Tagged: desastres

Cambio climático como crisis mundial a futuro

Damos por sentado que nuestra civilización perdurará por muchos años, sin embargo la historia (y prehistoria) nos muestra un panorama distinto. Los dinosaurios desaparecieron por culpa de un meteorito, muchas civilizaciones y pueblos desaparecieron por plagas, hambrunas y sequías. Han existido varias épocas de glaciaciones y periodos interglaciares, en uno de los cuales nos encontramos ahora. Sin embargo, hay muchas pruebas de que esto podría estar llegando a su fin. Los estudios nos dicen que es un proceso normal del planeta, pero que posiblemente se estaría acelerando por influencia del ser humano.

Hasta el momento tenemos los siguientes cambios:

  • La temperatura mediana a la superficie del globo ha subido del +1.1ºC en 2017 a comparación de la era pre-industrial. 17 de los 18 años más calientes pertenecen al siglo XXI.
  • La superficie blanca de la tierra se ha reducido a la mitad desde 1980. Ello disminuye la tasa de reflexión de la luz solar fuera de la tierra, lo que conlleva un aumento de la temperatura terrestre. Es una de varias razones por la que el calentamiento se ha acelerado.
  • El nivel de los océanos ha subido más de 19 cm. entre 1901 y 2010. El ritmo se acelera y es ahora de 1,7 mm. por año.
  • La temperatura de las aguas tropicales ha subido de +1.2ºC en el siglo XX (contra 0.5ºC para los océanos).
  • Desde 1980, tenemos más del doble de eventos naturales severos (sequías, inundaciones, ciclones, tornados, etc) cada año.

En el futuro se perfila que estos problemas serán peores:

  • Según la ONU, 1ºC de aumento en la temperatura tendrá un costo de 2.000 billiones de dólares.
  • Según el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), después del 2030 el aumento de las temperaturas se ubicará en un rango entre +1.1 y +6.4ºC llegando a los años 2090 (comparando con el periodo 1980-1999). De igual forma el mar habrá subido de entre 18 a 59 cm.
  • El cambio climático podría generar la immigración de 250 milliones de personas.
  • La banquisa ártica podría haber desaparecido en 2030
  • Los peces comestibles podrían desaparecer completamente de los océanos en 2048
  • Se estima que pasando los 2ºC de aumento de la temperatura global, los equilibrios climáticos mayores serán desestabilizados de forma irreversible.
  • Aumentarán los fenómenos meteorológicos extremos en todo el planeta: sequías, inundaciones, olas de calor, ciclones y huracanes, incendios, etc.
  • Extinción masiva de especies vegetales y animales
  • Todo lo anterior llevará a:
    • migración obligada de millones de seres humanos,
    • daño en los cultivos,
    • caída en la producción de alimentos,
    • hambrunas,
    • aparición de nuevas enfermedades (especialmente virales)
    • nuevas guerras, enfrentamientos bélicos y agitación social

Así que, sea por un meteorito, una pandemia viral, o el cambio climático, habrá que estar preparados para los cambios que se vienen a nivel mundial.

Sobrevivir a un caos social y económico

En un post anterior, hablamos de cómo lograr salir vivos de una situación de caos social, pero enfocados en el evento agudo, es decir, los primeros momentos, cuando existe descontrol, vandalismo, violencia, y las fuerzas armadas intentarán reprimir dichas manifestaciones.

Pasado ese momento, que puede tener una duración muy variable, desde días a meses, incluso años y llevar a una guerra civil, la situación no será la mejor. Muy frecuentemente seguirá un caos económico debido al daño en empresas, medios de transporte y dificultad en las importaciones. El desempleo aumentará y con ello la delincuencia. Habrá más gente viviendo de allegados o en la calle, y muchos productos podrán desaparecer o haber un desabastecimiento severo. Habrán colas y racionamiento. Los recursos básicos para el hogar, como agua, electricidad, gas y otros combustibles, podrán verse interrumpidos.

Con un escenario como ese, la preparación será muy importante. Sin embargo, todo dependerá de la duración de la crisis social y económica. En Venezuela, algunos preppers se adelantaron a la situación que se venía con Chávez y lograron abastecerse para un año. Sin embargo, al día de hoy, llevan más de 20 años y no hay a corto plazo posibilidades de solución, por lo que todo su abastecimiento ya no existe. Sirvió, por supuesto, el primer año, pero ¿qué hacer después?

La solución no es perfecta. Mayor preparación es vital.

Evita tener deudas y si puedes, ten recursos económicos de emergencia: Uno de los principales problemas del caos social y económico es la pérdida de empleos. Ello lleva la suspensión de pagos de deudas y la imposibilidad de comprar alimentos y necesidades diarias. Es bueno contar con recursos para sobrellevar los malos momentos económicos: metales preciosos, dinero en cuentas en el extranjero, propiedades. Aunque las propiedades son una forma de inversión y ahorro a largo plazo, en una crisis económica no son fáciles de liquidar, y dependiendo de la crisis política y social, pueden perderse (por ejemplo, un estado socialista/comunista que elimine la propiedad privada de la tierra). Lo importante es no tener todos los ahorros en una sola canasta, sino que diversificados: dinero en efectivo en la casa, depósitos en el banco, algo de metales preciosos, dinero en el extranjero. El dinero en efectivo no debe ser más que para 6 meses, debido al alto riesgo de devaluación en las crisis económicas. En cuanto a los metales, se debe tener cuidado, ya que en una crisis mundial, el precio también se ve afectado (aunque de menor manera que el dinero). Aunque uno podría pensar que el oro es un buen metal para guardar, aparentemente la plata es más fácil de liquidar en una situación de caos, al ser más barata.

Abastecerse para varios años: El problema de esto es la necesidad de espacio de almacenaje de buenas características (sin humedad y oscuro) y mantener un recambio continuo para evitar que se dañen. Además, dependiendo de las condiciones políticas y el gobierno, quienes acumulen pueden ser detenidos y juzgados como acaparadores. Mantén en la despensa ítems para trueque, especialmente equipos y herramientas. Si puedes contar con una fuente de agua potable alternativa y gratuita ayudará bastante.

Pasar bajo el radar: si cuentas con un terreno, debes ser autosuficiente, pero de una manera en que nadie sepa ni pueda detectarlo. Si no cuentas con espacio, piensa en cultivar en maceteros. Ojo con el material y equipo agrícola. Las gallinas, a pesar de ser un buen animal para criar, emiten mucho ruido y olor. Los conejos son otra buena opción. Recuerda siempre ser un hombre gris.

Preservación de los alimento: Aprende a preservar alimentos, incluyendo fabricación de cecinas, carnes y pescados ahumados, secos y salados. Recuerda tener frascos para preparar conservas y mermeladas. Cuando puedas conseguir algún alimento, debes tratar de procesar todo lo posible antes que se deteriore. Esto permitirá tener mayor diversidad de alimentos en tu despensa.

Conseguir y producir alimentos: El caos puede durar entre algunos días, semanas o hasta años. Saber donde conseguir alimentos y mejor aún, producirlos, será uno de los principales factores que permitirán salir victorioso de la situación. Puedes conseguir alimentos en mal estado y restos de alimentos en las ferias libres y vegas. Usualmente los botan a la basura o se les da a los animales. Si hay restaurantes, un buen lugar donde conseguir alimentos es al final del día, cuando eliminan lo que sobró durante el día. Los supermercados también eliminan alimentos vencidos. En algunas ciudades, puedes averiguar si existen comedores solidarios, usualmente asociados a alguna iglesia o centro comunitario. En ellos dan una o dos comidas al día, y a veces hasta lugares para dormir. Por último, cualquier basurero podrá tener muchos tesoros donde elegir. Mejor que todo lo anterior, es producir tus propios alimentos: una huerta, algunos árboles frutales, animales de granja como gallinas o conejos, pueden mantenerse en pequeños espacios. Aprovecha al máximo el jardín de tu casa. Aprende a pescar si tienes algún canal, rio o mar cerca. Si hay mar, puedes mariscar entre las rocas. Por ultimo, siempre puedes hacer trueque para conseguir algo para comer. En otro post, dejaré algunas “recetas de postguerra” con pocos ingredientes y trucos para aprovechar al máximo los pocos alimentos que puedas conseguir.

Eliminar todos los gastos superfluos: Debes vivir con el mínimo necesario. Suspende cuentas de telefonía e internet, TV cable, servicios online, suscripciones, etc. Evita ir a Restaurantes y Malls, donde te sentirás tentado a comprar. Cuando vayas al supermercado, hazlo con una lista de lo estrictamente necesario, y como sugerencia, anda después de almorzar, ya que hay menos tentación de comprar alimentos superfluos. Es un hecho comprobado que ir al supermercado con hambre uno termina comprando más comida de la que necesita, y snacks, dulces y galletas.

Tener un sistema energético alternativo: paneles solares, turbina eólica, e idealmente, un generador hidroeléctrico. Permitirá evitar cortes de energía, costos en cuentas, y por otro lado, puedes vender energía y obtener algunos recursos (por ejemplo, cargar baterías y celulares a los vecinos). Desafortunadamente, estos sistemas requieren una inversión en dinero antes de la catástrofe.

Ingresos alternativos: aprende a fabricar o reparar algo, o a vender algunos objetos. También puedes enseñar algo que sepas, como algún idioma, primeros auxilios, agricultura, etc. Si tienes conocimientos de medicina, costura, cocina, cuidado de niños o ancianos u otros, puedes ofrecer esos servicio. Otra opción es almacenar una despensa mayor y crear un minimercado de productos de necesidad. Cuidado con los saqueos en este caso. Y como mencionaba antes, puedes vender energía eléctrica si cuentas con fuentes renovables.

Equípate con herramientas: En un caos social y financiero habrá dificultad para conseguir herramientas y equipo de cualquier tipo: cizalla, picos, palas, sierras, hachas, cuerdas y cables, lonas, clavos, bolsas de basura grandes, cañas de pescar, linternas, extintores, kits de costura, radios. Puedes usarlas para trabajar (si tu estado físico lo permite), arrendarlas o vender el servicio. Incluso como elementos para trueque.

Prepara a tu familia: Que todos sepan los planes, de modo que puedan apoyar en cualquier tema que sea necesario. Tener gente poco preparada o que no apoye en situaciones de catástrofe es un peso que puede dificultar salir adelante en una catástrofe.

El vehículo: tener un vehículo es una ventaja en una situación de caos. Puedes movilizarte independientemente, llevar cargas de alimentos, trabajar como transporte privado. Sin embargo, también es un gasto, en mantención, permisos, combustible. Evalúa los pro y los contras de mantener el vehículo que tienes, si hay déficit de combustibles en el país, etc….y si no es absolutamente necesario, elimínalo. Puedes cambiarlo por una bicicleta, o un triciclo que te permite llevar carga y no consume combustible. Un caballo es posiblemente un buen vehículo de transporte en situaciones de caos, ya que no sólo permite movilizarte, sino que también aporta abono para un huerto y fuerza para mover cargas y un arado. Tiene el problema de requerir alimento y espacio donde tenerlo.

Emigrar: Finalmente, una salida alternativa y definitiva es abandonar el país y emigrar a un lugar seguro, como lo han hecho muchos extranjeros cuando la situación de su país se vuelve insostenible. Esto tiene muchos pros y contras, y dificultades. Lo principal es tener liquidez en las inversiones, para poder llevarlas a otro lugar antes que sea tarde. Recuerda tener siempre a mano y vigente tu pasaporte y contar con papeles de antecedentes limpios. No es bueno querer emigrar a un país y después no poder entrar en él porque habías sido expulsado o eres buscado en dicho país por la justicia.

Psicología en la Supervivencia

Las situaciones de supervivencia no sólo afectan física y económicamente. El aspecto psicológico de víctimas y supervivientes es vital, y en una situación de emergencia, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Como regla general, mientras más fría, atenta y calmada se mantenga la mente, mejor se puede pensar y resolver una emergencia, con el fin de salir vivo de ella.

Algunos de los aspectos que afectan la sicología del superviviente son:

  1. Soledad: en una situación de catástrofe o una pandemia, hay muchas posibilidades que quedemos o debamos estar aislados. El ser humano es un individuo social y gregario. No está acostumbrado a no interactuar con otros, y eso puede llevar a generar trastornos graves del ánimo.
  2. Culpabilidad: las situaciones de supervivencia generan caos, tragedias y pérdidas humanas. Los supervivientes puede sentir culpabilidad por estar vivos y por haber perdido a sus amigos y familiares. Si no se maneja de forma positiva, puede haber pérdida del deseo de vivir.
  3. Ansiedad y miedo: Es normal que aparezcan en una catástrofe. Si son bien manejadas, el miedo agudiza los sentidos, nos mantiene alerta y nos prepara para la lucha, facilitando la supervivencia. Pero si no logra controlarlas, la ansiedad y el miedo llevan al pánico, que puede paralizar, dificultar la toma de decisiones, y puede llevar a conductas inadecuadas para la sobrevida (agresividad, crisis de pánico, stress postraumático). La ansiedad y el miedo pueden estar gatillada por:
    1. Dolor, Enfermedad o muerte:
    2. Incertidumbre y falta de control: no saber que va a pasar, que ha sucedido con familiares y amigos, no poder controlar la situación, son causas de ansiedad.
    3. Medio ambiente: el frío, la lluvia, largas caminatas, insectos, animales salvajes y otros humanos violentos pueden generar miedo y ansiedad.
    4. Carencia de agua y alimentos es una gran fuente de stress.
    5. Fatiga: las situaciones de supervivencia pueden durar días, semanas y hasta meses. Hay que estar bajo alerta las 24 hrs del día, y muchas veces se produce insomnio.
    6. Aislamiento: ya mencionado en el primer punto.
  4. Frustración: en situaciones de supervivencia, todo puede salir mal, una y otra vez, lo que generará frustración en los supervivientes. El estado de frustración llevará a la irritabilidad fácil, a cometer actos impulsivos potencialmente riesgosos, a la agresividad y comportamientos irracionales, y a una desesperanza cada vez mayor. A la larga, podría derivar en depresión y ausencia del deseo de sobrevivir. Hay que evitar los pensamientos derrotistas, y pensar que, poco a poco, todo irá saliendo cada vez mejor.
  5. Depresión: En supervivencia, es frecuente experimentar tristeza o desesperanza, lo cual no es negativo por si sólo y si es momentáneo, ya que pueden impulsar nuestro deseo de sobrevivir con mayor fuerza. Sin embargo, todas las situaciones ya mencionadas pueden llevar a los supervivientes a perder el deseo de vivir a la larga. La frustración y la ira permanente vuelven a la víctima cada vez más irritable a medida que van fracasando sus intentos de sobrevivir, hasta el momento en el que se derrumba física, mental y emocionalmente. El superviviente cae en una espiral de depresión, derrota y pensamientos suicidas como “este es el final”, “no se puede seguir viviendo así”, o “ya no hay nada más que hacer”. Ante la situación cada vez menos esperanzadora, es posible que algunos supervivientes vean el suicidio como la única salida.

No hay un manual para evitar problemas sicológicos en situaciones de supervivencia, pero el siguiente es un listado de medidas que pueden mejorar la preparación sicológica ante la catástrofe:

  1. Saber que podemos estar envueltos en una situación de supervivencia en cualquier minuto: ya sea un terremoto, una erupción volcánica, un apagón en la ciudad, un accidente de tránsito o en avión. Incluso la caída de un meteorito en el planeta o una pandemia. Cualquiera sea la causa, las catástrofes o las situaciones de supervivencia están siempre a la vuelta de la esquina. Saberlo ya nos pone un paso más adelante que cualquier otro mortal.
  2. Estar preparados: luego del paso uno, estar preparados nos ayuda psicológicamente. Sabemos que tenemos nuestro EDC siempre a mano, nuestra familia conoce el plan de emergencia, contamos con algunas provisiones para días o semanas, nuestro estado físico es el adecuado, y lo principal, nuestros conocimientos están a mano. Eso permite tener cierta tranquilidad ante lo que se viene.
  3. Conocernos a nosotros mismos: saber como respondemos ante la emergencia es vital. ¿Nos bloqueamos? ¿Nos irritamos y hacemos cosas sin pensar? ¿O nos mantenemos calmados y con la mente fría?  ¿Tenemos capacidad de ajustarnos y adaptarnos a la situación? ¿Tienes resiliencia y puedes enfrentar situaciones adversas? Teniendo claro como somos, nos permitirá predecir nuestras respuestas y enfrentar de mejor manera la situación de supervivencia.
  4. Actitud positiva y adecuada a la situación: la voluntad de sobrevivir es lo que te mantendrá con vida. Si estas sólo para salir adelante, o si estás acompañado para colaborar en el fin de sobrevivir.
  5. Mantener la mente ocupada con trabajos en pos de la supervivencia: eso permitirá mantener lejos de la mente la desesperanza, la frustración y la depresión. Eso incluye hacer deporte y mantenerse saludable.
  6. Tener alguien con quien conversar y entretenerse: como ya he mencionado, en equipo es más fácil sobrevivir. El ser humano no es un animal solitario.
  7. Mantener el buen humor y el optimismo: Reírse de uno mismo, incluso de situaciones adversas y complejas, como muerte de amigos o familiares, lesiones graves, etc, ayudan a mantener la actitud positiva personal y del grupo. El humor es un buen antídoto contra el estrés, la ansiedad y el miedo.
  8. Darse algunos “regalos”: tener un buen lugar donde dormir, algún alimento que suba el ánimo de vez en cuando (chocolate, café, alcohol) y una ducha caliente, también serán de gran ayuda para mejorar el estado mental.
  9. Saber adaptarse, reorganizarse y establecer un nuevo plan de acción: si la situación no resultó como se tenía planeado, es importante cambiar de estrategia y repensar los pasos a seguir. Repetir una y otra vez lo mismo sólo nos llevará a frustración e irritabilidad. Una buena manera de avanzar es establecer metas intermedias más pequeñas y fácil de acometer que un gran plan más complicado. Nuestra creatividad también es un arma que nos permitirá salir adelante.
  10. Vencer el miedo: al fin de cuentas, la situación de supervivencia nos pondrá siempre en riesgo de morir. Ese es el miedo que deberemos superar. Debemos entender que es una respuesta normal que, bien usada, permitirá salir vivos de la situación. Usar la lógica y sensatez, evitando que la imaginación nos juegue malas pasadas: la oscuridad y los ruidos son sólo eso, los animales salvajes no atacan al ser humano en condiciones normales, etc. Si no controlamos el miedo, nos ganará la batalla y no saldremos de ella.

Errores comunes en la preparación ante catástrofes

Sobrevivir a una situación de catástrofe requiere una preparación previa, una mentalidad entrenada durante el suceso, y bastante suerte. No es fácil empezar la preparación y tampoco entrenarse mental y físicamente. Siempre que uno comienza en el tema, cometerá errores que nos harán perder tiempo y dinero. Con el fin de minimizar ambos, les dejo un listado de los errores más comunes que se cometen en la preparación para catástrofes.

  1. No prepararse: es el error más común, creer que somos inmunes a cualquier catástrofe o que ellas simplemente no ocurrirán.
  2. No preocuparse de problemas médicos antes de la catástrofe: simple, hay que estar sano. Cualquier enfermedad que no hayas controlado será más difícil de evaluar y manejar después de una catástrofe. No habrán doctores, hospitales ni medios de diagnóstico. Dolores de espalda o rodillas afectarán tu respuesta de supervivencia y será más complicado sobrevivir. No aplaces visitas ni controles médicos, vigila factores de riesgo (obesidad, diabetes, presión alta, miopía). También aplica para tu dentadura en buen estado con visitas al dentista.
  3. Reutilizar tapas de frascos de conservas: Es cierto que algunas pueden estar en buenas condiciones de ser reutilizadas, pero más de una estará dañada y evitará que se genere un sello hermético, con lo cual perderás una parte importante de tus conservas. Si vas a prepararte para largo tiempo, recuerda incluir un stock importante de tapas nuevas.
  4. Comer nieve: la nieve no sólo es agua destilada, sin minerales. Además está fría y perderás gran parte de tu energía en mantener el calor corporal. Debes derretirla antes de tomarla, e idealmente agregarle algo de sal.
  5. No almacenar los alimentos en lugar fresco y seco: los alimentos se dañan por el calor, por los cambios de temperatura y por la humedad. Recuerda que debes almacenarlos en un lugar lejos de la luz solar, donde no haya calor ni humedad e idealmente la temperatura permanezca estable todo el año.
  6. Almacenar poca agua: es un error habitual, ya que almacenar comida es bastante más simple que almacenar agua. Sin embargo, recuerda que podemos pasar varios días sin comer, pero no más de 3 días sin beber agua. Además, necesitamos mucha más agua para beber y cocinar. Si tienes provisiones para tres meses, recuerda almacenar agua para más o menos el mismo tiempo.
  7. Debatir o no debatir con otros sobre la preparación: por un lado, contar a otros tus recursos y provisiones, puede hacer que en el momento de la catástrofe lleguen a tu refugio aquellos que no se prepararon y te utilicen tus recursos (o peor, te los roben). Un dicho preparacionista dice que ojalá nadie sepa lo que tienes. Sin embargo, en caso de catástrofe, siempre es mejor contar con gente preparada igual que tu, con quien discutir estrategias y compartir e intercambiar provisiones. Por ello, es bueno convencer e introducir en el tema de prepararse para una catástrofe a otros, familiares, amigos y vecinos.
  8. Aislarse: un plan que muchos hacen en una catástrofe es irse a vivir lejos, a un refugio aislado, lejos de los centros urbanos y del riesgo que suponen las masas de gente no preparada y violenta. Sin embargo, y como menciono en el punto anterior, muy pocos comprenden que la supervivencia es mayor cuando trabajas en equipo. Debe ser un grupo colaborador y que permita cubrir las falencias personales de cada uno. Algunos tendrán fuerza, otros sabrán cultivar, otros tendrán conocimientos médicos. Por otro lado, aislarse en un lugar lejano impedirá el acceso a comunicaciones y a provisiones que hagan falta. A menos que tengas todo cubierto, siempre deberás volver a la ciudad a buscar papel higiénico por ejemplo, y hacer eso desde muy lejos será complicado (en tiempo y en combustible).
  9. Comprar artículos innecesarios: como cualquier principiante, intentarás comprar todo lo que se te ocurra que puedas necesitar. Con recursos limitados, conseguirás equipos de calidad baja, que cuando vayas a utilizar estarán dañados o simplemente tendrán una vida útil muy corta. Como sugerencia, al empezar, resiste la tentación de comprar lo primero que veas. Estudia, lee y has un listado de lo que vas a necesitar. Después, junta el dinero y consigue el mejor equipo que puedas comprar, que dure años (idealmente descarta productos chinos de baja calidad). Recuerda ver varios lugares y conseguir varios presupuestos, para obtener los mismos productos pero por menor precio. Usualmente las tiendas más conocidas y con mayor publicidad, venden los productos a mayor precio.

Con el paso del tiempo, irás teniendo más conocimientos, pero de igual forma cometerás otros errores:

  1. Obsesionarse: la preparación es un estilo de vida, no un fin. Recuerda que tienes familia y que la vida es ahora. Tal vez la catástrofe nunca llegue y perdiste tu vida mientras tanto.
  2. Descuidar otras áreas: como bien dije, muchos juntan alimentos y provisiones, pero olvidan acumular bastante agua. Otros mantienen un buen refugio, pero olvidan la seguridad de lo que tienen. O, descuidan su salud y apenas llega la catástrofe, se dan cuenta que están enfermos de algo podrían haber prevenido o que su estado físico es deplorable.
  3. Olvidar reponer y cambiar las provisiones: algunas cosas se dañan, otras vencen. Debes mantener un cambio constante en tus provisiones para que cuando sea necesario utilizarlas estén buenas.
  4. Mantenerse como lobo solitario: aunque la idea de ser Rambo o Will Smith en “Soy Leyenda” o algún personaje similar se vea atractiva, las posibilidades de sobrevivir son mucho mayores en una comunidad. Puedes tener un huerto, o defender el refugio de mejor manera o tener quien te cuide cuando estás enfermo.
  5. Pensar que las armas son lo principal: hay preparacionistas que creen que su única necesidad para la catástrofe será un arma de fuego o un cuchillo…hasta que se dan cuenta que no tienen a quien robarle nada o alguien más fuerte les roba el arma y el cuchillo.
  6. Primero refugio, luego agua, al final comida. El frío puede matarte en algunas horas, por lo que el refugio siempre será lo más importante. El agua es lo segundo más importante. Por ultimo, puedes pasar varios días sin comer y no tendrás problemas.
  7. No llevar tu EDC todo el tiempo. Lo ideal es que el EDC sea pequeño, ya que si ocupa mucho espacio, estarás tentado a dejarlo en la casa. ¿Y cuál es la gracia de tener un EDC que no ocupas?
  8. Juntar provisiones y equipo, sin tener un plan de emergencia
  9. Tener un plan pero no ponerlo en práctica.

Viviendo como un vagabundo

Es posible que la situación social, económica o una catástrofe haga necesario vivir en la calle. Para ello, es necesario conocer algunos trucos que conocen los vagabundos, con el fin de poder sobrevivir en ese mundo.

Actitud

Evita el conflicto y siempre ten una actitud proactiva y ganadora. No te dejes vencer por el miedo, pánico o ansiedad por el futuro. No esperes que la ayuda ni caridad de terceros te permita sobrevivir, ya que puede haber días en que no llegue la ayuda. Al final del día, gran parte de la supervivencia se gana con una mente determinada y luchadora. No te dejes vencer. Toma cada reto o problema por resolver uno a la vez y lleva un plan a cabo. Luego pasa al siguiente problema.

Se ingenioso

Sobrevivir en la calle requiere un gran ingenio. Utilizar materiales como el cartón o el papel de periódico para mantener el calor, donde conseguir agua o comida gratis requieren cierto ingenio. Lo importante es tener la mente abierta y despierta, y saber que todo problema tiene múltiples formas de ser resuelto.

Aprende a construir un refugio

La comida y el agua son importantes en la supervivencia, pero sin un refugio, en pocas horas podrías estar muerto. Tendrás que moverte seguido y reconstruir tu refugio cada vez con los materiales que encuentres cerca. Por lo tanto, debes ser un experto en la construcción y equipamiento de un refugio.

Lo principal es separarse del suelo y tener un techo que te cubra de la intemperie. Cualquier cartón grueso, madera, alfombra y ropa gruesa permitirá evitar la pérdida de calor por contacto con el suelo. En cuanto al abrigo, lo principal es abrigarse por capas, empezando de la más delgada a la más gruesa y finalmente una impermeable.

Viaja ligero y prepárate para moverte en cualquier minuto

Ya sea que te desalojen de donde tengas tu refugio, o cualquier otra causa, vivir y viajar liviano, implica una ventaja por cuanto facilita el movimiento y desplazamiento. La vida nómada requiere que tengas muy poco equipaje. Debes estar atento a las condiciones y cuando dejas de ser bienvenido en el barrio. Un carro de supermercado, un triciclo o una mochila es todo lo que necesitan para guardar y llevar sus pertenencias.

 Conoce bien la zona donde vives

Saber donde conseguir comida o agua, donde es peligroso pasar la noche o donde conseguir trabajo por el día te ayudarán en la tarea de sobrevivir.

Mantén un bajo perfil

En otras palabras, conviértete en un Hombre Gris.

Perros

Son una multiherramienta perfecta. Ayudan a mantener el calor, sirven de alarma y de defensa ante agresores. Siempre mantén un grupo de ellos a tu alrededor y serán tu mejor ayuda. Incluso pueden servir como transporte de equipo si es una raza grande.

Dos son mejor que uno

Si es posible, consigue un compañero/a. Sobrevivir de a dos es más fácil, y si es de a tres o cuatro, mejor aún. Aunque tiene el problema que es más difícil pasar desapercibido.

La Higiene es importante

Mantener el aseo y la limpieza previene enfermedades. El lavado de manos y de dientes evitará patologías gastrointestinales y potenciales caries y sus complicaciones. Andar limpio y oler bien permitirá que el resto de la población no te mire con desconfianza, e incluso pueden ayudarte más. Por último, la sensación de estar limpio (luego de una ducha reparadora) mejora la moral y el ánimo.

Evita cualquier conflicto

Involucrarse en un conflicto en las calles, significa una posible agresión y lesiones, incluso la muerte. No queremos estar lesionados en la calle, porque dificulta la supervivencia. Siempre será mejor el diálogo, ceder o huir.

Basado en este post.

Conciencia Situacional

La Conciencia Situacional  (en inglés Situational Awareness) es la percepción de los elementos en el ambiente durante un período de tiempo y en un espacio determinado, la comprensión de su importancia y la proyección de su condición hacia el futuro.

¿Pero qué tiene que ver con la supervivencia este término tan complejo? En pocas palabras, la conciencia situacional (CS) nos permite detectar objetos y personas en un espacio y tiempo determinado, comprender qué papel juegan a favor o en contra de mi supervivencia, y predecir en el futuro lo que ocurrirá con ellos. Por ejemplo, nos estamos subiendo a nuestro auto y vemos que dos personas se acercan por detrás nuestro. Alguien que no esta atento, podría pasarlos por alto y terminar siendo asaltado, secuestrado o asesinado. O, llegamos a nuestro auto y un neumático está pinchado sospechosamente. Lo que veamos a nuestro alrededor hará la diferencia en el resultado a dicho evento: ¿hay guardias o policías cerca, hay un furgón cerrado al lado de nuestro auto, se ve gente sospechosa alrededor?

La CS depende de nuestro nivel de alerta, y por ende tiene varios niveles. Por su parte, tiene múltiples fases para llegar a ser útil en una situación de emergencia.

Los niveles de alerta son cinco y se clasifican según colores (Colores de Cooper):

  1. Blanco: relajado y desprevenido sobre lo que ocurre alrededor. Esto ocurre cuando estás en tu casa, seguro, pero en una situación de catástrofe, debes estar atento incluso dentro de tu casa, y por lo tanto nivel blanco idealmente sólo cuando se está durmiendo. Un ataque violento en este estado podrá ser fatal. ¿Algunas vez has conducido y llegado a destino sin recordar nada del camino? Es el primer nivel de alerta.
  2. Amarillo: relajado pero alerta y consciente sobre lo que ocurre a tu alrededor. No es paranoia de todo lo que hay en el medio ambiente, sino que sólo estas más atento a las condiciones del medio ambiente. Mientras caminas, puedes vigilar tu espalda, y si te sientas en un restaurante, te posicionas mirando hacia la entrada o evitando que haya gente a tu espalda. También detectas posibles vías de acceso o escape del lugar donde te encuentras. La idea es que ante un ataque real, ya tienes una idea de tus alrededores, con posibles planes de escape.
  3. Naranjo: En este nivel, has detectado algo de interés que puede o no ser de riesgo. Estarás atento a ese objetivo hasta descartarlo como riesgo y pasar a nivel amarillo, o, si se confirma el riesgo, pasar al siguiente nivel. Estarás preparado por si te atacan.
  4. Rojo: Implica que reconociste un riesgo, que debes resolver, pero no necesariamente debes atacar (no disparar si estas armado por ejemplo). Te fijarás y concentrarás en el atacante o el riesgo, lo cual disminuirá la conciencia del resto del medio ambiente. Será imposible vigilar tus espaldas y ataques de otras direcciones. Un buen entrenamiento podría permitir disminuir esta visión de túnel y mantener a la vez la vigilancia de otras direcciones. Si es posible, en el nivel naranjo o rojo, se debe tomar una posición que provea una ventaja táctica, evitando puntos ciegos, consiguiendo cobertura ante un ataque o facilitando la huida en caso necesario. Por ejemplo, detrás de un mesón, contra un muro o detrás de un vehículo. Si tienes personal de apoyo, esto maximiza la CS, al permitir que el apoyo vigile las otras direcciones.
  5. Negro: Este nivel no se debe llegar nunca, y el nivel de parálisis, donde no puede reaccionar o incluso moverte por el pánico. Estas en shock y tu cerebro ya no procesa información ni puede tomar decisiones.

Los niveles de alerta naranjo, rojo y negro consumen bastante energía y no pueden ser mantenido por mucho tiempo sin agotarse. En una situación de catástrofe, lo ideal es mantenerse en un nivel amarillo, que requiere menos energía y genera menos stress.

Las fases de la CS son:

  1. Fase 1: PERCEPCIÓN de los elementos del espacio y tiempo. Nuestros sentidos perciben todos los elementos que, combinados, definen la situación, ya sean positivos o negativos para el resultado final, los cuales serán analizados en las siguientes fases.
  2. Fase 2: COMPRENSIÓN de la situación, de una manera táctica u holística. Esta fase define rápidamente qué elementos son vitales para el desarrollo de la situación, llevando a la toma rápida de decisiones y acciones.
  3. Fase 3: PROYECCIÓN de las condiciones futuras, en un intento de predecir la evolución de la situación táctica que se nos presenta. Se debe realizan una planificación rápida con las opciones que se nos entregan.

¿Y como aplicamos todo esto? La Conciencia Situacional estará siempre muy relacionada con el Hombre Gris que mencionamos en otra publicación. El hombre gris pretende pasar desapercibido sin ser recordado, y para ellos, deberá siempre estar muy atento al medio donde se desenvuelve o circula, reconociendo posibles riesgos y minimizándolos antes que se conviertan en un evento negativo para la supervivencia.

También se relaciona a la seguridad de nuestro hogar, para atender a posibles riesgos internos y externos que podamos sufrir. Si llegamos a nuestro hogar y vemos una ventana o puerta abierta, o se escuchan ruidos, o hay olor a gas… esos son posibles riesgos que debemos controlar con el fin de sobrevivir.

Qué esperar en un desastre

Vivimos en un país de desastres. De norte a sur tenemos volcanes y terremotos, una larga costa de tsunamis, inundaciones en el verano en el norte y en invierno en el sur. Una sequía que avanza año a año, y con el cambio en el clima, huracanes y tornados. Como si eso fuera poco, la sociedad en la que vivimos ha llevado a que exista un descontento social y reivindicaciones indígenas que terminan en violencia permanente y terrorismo. El aumento de los viajes facilitan la aparición y distribución de virus y bacterias que pueden generar una pandemia con gran mortalidad. En resumen, todos los desastres posibles siempre estarán por aparecer.

¿Qué podemos esperar durante desastre que afecte al país o al mundo entero?

  1. Falla en Comunicaciones y red eléctrica, incluyendo cajeros automáticos e internet: adiós al retiro de dinero desde cajeros, pago de cuentas online, corte de energía y de internet en distintas zonas del país. La caída en el suministro eléctrico implica que todos los perecibles congelados dejaran de estarlo (vegetales, carne). Las vacunas comenzarán a perder su cadena de frío.
  2. Comercio cerrado: Ya sea por falla eléctrica o por ausencia del personal, grandes cadenas cerrarán, igual que restaurantes y tiendas de elementos menos importantes (electrónica, ropa). Los supermercados podrían durar unos pocos días sin abastecimiento.
  3. Oficinas Públicas cerradas: no más trámites, certificados de nacimiento o defunción.
  4. Falla en vías de transporte: por destrucción o atochamientos, trasladarse de una ciudad a otra será imposible. Dentro de las ciudades, el transporte público se verá afectado rápidamente si no hay combustibles y personal. Habrá que caminar o usar bicicleta.
  5. Atochamientos y ausencia de viajes: ausencia de trenes y buses interurbanos, no se podrá viajar fácilmente de una ciudad a otra. Adiós al transporte de carga y al abastecimiento.
  6. Déficit de combustibles, e imposibilidad de cargar (falla eléctrica): Las estaciones de servicio no contarán con abastecimiento de combustible, por lo que quedarán sin servicio. Aunque tenga, la falla eléctrica impedirá cargarlo.
  7. Desabastecimiento de productos de aseo y perecibles: sin transporte, no hay abastecimiento de productos importados del extranjero o de otras ciudades. Sólo perdurará un tiempo el abastecimiento local de verduras, frutas, huevos y carne.
  8. Descontento social, violencia: Todo lo anterior puede llevar a la aparición de barricadas, protestas y violencia contra la autoridad y la propiedad privada y pública.
  9. Falla en redes de agua potable: a mediano plazo, sin personal y energía eléctrica, el abastecimiento de agua potable se verá interrumpido.
  10. Saturación de sistemas de salud: enfermedades, incluso posibles pandemias, accidentes y actos de violencia saturarán los centros de salud. El personal, agotado y contagiado, sin posibilidad de viajar desde su casa, será escaso. Cirugías electivas y algunas de urgencia se verán aplazadas por la falta de camas de hospitalización y de insumos.
  11. Policía dejará de hacer presencia: El personal policial será sobrepasado, agotado y hasta contagiado, verá difícil ejercer su trabajo. Comienzan a aparecer las bandas y grupos paramilitares a defender los barrios.
  12. Ley Marcial: EL Gobierno, ante el caos reinante, sacará a la calle a las Fuerzas Armadas y decretará la ley marcial, con toque de queda nocturno o todo el día. Podrán aparecer centros de detención, donde pueden ocurrir excesos y violaciones a los Derechos Humanos.
  13. Crímenes y saqueos: Por la falta de dinero, servicios básicos y alimentos, las ciudades se convertirán en tierra de nadie, donde los saqueos, crímenes violentos y robos serán habituales.
  14. Intervención extranjera: si el caos afecta al país y no al mundo entero, las fuerzas de paz de la ONU o de otros países pueden llegar a intervenir.

Como pueden imaginar, no será una situación muy agradable. Las leyes y el orden social se verán totalmente pasados a llevar, por lo que, como he mencionado en otros posts, es importante estar siempre preparado, y tener claro qué se debe conseguir en las primeras horas de una catástrofe. Si por cualquier motivo, debes salir o el caos te pilla en la calle, recuerda pasar desapercibido y seguir la conducta del Hombre Gris. Aprender de Trueque y a sobrevivir en el caos social y económico serán vitales una vez que pasen los primeros momentos. A largo plazo, el cultivo y obtención de alimentos, y fabricar objetos y reutilizar materiales serán lo importante.

¿Que más piensas que podría ocurrir en desastre nacional o mundial grave?

 

 

La Civilización Postapocalíptica y el final del Hombre

Hace unos 100.000 años aproximadamente, el humano moderno hizo su aparición sobre la tierra. Desde entonces, ha vivido períodos de glaciaciones y periodos interglaciales de mucho calor. La última glaciación ocurrió hace 12mil años, y actualmente estamos en un periodo interglacial, con temperaturas mundiales que van en aumento.

A medida que la temperatura vaya aumentando, el clima se irá alterando a nivel global. Será cada vez más inestable, con lluvias monzónicas abundantes, huracanes y tornados en más lugares, y por otros lados, con sequías severas.

Lo anterior dificultará la vida del ser humano moderno tal como la conocemos. Se afectará la agricultura, la silvicultura y la vida diaria de millones de personas. El derretimiento de los casquetes polares y glaciares en gran parte del mundo llevará a un alza entre 1 y 4 metros del nivel del mar. Las zonas costeras de muchos países se verán inundadas, lo que llevará a un desplazamiento de toda esa población.

Asimismo, con la sequía, grandes masas de gente emigrarán hacia centro en lugares con agua, llevando a  mayor hacinamiento. Esta sequía aumentará los incendios forestales y la destrucción de los bosques. Habrá un alza de precio en los productos derivados de la madera y en aquellos alimentos que requieren más agua para su producción.

El hacinamiento llevará a que las plagas y epidemias se transmitan con mayor facilidad. Miles y hasta millones pueden morir por epidemias virales similares a la gripe que se propaguen en las ciudades. Deberán realizarse cuarentenas masivas para intentar disminuir los afectados y la sobrecarga en los sistemas de salud.

En algún momento de todos estos eventos, comenzarán las guerras por el agua o por territorios con mayor disponibilidad de ella.

Simultaneamente, los mercados globales caerán y la economía mundial se resentirá. Muchas personas cesantes implicará el aumento de la delincuencia, y posiblemente violencia social debido a pérdida de las jubilaciones y caída de los mercados.

Si algunos humanos logran sobrevivir, deberán intentar reiniciar la civilización, o al menos, una vida lo más moderna posible. En esa dirección, el astrobiólogo inglés Lewis Dartnell nos entrega el libro “Abrir en caso de Apocalipsis”, un libro mirado desde la ciencia con el fin de indicar y describir cuales son los avances científicos y tecnológicos que permitirían reiniciar nuestra civilización, sin tener que pasar por milenios y épocas perdidas, como la Edad Media (donde a pesar de lo que se cree, si hubo avances importantes). Un gran detalle de la civilización actual es que cada avance es el pilar para varios otros, y que por lo tanto, la base siempre será necesaria para avances modernos.

Lo primero será sobrevivir la primera etapa, donde se deberá subsistir con lo que ya existe, sea combustible, comida enlatada, ropa o medicinas. A medida que pasa el tiempo, todo eso se habrá estropeado o acabado, y será necesario producirlo de cero.

Por ejemplo, Dartnell menciona que la alimentación es básica para subsistir, y desarrollar una agricultura avanzada, con maquinaria, pesticidas y abono, permite usar menos mano de obra para mantener a la gente. El vestido puede venir de las mismas plantas cultivadas o de animales, igual que el combustible y desinfectante como el alcohol.

Conseguir agua limpia y potable es otro punto importante. Frente a esto, y a los riesgos que conllevan las ciudades (enfermedades, cadáveres, etc.), sugiere abandonar las ciudades y sólo utilizarlas para obtener materiales (plásticos reciclables, metales, alimentos enlatados, cables y cañerías). A largo plazo, las ciudades suponen varios riesgos: accidentes y aplastamiento por edificios sin mantención que se irán desmoronando, eventuales cadáveres que transmitan enfermedades, animales hambrientos libres, etc.

Otro capítulo importante es aprender todo lo que tenga que ver con metalurgia. Y por si lo anterior fuera poco, la química, básica y avanzada, permitirá tener elementos importantes para la agricultura, para la fotografía, la investigación, la escritura e imprenta. Lo importante es que dicha sociedad sea regida y guiada por la ciencia, evitando creencias y fantasías que no conducen a nada. Para Dartnell, el mayor “descubrimiento” de todos fue el método científico que ha permitido que nuestra sociedad progrese.

La producción metalúrgica y el rescate de piezas recicladas permitirán construir artilugios mecánicos para generar energía. Las mejores opciones son los generadores hidráulicos y las turbinas de vapor. También telares para la producción de ropa.

De no lograr retomar una civilización que nos asegure la existencia, al menos para comunidades pequeñas, puede que el ser humano deje de existir en algún momento.

Recomiendo leer este libro para cualquiera que piense en sobrevivir a una catástrofe mundial.

¿Qué otro libro recomendarías sobre el tema?