurará por muchos años, sin embargo la historia (y prehistoria) nos muestra un panorama distinto. Los dinosaurios desaparecieron por culpa de un meteorito, muchas civilizaciones y pueblos desaparecieron por plagas, hambrunas y sequías. Han existido varias épocas de glaciaciones y periodos interglaciares, en uno de los cuales nos encontramos ahora. Sin embargo, hay muchas pruebas de que esto podría estar llegando a su fin. Los estudios nos dicen que es un proceso normal del planeta, pero que posiblemente se estaría acelerando por influencia del ser humano.

Hasta el momento tenemos los siguientes cambios:

  • La temperatura mediana a la superficie del globo ha subido del +1.1ºC en 2017 a comparación de la era pre-industrial. 17 de los 18 años más calientes pertenecen al siglo XXI.
  • La superficie blanca de la tierra se ha reducido a la mitad desde 1980. Ello disminuye la tasa de reflexión de la luz solar fuera de la tierra, lo que conlleva un aumento de la temperatura terrestre. Es una de varias razones por la que el calentamiento se ha acelerado.
  • El nivel de los océanos ha subido más de 19 cm. entre 1901 y 2010. El ritmo se acelera y es ahora de 1,7 mm. por año.
  • La temperatura de las aguas tropicales ha subido de +1.2ºC en el siglo XX (contra 0.5ºC para los océanos).
  • Desde 1980, tenemos más del doble de eventos naturales severos (sequías, inundaciones, ciclones, tornados, etc) cada año.

En el futuro se perfila que estos problemas serán peores:

  • Según la ONU, 1ºC de aumento en la temperatura tendrá un costo de 2.000 billiones de dólares.
  • Según el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), después del 2030 el aumento de las temperaturas se ubicará en un rango entre +1.1 y +6.4ºC llegando a los años 2090 (comparando con el periodo 1980-1999). De igual forma el mar habrá subido de entre 18 a 59 cm.
  • El cambio climático podría generar la immigración de 250 milliones de personas.
  • La banquisa ártica podría haber desaparecido en 2030
  • Los peces comestibles podrían desaparecer completamente de los océanos en 2048
  • Se estima que pasando los 2ºC de aumento de la temperatura global, los equilibrios climáticos mayores serán desestabilizados de forma irreversible.
  • Aumentarán los fenómenos meteorológicos extremos en todo el planeta: sequías, inundaciones, olas de calor, ciclones y huracanes, incendios, etc.
  • Extinción masiva de especies vegetales y animales
  • Todo lo anterior llevará a:
    • migración obligada de millones de seres humanos,
    • daño en los cultivos,
    • caída en la producción de alimentos,
    • hambrunas,
    • aparición de nuevas enfermedades (especialmente virales)
    • nuevas guerras, enfrentamientos bélicos y agitación social

Así que, sea por un meteorito, una pandemia viral, o el cambio climático, habrá que estar preparados para los cambios que se vienen a nivel mundial.

Sobrevivir a un caos social y económico

En un post anterior, hablamos de cómo lograr salir vivos de una situación de caos social, pero enfocados en el evento agudo, es decir, los primeros momentos, cuando existe descontrol, vandalismo, violencia, y las fuerzas armadas intentarán reprimir dichas manifestaciones.

Pasado ese momento, que puede tener una duración muy variable, desde días a meses, incluso años y llevar a una guerra civil, la situación no será la mejor. Muy frecuentemente seguirá un caos económico debido al daño en empresas, medios de transporte y dificultad en las importaciones. El desempleo aumentará y con ello la delincuencia. Habrá más gente viviendo de allegados o en la calle, y muchos productos podrán desaparecer o haber un desabastecimiento severo. Habrán colas y racionamiento. Los recursos básicos para el hogar, como agua, electricidad, gas y otros combustibles, podrán verse interrumpidos.

Con un escenario como ese, la preparación será muy importante. Sin embargo, todo dependerá de la duración de la crisis social y económica. En Venezuela, algunos preppers se adelantaron a la situación que se venía con Chávez y lograron abastecerse para un año. Sin embargo, al día de hoy, llevan más de 20 años y no hay a corto plazo posibilidades de solución, por lo que todo su abastecimiento ya no existe. Sirvió, por supuesto, el primer año, pero ¿qué hacer después?

La solución no es perfecta. Mayor preparación es vital.

Evita tener deudas y si puedes, ten recursos económicos de emergencia: Uno de los principales problemas del caos social y económico es la pérdida de empleos. Ello lleva la suspensión de pagos de deudas y la imposibilidad de comprar alimentos y necesidades diarias. Es bueno contar con recursos para sobrellevar los malos momentos económicos: metales preciosos, dinero en cuentas en el extranjero, propiedades. Aunque las propiedades son una forma de inversión y ahorro a largo plazo, en una crisis económica no son fáciles de liquidar, y dependiendo de la crisis política y social, pueden perderse (por ejemplo, un estado socialista/comunista que elimine la propiedad privada de la tierra). Lo importante es no tener todos los ahorros en una sola canasta, sino que diversificados: dinero en efectivo en la casa, depósitos en el banco, algo de metales preciosos, dinero en el extranjero. El dinero en efectivo no debe ser más que para 6 meses, debido al alto riesgo de devaluación en las crisis económicas. En cuanto a los metales, se debe tener cuidado, ya que en una crisis mundial, el precio también se ve afectado (aunque de menor manera que el dinero). Aunque uno podría pensar que el oro es un buen metal para guardar, aparentemente la plata es más fácil de liquidar en una situación de caos, al ser más barata.

Abastecerse para varios años: El problema de esto es la necesidad de espacio de almacenaje de buenas características (sin humedad y oscuro) y mantener un recambio continuo para evitar que se dañen. Además, dependiendo de las condiciones políticas y el gobierno, quienes acumulen pueden ser detenidos y juzgados como acaparadores. Mantén en la despensa ítems para trueque, especialmente equipos y herramientas. Si puedes contar con una fuente de agua potable alternativa y gratuita ayudará bastante.

Pasar bajo el radar: si cuentas con un terreno, debes ser autosuficiente, pero de una manera en que nadie sepa ni pueda detectarlo. Si no cuentas con espacio, piensa en cultivar en maceteros. Ojo con el material y equipo agrícola. Las gallinas, a pesar de ser un buen animal para criar, emiten mucho ruido y olor. Los conejos son otra buena opción. Recuerda siempre ser un hombre gris.

Preservación de los alimento: Aprende a preservar alimentos, incluyendo fabricación de cecinas, carnes y pescados ahumados, secos y salados. Recuerda tener frascos para preparar conservas y mermeladas. Cuando puedas conseguir algún alimento, debes tratar de procesar todo lo posible antes que se deteriore. Esto permitirá tener mayor diversidad de alimentos en tu despensa.

Conseguir y producir alimentos: El caos puede durar entre algunos días, semanas o hasta años. Saber donde conseguir alimentos y mejor aún, producirlos, será uno de los principales factores que permitirán salir victorioso de la situación. Puedes conseguir alimentos en mal estado y restos de alimentos en las ferias libres y vegas. Usualmente los botan a la basura o se les da a los animales. Si hay restaurantes, un buen lugar donde conseguir alimentos es al final del día, cuando eliminan lo que sobró durante el día. Los supermercados también eliminan alimentos vencidos. En algunas ciudades, puedes averiguar si existen comedores solidarios, usualmente asociados a alguna iglesia o centro comunitario. En ellos dan una o dos comidas al día, y a veces hasta lugares para dormir. Por último, cualquier basurero podrá tener muchos tesoros donde elegir. Mejor que todo lo anterior, es producir tus propios alimentos: una huerta, algunos árboles frutales, animales de granja como gallinas o conejos, pueden mantenerse en pequeños espacios. Aprovecha al máximo el jardín de tu casa. Aprende a pescar si tienes algún canal, rio o mar cerca. Si hay mar, puedes mariscar entre las rocas. Por ultimo, siempre puedes hacer trueque para conseguir algo para comer. En otro post, dejaré algunas “recetas de postguerra” con pocos ingredientes y trucos para aprovechar al máximo los pocos alimentos que puedas conseguir.

Eliminar todos los gastos superfluos: Debes vivir con el mínimo necesario. Suspende cuentas de telefonía e internet, TV cable, servicios online, suscripciones, etc. Evita ir a Restaurantes y Malls, donde te sentirás tentado a comprar. Cuando vayas al supermercado, hazlo con una lista de lo estrictamente necesario, y como sugerencia, anda después de almorzar, ya que hay menos tentación de comprar alimentos superfluos. Es un hecho comprobado que ir al supermercado con hambre uno termina comprando más comida de la que necesita, y snacks, dulces y galletas.

Tener un sistema energético alternativo: paneles solares, turbina eólica, e idealmente, un generador hidroeléctrico. Permitirá evitar cortes de energía, costos en cuentas, y por otro lado, puedes vender energía y obtener algunos recursos (por ejemplo, cargar baterías y celulares a los vecinos). Desafortunadamente, estos sistemas requieren una inversión en dinero antes de la catástrofe.

Ingresos alternativos: aprende a fabricar o reparar algo, o a vender algunos objetos. También puedes enseñar algo que sepas, como algún idioma, primeros auxilios, agricultura, etc. Si tienes conocimientos de medicina, costura, cocina, cuidado de niños o ancianos u otros, puedes ofrecer esos servicio. Otra opción es almacenar una despensa mayor y crear un minimercado de productos de necesidad. Cuidado con los saqueos en este caso. Y como mencionaba antes, puedes vender energía eléctrica si cuentas con fuentes renovables.

Equípate con herramientas: En un caos social y financiero habrá dificultad para conseguir herramientas y equipo de cualquier tipo: cizalla, picos, palas, sierras, hachas, cuerdas y cables, lonas, clavos, bolsas de basura grandes, cañas de pescar, linternas, extintores, kits de costura, radios. Puedes usarlas para trabajar (si tu estado físico lo permite), arrendarlas o vender el servicio. Incluso como elementos para trueque.

Prepara a tu familia: Que todos sepan los planes, de modo que puedan apoyar en cualquier tema que sea necesario. Tener gente poco preparada o que no apoye en situaciones de catástrofe es un peso que puede dificultar salir adelante en una catástrofe.

El vehículo: tener un vehículo es una ventaja en una situación de caos. Puedes movilizarte independientemente, llevar cargas de alimentos, trabajar como transporte privado. Sin embargo, también es un gasto, en mantención, permisos, combustible. Evalúa los pro y los contras de mantener el vehículo que tienes, si hay déficit de combustibles en el país, etc….y si no es absolutamente necesario, elimínalo. Puedes cambiarlo por una bicicleta, o un triciclo que te permite llevar carga y no consume combustible. Un caballo es posiblemente un buen vehículo de transporte en situaciones de caos, ya que no sólo permite movilizarte, sino que también aporta abono para un huerto y fuerza para mover cargas y un arado. Tiene el problema de requerir alimento y espacio donde tenerlo.

Emigrar: Finalmente, una salida alternativa y definitiva es abandonar el país y emigrar a un lugar seguro, como lo han hecho muchos extranjeros cuando la situación de su país se vuelve insostenible. Esto tiene muchos pros y contras, y dificultades. Lo principal es tener liquidez en las inversiones, para poder llevarlas a otro lugar antes que sea tarde. Recuerda tener siempre a mano y vigente tu pasaporte y contar con papeles de antecedentes limpios. No es bueno querer emigrar a un país y después no poder entrar en él porque habías sido expulsado o eres buscado en dicho país por la justicia.

Qué esperar en un desastre

Vivimos en un país de desastres. De norte a sur tenemos volcanes y terremotos, una larga costa de tsunamis, inundaciones en el verano en el norte y en invierno en el sur. Una sequía que avanza año a año, y con el cambio en el clima, huracanes y tornados. Como si eso fuera poco, la sociedad en la que vivimos ha llevado a que exista un descontento social y reivindicaciones indígenas que terminan en violencia permanente y terrorismo. El aumento de los viajes facilitan la aparición y distribución de virus y bacterias que pueden generar una pandemia con gran mortalidad. En resumen, todos los desastres posibles siempre estarán por aparecer.

¿Qué podemos esperar durante desastre que afecte al país o al mundo entero?

  1. Falla en Comunicaciones y red eléctrica, incluyendo cajeros automáticos e internet: adiós al retiro de dinero desde cajeros, pago de cuentas online, corte de energía y de internet en distintas zonas del país. La caída en el suministro eléctrico implica que todos los perecibles congelados dejaran de estarlo (vegetales, carne). Las vacunas comenzarán a perder su cadena de frío.
  2. Comercio cerrado: Ya sea por falla eléctrica o por ausencia del personal, grandes cadenas cerrarán, igual que restaurantes y tiendas de elementos menos importantes (electrónica, ropa). Los supermercados podrían durar unos pocos días sin abastecimiento.
  3. Oficinas Públicas cerradas: no más trámites, certificados de nacimiento o defunción.
  4. Falla en vías de transporte: por destrucción o atochamientos, trasladarse de una ciudad a otra será imposible. Dentro de las ciudades, el transporte público se verá afectado rápidamente si no hay combustibles y personal. Habrá que caminar o usar bicicleta.
  5. Atochamientos y ausencia de viajes: ausencia de trenes y buses interurbanos, no se podrá viajar fácilmente de una ciudad a otra. Adiós al transporte de carga y al abastecimiento.
  6. Déficit de combustibles, e imposibilidad de cargar (falla eléctrica): Las estaciones de servicio no contarán con abastecimiento de combustible, por lo que quedarán sin servicio. Aunque tenga, la falla eléctrica impedirá cargarlo.
  7. Desabastecimiento de productos de aseo y perecibles: sin transporte, no hay abastecimiento de productos importados del extranjero o de otras ciudades. Sólo perdurará un tiempo el abastecimiento local de verduras, frutas, huevos y carne.
  8. Descontento social, violencia: Todo lo anterior puede llevar a la aparición de barricadas, protestas y violencia contra la autoridad y la propiedad privada y pública.
  9. Falla en redes de agua potable: a mediano plazo, sin personal y energía eléctrica, el abastecimiento de agua potable se verá interrumpido.
  10. Saturación de sistemas de salud: enfermedades, incluso posibles pandemias, accidentes y actos de violencia saturarán los centros de salud. El personal, agotado y contagiado, sin posibilidad de viajar desde su casa, será escaso. Cirugías electivas y algunas de urgencia se verán aplazadas por la falta de camas de hospitalización y de insumos.
  11. Policía dejará de hacer presencia: El personal policial será sobrepasado, agotado y hasta contagiado, verá difícil ejercer su trabajo. Comienzan a aparecer las bandas y grupos paramilitares a defender los barrios.
  12. Ley Marcial: EL Gobierno, ante el caos reinante, sacará a la calle a las Fuerzas Armadas y decretará la ley marcial, con toque de queda nocturno o todo el día. Podrán aparecer centros de detención, donde pueden ocurrir excesos y violaciones a los Derechos Humanos.
  13. Crímenes y saqueos: Por la falta de dinero, servicios básicos y alimentos, las ciudades se convertirán en tierra de nadie, donde los saqueos, crímenes violentos y robos serán habituales.
  14. Intervención extranjera: si el caos afecta al país y no al mundo entero, las fuerzas de paz de la ONU o de otros países pueden llegar a intervenir.

Como pueden imaginar, no será una situación muy agradable. Las leyes y el orden social se verán totalmente pasados a llevar, por lo que, como he mencionado en otros posts, es importante estar siempre preparado, y tener claro qué se debe conseguir en las primeras horas de una catástrofe. Si por cualquier motivo, debes salir o el caos te pilla en la calle, recuerda pasar desapercibido y seguir la conducta del Hombre Gris. Aprender de Trueque y a sobrevivir en el caos social y económico serán vitales una vez que pasen los primeros momentos. A largo plazo, el cultivo y obtención de alimentos, y fabricar objetos y reutilizar materiales serán lo importante.

¿Que más piensas que podría ocurrir en desastre nacional o mundial grave?

 

 

La Biblia de la Supervivencia Urbana

Sobrevivir en la ciudad, aunque pueda parecer sencillo, no es fácil. Es más fácil conseguir abrigo y un techo, pero se debe lidiar con otros riesgos, entre los cuales, el resto de la población es uno de los mayores, como la Fuerza Pública o delincuentes.

En esta publicación trataré algunos “mandamientos” que se deben seguir para poder sobrevivir en la ciudad en alguna situación de emergencia, como caos social, destrucción por terremotos o inundaciones, etc.

Sobrevivir en la ciudad requiere entonces seguir las siguientes leyes:

Huir de las aglomeraciones de gente

Donde hay mucha gente, tienden a juntarse también algunos individuos violentos y delincuentes. En respuesta a eso, el gobierno y la fuerza pública tenderá a hacer lo que siempre hacen, intentar controlarlos. Y es más que sabido que eso genera violencia. Si queremos sobrevivir, debemos evitar quedar en el medio de posibles encuentros entre la masa no pensante y la fuerza pública. Podríamos salir lesionados e incluso muertos si se utilizan balas. Tampoco queremos estar expuestos a gases lagrimógenos, balines, agua de carros lanzaaguas, golpes y otros proyectiles de uno u otro lado.

La muchedumbre, incluso una pacífica como un Concierto o la cola para entrar a un Estadio, tiende a estar en un permanente estado de semiexaltación. Cualquier sonido violento o situación gatillante sorpresiva, puede generar una estampida humana, y en ellas, puede quedar atrapado y morir pisoteado.

Por otro lado, si la situación que generó la emergencia es de un tipo biológico (gripe o similar infección), también debemos alejarnos de la población con el fin de evitar contagiarnos. Imaginemos una epidemia de Ébola, Gripe Aviar o similar…evitemos aeropuertos, estaciones de trenes, buses, supermercados.

En resumen, si usted ve una muchedumbre, evite la tentación de acercarse y huya hacia el otro lado. Si va en auto, una buena técnica es virar inmediatamente hacia la derecha en la primera calle que se pueda y luego nuevamente a la derecha y alejarse. Si va caminando, devuélvase por donde venía.

Evitar ropa militar

Tal como mencionamos en el post de El Hombre Gris, queremos pasar desapercibidos. Que nadie nos observe ni nos recuerde en caso que la policía pregunte por nosotros. Andar con ropa tipo militar, camuflada, no ayuda en ese sentido. Si vas a utilizar un bolso, que no sea tipo militar tampoco. Lo ideal es algo sin muchos colores o, por el contrario, un bolso pequeño de niña, con dibujos y rosado, el cual da la impresión que lleva pañales y un biberón. Más detalles de como pasar desapercibido en la ciudad o dentro de una muchedumbre en el post que mencioné.

Estar preparado de antemano

Como he mencionado muchas veces, para evitar meterse en muchedumbres, ir a comprar en momentos inadecuados es mala idea. Debemos contar con alimentos y otros enseres (ropa, medicinas) en nuestro hogar para al menos una semana, idealmente un mes, lo que nos dará un tiempo para que la situación que generó la emergencia sea controlada. Puede que la situación dure más allá de nuestra preparación. En esos casos habrá que salir, pero estaremos agradecidos de ese tiempo de tranquilidad que nos dio nuestra bodega.

La seguridad y protección es vital

En una situación de Supervivencia en la ciudad, existen dos opciones: quedarse en la casa o salir de ella, huir. En el primer caso, ya que hablamos de Supervivencia Urbana, debemos convertir nuestro hogar en un lugar donde no sea fácil entrar pero al mismo tiempo que no llame la atención. Protección en las ventanas, chapas y cierres de seguridad que no faciliten la entrada al terreno ni a la casa, alarmas y si es posible, un circuito cerrado de televigilancia.

Pero no sólo debemos quedarnos en eso. También debemos contar con equipamiento y entrenamiento para la defensa personal. No es mala idea practicar algún tipo de deporte o similar que nos mantenga en buen estado físico, al mismo tiempo que aprendemos técnicas para luchar. Algunos de estos deportes de contacto son mejores que otros, ya que se focalizan más en agredir e incapacitar que en defenderse.

Sobre el equipo, tener un arma de fuego que se sepa manejar (recuerda tomar un curso de tiro y practicar seguido) es un plus, pero no 100% necesario. Si podemos tener cuchillos, machetes o palos con los cuales defendernos.

En una situación de caos, lo primero que se viene a la mente en todo caso, es la segunda opción, abandonar la ciudad y escapar a algún refugio o pueblo pequeño. Olvídelo. Es muy posible que todos piensen los mismo, y los atochamientos y barricadas o controles armados que encuentre harán el viaje casi imposible. Además, en las primeras horas de un evento catastrófico, a menos que la ciudad este siendo afectada por algún desastre natural puntual que haga obligatoria la salida de ahí, quedarse en la ciudad y encerrado en su casa es la mejor medida.

La supervivencia en equipo es mejor

Nadie puede estar atento 24/7, ya que necesitamos dormir, cocinar, ir al baño. Tampoco podemos estar atentos en los 360º de nuestro refugio. Lo ideal es contar con un grupo que nos apoye en la Supervivencia. La cantidad de miembros y las relaciones con ellos pueden ser muy variables: familia, parientes, amigos, desconocidos. 4, 8, 12, 15 personas. Lo importante es que se forme una simbiosis y apoyo entre los miembros, que cada uno aporte distintos conocimientos al grupo (salud, mecánica, cultivo de un huerto, seguridad, electrónica, etc.)

Se debe mantener una guardia permanente que vigile las área de acceso a tu refugio. Si la situación que genera el caos es de larga duración, piensa rápidamente en un terreno y en empezar a cultivar hortalizas y tal vez tener algunos animales (gallinas, conejos).

Tener conocimientos vale oro

Estar preparado como mencionaba antes no sólo pasa por lo material. Los conocimientos, como dije en el punto anterior, también son importante y lo mejor de todo, es que no pesan nada. Este conocimiento incluye todo lo que necesitemos para sobrevivir en una economía distinta, donde no tendremos ingresos habituales. Debemos contar con conocimientos para tener otras fuentes de ingresos y hacerte menos dependiente de tu empleo actual.

Independiente de si convivimos en un grupo como decía en el punto anterior, o vamos solos por la vida, es importante tener conocimientos básicos de como cultivar nuestros propios alimentos, incluyendo la crianza de animales pequeños (gallinas, conejos) y de defensa personal, como ya mencioné. Tener una biblioteca de libros y documentos útiles puede hacer la diferencia. Recuerda que la energía eléctrica puede no existir, por lo que la biblioteca impresa será vital…o mejor aún, ya en la mente.

Economía personal y familiar

En una situación extrema, la economía se ira al suelo, lo que hará que la inflación lleve tus deudas a niveles imposibles de pagar. Los sistemas financieros y aseguradoras posiblemente quiebren y no puedan cubrir las necesidades de dinero. A largo plazo, el sistema llevará a una economía autárquica, sin exportaciones ni importaciones, viviendo de lo local y del trueque.

Debes pensar en disminuir tus gastos y tener ingresos extras. Todo lo superfluo debemos eliminarlo, para alivianar el bolsillo y además porque es posible que en la situación de caos no podamos contar con ello. Por ejemplo, gastar menos agua, menos electricidad, suspender cuentas de servicios de internet (Spotify, Xbox, PSN, etc.). Recuerda eliminar seguros de autos que no sean utilizados, líneas de telefonía que no sean de uso permanente, suscripciones a diarios y revistas, etc.

Si se tiene personal contratado, habrá que despedir a quienes no sean de vital importancia, a pesar de los sentimientos que tengamos.

Si quieres mantener algo de dinero, la inflación generada en situaciones de emergencia, hace que la moneda local no sirva. Lo ideal que se menciona es guardar algunas monedas de oro o plata, que no sufren depreciación. Sin embargo, en un caos total, el dinero, el oro, y piedras preciosas perderán toda su utilidad y valor. Nadie necesita diamantes para comer y menos ponerse collares. Para esos casos también se debe contar con elementos de valor en crisis que pueden ser intercambiados o utilizados como moneda: alcohol, utensilios de trabajo o agricultura (palas, hachas, cuchillos, multiherramientas), medicamentos y material de curaciones (apósitos, guantes, telas), alimentos enlatados, gallinas o conejos. Otro medio de pago es el conocimiento, como menciono en el punto anterior. Puedes intercambiar trabajo o incluso clases.

Mantén la Salud Física y la Sanidad Mental

De nada sirve todo lo anterior, si no te mantienes en forma, sano y con la moral en alto. Eso pasa por evitar situaciones estresantes, o que compliquen tu salud y en último término, atenten contra tu vida. Evita lesionarte. Aprende algunas técnicas de relajación, o de salud, como reanimación o curación de heridas. Siempre es bueno contar con un juego de cartas para entretenerse en tiempos libres. Disminuir la exposición a las noticias puede disminuir un poco el stress de la situación. La alimentación es vital para mantenerse sano y la moral alta. No es malo tener en la despensa pequeños “regalos” para subir el ánimo del equipo, como chocolates, galletas y otras golosinas.

Aprende a vivir como un vagabundo

Si finalmente debes vivir en las calles, porque tu hogar se daño en la catástrofe, aprende de otros vagabundos las técnicas que utilizan para sobrevivir, tema que trataremos en otro post. Evita que las fuerzas de orden te vean , ya que es posible que termines ingresado en un campo de refugiados o en un centro para víctimas. En ellos la vida no es sencilla, el hacinamiento lleva a enfermedades y violencia, y eso es algo que queremos evitar si pensamos en sobrevivir.

¿Qué otra recomendación de supervivencia conoces?

Como sobrevivir al desorden civil, descontrol y malestar social

Por diversas razones, la sociedad civil puede sufrir un quiebre y llevar a paros, marchas, protestas y situaciones donde puede no existir las fuerzas policiales, o, en el otro extremo, una situación de toque de queda o ley marcial con férreo control de las fuerzas armadas, las cuales detienen, encarcelan y fusilan sin mayor consulta.

Dichas situaciones pueden ser muy similares a un desastre natural, e incluso pueden haber sido producidas por uno. Basta recordar los saqueos y robos al poco tiempo del Terremoto del 2010 en Chile. Por ello, es importante tener claro que debemos hacer para sobrevivir dicha situación. Si quieres estudiar, lee sobre las situaciones de Venezuela, Huracán Katrina en EEUU, o Chile en 1973 o después de los Terremotos.

Abastecerse antes de tiempo

Lo primero que debemos recordar es que hay que estar preparados de antemano. No queremos salir a buscar alimentos o papel higiénico justo cuando no hay combustible o hay grupos armados saqueando los locales o a los que andan en la calle. O, ir a buscar medicamentos a farmacias que ya fueron saqueadas. Recuerde tener alimento y agua para al menos 3 días, y si puede, para un mes.

Mantener siempre un bajo perfil

Evitar convertirse en un objetivo, ya sea de los manifestantes o de la policía. Si puedes, evita salir de tu casa. Si lo haces, nunca llames la atención, no hables fuerte ni grites, no uses ropa militar ni muy llamativa ni lleves bolsos cargados. No lleves joyas, accesorios ni ropa que sea cara o de marca.

No lleves armas de ningún tipo que puedan hacerte sospechoso si alguna patrulla te detiene y revisa. Si debes conversar con la gente, se amable pero intentando no conversar más de lo debido. Evita hacer contacto visual.

Intenta mantenerte en los barrios que usualmente visitas y no vayas donde no te conocen, a menos que sea muy necesario.

Tampoco hables con vecinos sobre tu preparación, o lo que tienes o no en tu casa. En caso de necesidad, ellos podrían asaltar tu casa.

En caso de ser necesario, ten una buena actitud, siempre colaborativo con el gobierno y la Fuerza Pública. A menos que, en la situación social, existan dos bandos. En ese caso, no es bueno apoyar a ninguno de los dos. No quieres apoyar al ejército, si hay una guerrilla que puede acusarte de traidor a la revolución. Cuidado con las venganzas en situaciones de este tipo: algún enemigo puede acusarte falsamente a las autoridades. En dictaduras es conocida la situación de gente que desaparece acusada en venganza por hechos previos.

Escuchar, no hablar

En casos de ley marcial o toque de queda, es mejor no hablar. Olvida la libertad de expresión.

En situaciones de stress, cualquiera que no piense como tú puede convertirse en una amenaza y agredirte. Eso incluye hablar de equipos de fútbol, partidos o pensamientos políticos, incluso ideas religiosas. Cualquier controversia puede iniciar una discusión y pelea, o, llegar a los oídos de la autoridad, los que llegarán a buscarte a tu puerta. Por ejemplo, un golpe de estado totalitario (de derecha o izquierda y a ti se te ocurrió opinar abiertamente en contra). No intentes cambiar la opinión de otras personas ni les digas que están equivocadas. Adopta una postura de “vive y deja vivir”.

Es mejor oír lo que dicen los vecinos y amigos sobre la situación y estar preparado. Mentir es una buena opción en estas situaciones.

No confíes en nadie

Durante situaciones de desorden civil, muchos pretenderán hacerse pasar por funcionarios policiales. Desconfía si llegan a tu casa. En el caso de familiares, vecinos y amigos, nunca se sabe quienes pueden hablar más de lo debido y hacer que delincuentes lleguen a tu casa. Que nadie sepa lo que tienes almacenado ni lo que tienes en tu hogar.

Puede que no haya electricidad ni redes de comunicación, pero si las hay, evita cualquier comentario en las redes sociales. Eso te ayudará con las tres recomendaciones recién mencionadas.

Conoce las normas y leyes

Si el gobierno o autoridades emite normas o reglas para la situación en cuestión, conócelas. Si el toque de queda empieza a cierta hora, está de vuelta en casa antes de eso. Si no se puede realizar alguna actividad, no lo hagas, por ejemplo fuego. Sigue las reglas y evitaras meterte en problemas. Puede ser difícil llevar un seguimiento fidedigno de las reglas así que lleva un registro escrito con fechas de quién dijo y qué. Para lo anterior, es importante estar al día en las noticias y acontecimientos que van ocurriendo. Recuerda tener una radio donde escucharlas, y si es posible, redes sociales donde ir evaluando como se viene la situación.

Pretende que no tienes nada

Aunque suena opuesto a la primera sugerencia, puedes estar muy bien abastecido para mantenerte en tu casa por 30 días, pero, eso puede despertar sospechas en los vecinos y amigos al pasar los días. Debes interpretar un papel para mantener un perfil bajo. Mira lo que hacen los vecinos y haz eso mismo. Si la situación esta calmada, anda a la tienda de comestibles o supermercado y compra pan y otros alimentos o elementos aunque no te sean tan necesarios. No quieres dar la impresión que estás bien abastecido.

Si necesitas comprar, es mejor hacer varios viajes y comprar poco que llevar mucho en un viaje y dar a conocer todo lo que haz llevado a tu casa.

Recuerda llevar dinero en efectivo, porque las tarjetas pueden no estar funcionando.

Evita refugios y campamentos comunitarios

Evita entrar en campos de refugiados, como escuelas o estadios. Donde hay mucha gente, la situación puede salirse de control. En esos lugares también comienzan a aparecer enfermedades y epidemias. Y una vez dentro, las fuerzas de orden pueden obligarte a quedarte. Peor aún, cuando las Fuerzas Armadas toman el control, pueden excederse y comenzar a matar gente, como ocurrió en Chile el año 73. El Estado puede ser el enemigo en ciertas situaciones, seas o no del mismo bando.

Decide si debes quedarte o irte

Por lo general, el mejor lugar donde quedarse es en el hogar, con las luces apagadas y sin emitir ruidos. Evita cortar el pasto o retirar cartas o periódicos (si es que logran llegar), para dar la impresión que no hay nadie en casa. Si es posible, instala paneles de protección en ventanas y puertas, para evitar que vándalos rompan los vidrios y/o intenten entrar.

Pero no es bueno quedarse cuando ya no hay que comer o agua que tomar. Lo importante es quedarse lo suficiente, pero no tanto para que sea riesgoso.

Debes estar preparado para abandonar tu hogar. En este caso, es bueno saber como vivir en la calle o en un auto.

Seguridad en los números

Tener una comunidad te dará más seguridad, aún cuando no tengan armas. Sin embargo, es importante que dicha comunidad no llame la atención o la autoridad o delincuentes pueden tenerlos en la mira. Se debe elegir a un grupo correcto, y si notas que tu grupo no toma buenas decisiones, déjalos rápidamente.

En el caso que los desórdenes civiles pasen a mayores, y se conviertan abiertamente en una guerra civil, el problema será mayor. Pero al menos tendrás el camino medio avanzado con lo anterior.

Bibliografía: