Tagged: Educación

Sobrevivir en una comunidad

Muchas películas presentan la idea que el Lobo Solitario está mejor preparado para sobrevivir en una catástrofe. Alguien como Rambo o el protagonista de “Soy Leyenda” nos hace sentirnos poderosos, pero la realidad es que alguien así no puede durar mucho. En cuanto a preparación, deberá saber de todos los temas: manejo de armas, técnicas de lucha y supervivencia, electrónica, química, cultivar, cocinar y un largo etc. En cuanto a la situación de catástrofe, no podrá dormir jamás ya que debe mantener su seguridad personal y cuidar sus pertenencias, tendrá que conseguir alimento cada día, si cae enfermo no tendrá quien lo cuide y otro largo etc. El Lobo Solitario sólo nos sirve para una sobrevida de pocos días y mucha suerte.

Esto nos lleva al tema de este post. Sobrevivir a corto y a largo plazo dependerá principalmente de formar parte de una comunidad, la cual nos apoye en todos los puntos mencionados y permita construir y desarrollar planes con miras a mantenernos con vida por más de unos días, cubriendo las falencias que todos tenemos. Estudiando la historia, es la forma en la cual se han formado las ciudades y sociedades: cada uno aporta sus conocimientos y fortalezas para el bien del grupo.

Sin embargo, sobrevivir en una comunidad tampoco es pan comido. Como todo, tiene sus contras y dificultades que debemos saber solucionar para salir adelante con éxito.

  1. Todos deben colaborar: la comunidad sólo funciona y se mantiene si todos sus integrantes trabajan y colaboran, cada uno aportando desde su saber y capacidad. Ancianos pueden realizar tareas sencillas en el hogar, como cuidar niños, educar y cocinar. Los niños pueden apoyar en las tareas del hogar, además de aprender y estudiar las trabajos que se requiere en la comunidad. Enfermos o accidentados pueden hacer trabajo de “escritorio”, llevar cuentas, organizar. Lo importante es que todos tengan sus obligaciones claras.
  2. Tolerancia y Respeto: todos tenemos derecho a opinar y a tener nuestras propias ideas. El respeto hacia el otro es vital para vivir en cualquier grupo o comunidad. Esto incluye respetar sus ideas (especialmente si son distintas a las tuyas), su trabajo, sus posesiones. Por ejemplo, devuelve lo que te prestan, siempre en las condiciones que te lo prestaron. Cuida los espacios comunes, porque no sólo te sirven a ti, si no que a todos los demás. Evita ruidos molestos, especialmente a la hora de la siesta y en la noche. Aplica la regla “no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”.
  3. Diálogo: muchas situaciones conflictivas pueden solucionarse dialogando, y revelando las razones del actuar de cada uno. Muchas veces son malos entendidos o situaciones donde alguien quiso ayudar, sin lograrlo. En los casos que este diálogo no sea posible o no lleve a ningún lado, será necesario que lo resuelva un “jurado”: idealmente un grupo de adultos en número impar (3 o 5) que decida finalmente.
  4. Quien más sabe de un tema, tiene la primera palabra y opción en el trabajo respectivo. En salud, el que sabe de salud es el que opina al respecto. En seguridad, el que sabe de seguridad. En la cocina, el que cocina. Si uno no se mete en el área que no conoce y donde ya existe un “encargado” o conocedor del tema, no se generan problemas ni discusiones. Como dice el dicho, pastelero a tus pasteles.
  5. Debe haber un líder, que toma las últimas decisiones. Pero este líder debe entender que está al servicio de los demás, no como jefe sino que como su empleado y representante. Debe velar por el buen funcionamiento y la convivencia de la comunidad.
  6. Cultiva las relaciones personales: conocer a todos los miembros de la comunidad es vital para saber como piensan, como responden en situaciones difíciles, cuales son sus puntos fuertes y débiles, y a la larga, aprender de ellos. La amistad es opcional, pero el trato siempre debe ser amable y cordial. Cada persona y cada familia de la comunidad debe tener su espacio personal.
  7. Reglas claras y justas para todos. Las normas deben estar claras desde el inicio de la vida en comunidad. Eso evita cometer errores y conflictos. Si hay que poner nuevas normas, deben ser consensuadas por todos, y aprobadas por un consejo similar al “jurado” del punto 3: los más ancianos y en número impar. Teniendo sus derechos y obligaciones claras, hay menor espacio para conflictos.
  8. Evitar personas negativas o conflictivas en la comunidad. Jamás van a estar contentos y buscarán cualquier excusa para iniciar un conflicto. Ese tipo de personas termina destruyendo la convivencia y a la larga, a la comunidad.
  9. Controla y evalúa: a pesar que debemos dejar que todos trabajen libremente, debemos controlar y evaluar que este trabajo se está realizando de forma adecuada. Debe existir un equipo que mida y decida si el trabajo de cada uno se está realizando de buena manera, y en caso contrario, como mejorarlo. Desde pequeños cambios de la forma de trabajo a cambiar a la persona encargada.
  10. Castigos claros y conocidos: deben estar claros los castigos por cometer errores o actos que vayan contra alguien o contra la comunidad. Quien sea castigado debe poder apelar a la resolución, lo cual debe ser evaluado por un “equipo” distinto al que tomó la decisión del castigo. Esto evitará sanciones injustas o sesgadas.
  11. No guardar rencores: siempre habrán conflictos, pero una vez que se solucionaron, se debe olvidar y no guardar malos sentimientos para el futuro. Eso sólo mina y daña las relaciones personales dentro de la comunidad.
  12. Espacios de tertulia y conversación: donde se pueda libremente opinar sin ser atacado, donde se puedan poner ideas sobre la mesa para mejorar la comunidad. Eso permite el crecimiento y mejora del grupo.
  13. Permitir las diferencias personales: no es necesario que en la comunidad todos piensen igual, se vistan igual o usen el mismo corte de pelo. Permitir las diferencias asegura que nadie se sienta oprimido. Eso incluye quien quiera tener una mejor vivienda, ropa o algunos beneficios como más o mejores alimentos…siempre y cuando el resto de la comunidad lo acepte sin reparos.
  14. Desarrollo personal continuo: se debe favorecer que todos los miembros de la comunidad puedan crecer y desarrollarse. Lectura, conocimientos, manualidades, oficios…mientras más personas de la comunidad aprendan y crezcan, mejor para la comunidad.
  15. Preocuparse del resto: por su estado de salud, mental, económico, familiar. Saber como el resto de los miembros de la sociedad están llevando la situación, permite adelantarse a los problemas (de salud por ejemplo) y apoyar cuando sea necesario. Si uno está para el resto, ellos estarán para uno cuando lo necesite.
  16. Empatía: ponerse en el lugar del otro nos permite entender sus problemas y mirar los problemas desde su perspectiva, ayudando a solucionar los conflictos y los posibles problemas que haya en la comunidad.
  17. Participar en las decisiones cuando corresponda: cuando haya que votar, todos deben participar.
  18. Incorporar nuevos integrantes: sólo si poseen conocimientos que nadie en la comunidad tenga y estén dispuestos a colaborar y a seguir las reglas y obligaciones.
  19. Ahorro: la mejor manera de que la comunidad logre crecer es que no se gaste más de lo necesario, con el fin de ahorrar. Eso aplica para los alimentos, el agua, la energía eléctrica y el dinero. Recicla y reutiliza con el fin de reducir el consumo.
En resumen, se debe aplicar en la vida comunitaria todas las características que hace una buena persona:
  1. Cortesía: Es la capacidad de ser amables y buenos con quienes nos rodean.
  2. Integridad: Se trata de la actitud honesta y honrada que hace que un individuo sea alguien digno de confianza.
  3. Respeto: Es la capacidad de considerar y valorar al otro aunque sea diferente.
  4. Tolerancia: Se trata de la capacidad de respetar la opinión, las  ideas y las actitudes de los demás aunque no se ajusten a las propias.
  5. Solidaridad: Es la actitud de unidad, apoyo e incondicionalidad respecto a situaciones comunes o ajenas.
  6. Compasión: Es la capacidad de ponerse en contacto y comprender el sufrimiento del otro, manifestando interés o haciendo que tal situación desaparezca o se alivie.
  7. Acción de discutir de manera alternativa con el objeto de solucionar un problema o llegar a acuerdos favorables para todos.
  8. Compromiso: Es la capacidad de cumplir con obligaciones que se han asumido o que han sido encomendadas, más allá de las dificultades que se presenten.
  9. Empatía: Se trata de la capacidad de ponerse en la posición del otro e identificarse con su estado anímico
  10. Obediencia: Acción de acatar la voluntad de la persona que manda, de lo que establece una norma o de lo que ordena la ley.
Dicho todo lo anterior, pasemos a destacar algunos temas prácticos de la vida en comunidad

Normas y reglas claras

Las normas permiten que una sociedad funcione y que no haya caos. Regulan la conducta de las personas, impidiendo que se comporte como quiere. Esto lleva a la larga a mantener el orden social, dada por la jerarquía, las normas y las instituciones sociales que existen. Mediante dichas normas, se logra que todos sus integrantes funcionen cohesionadamente, hacia un fin común. Es importante que quienes hacen cumplir las normas y reglas también las cumplan. Si sumamos estas reglas y su cumplimiento, a un adecuado sistema de educación, la persona conseguirá el autocontrol individual, sin necesidad de una “policía” que controle el cumplimiento permanentemente. Es importante destacar que no todas las normas y reglas deben ser igual de importantes: algunas pueden implicar expulsión de la sociedad, otras sólo un castigo leve o simplemente una amonestación.

Instituciones y control establecidos

Las instituciones que la sociedad o comunidad requiere dependerán del tamaño de dicha sociedad. Sin embargo, podemos definir como básicos los tres poderes del Estado: alguien que mande y ejecute (ejecutivo), alguien que imparta la justicia (judicial) y alguien que vele por las leyes y su cumplimiento (legislativo). Como sugerencia, el ejecutivo debe ser una persona, mientras que el judicial un grupo de 3 o 5 personas, los más ancianos.

Las 3 R

Reduce, Reutiliza, y Recicla. Esto se debe aplicar en una comunidad con el fin de reducir el consumo y el gasto. ¿Para que comprar una máquina X si otra persona de la comunidad tiene una? Si algo se daña, consigue quien lo sepa reparar en la comunidad y reutilízalo. Por otro lado, la basura de uno es el tesoro de otro: todo lo que botes puede que alguien le interese reutilizar. Consulta antes de botar algo. Si finalmente algo no puede reutilizarse, busca la forma de reducir la contaminación, tal vez obteniendo algunas partes y piezas del objeto a eliminar. ¿Sabías que muchos equipos electrónicos contienen metales preciosos?

Sistema de Trueque

Intercambia bienes y servicios dentro de la comunidad. Puede ser libre (cada quien pone el precio que le parezca adecuado) o pueden tener un listado de precios establecidos. Otro sistema es la creación de una “moneda” intercambiable, como el tiempo.

Educación

Toda actividad de la comunidad puede ser (y debería ser) una oportunidad de aprendizaje para niños y adolescentes. De esta manera, se van formando continuamente con el fin de reemplazar a los más ancianos.

Orden y limpieza

Durante la fiesta, todos son amigos. Pero es después, cuando hay que ordenar y limpiar, cuando se ve realmente quien es quien, el que colabora y el que evita el trabajo. Mantener el orden y la limpieza permanentemente ayudará a disminuir el trabajo y las discusiones personales dentro de la comunidad.

Protocolos de Emergencia

Para situaciones de salud, problemas de convivencia y otros que aparezcan, se debe tener protocolos bien establecidos, que todos manejen, y con ello disminuir conflictos.

Como puedes imaginar, vivir en comunidad no es tan fácil, y muy pocos pueden cumplir los requisitos para ello. Te sugiero leer qué conocimientos deben tener quienes te acompañen en la aventura de una comunidad de supervivencia.

Consejos para estudiar (científicamente comprobados)

  1. Evita la “Curva del Olvido”: Nuestro cerebro olvida en 24 hrs cualquier cosa que no sea importante. Pero si durante las siguientes 24 hrs, repasas sólo 10 minutos, la información retenida será de casi 100%. A la semana, repasa sólo 5 minutos para mantenerlo fresco. Al mes, sólo serán necesario 2 a 4 minutos de estudio para reflotar el material.
  2. Estudiar espaciadamente: Lo ideal es estudiar 20 minutos, seguidos de 10 minutos de recreo enfocado a actividades físicas.
  3. El viejo papel: Leer en un tablet o computador es 6% más lento que en papel, y además, leer en papel facilita la recordación del material.
  4. Ejercita en vez de leer todo: Releer la materia no es más que pérdida de tiempo. Aplicar lo aprendido mediante ejercicios permite aumentar al doble la retención de la información.
  5. Fichas versus destacadores: El uso de desatadores no sirve de nada, incluso pueden impactar negativamente sobre el estudio. El uso de fichas o tarjetas de estudio, donde se resumen la información, son más útiles para estudiar, y en caso de re estudio, un simple vistazo sirve para refrescar la memoria.
  6. No al multitasking: Dos tareas al mismo tiempo nos hace inevitablemente menos eficaces en ambas. Eso incluye ruidos molestos, tareas pendientes, celular con whatsapp o la TV encendida.
  7. Aplica el método Feynman: En sus tiempos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el brillante físico Richard Feynman, previo a un examen, llevaba un cuaderno a todas partes. Este cuaderno, según su biógrafo, James Gleick, se titulaba “El cuaderno de las cosas que no sé”. A diferencia de la actitud corriente de rehuir de aquello que no entendemos, Feynman conservaba un cuaderno exclusivamente para ello, donde reorganizaba todo su conocimiento con el fin de dar con una respuesta. Suena como algo que solo un físico brillante podría hacer, pero es bastante sencillo: convertir tu conocimiento en algo concreto. Los pasos recomendados para aplicar el método de Feynman son tres:
    1. Escoge un concepto y escríbelo como título en una hoja. No importa si es un concepto que domines o, por el contrario, que todavía te cueste.
    2. Explícalo como si se lo estuvieras enseñando a un alumno nuevo. Esto significa utilizar palabras simples por sobre tecnicismos. Se recomienda recurrir a simplificaciones y analogías todas las veces que sea necesario.
    3. Encuentra las lagunas y rellénalas. Inevitablemente la cuerda se agotará en algún momento, esto te permitirá encontrar cuáles son tus vacíos de conocimiento más importantes. Aquí es necesario retornar al libro o presentación todas las veces que sea necesario, hasta que la explicación esté completa.

La poderosa carta de una madre a sus hijos

Sus tres hijos salieron o están a punto de salir de secundaria y Cathy Brown, columnista de Matador Network, les preparó un mensaje que tiene mucho que ver con la forma en que ella misma condujo su vida: no embarcarse en proyectos solo porque “deberían”, sino que dejarse llevar por la pasión y la aventura.

Revisa la cariñosa e inspiradora carta que Cathy les escribió a continuación:

“PEQUEÑOS AMADOS MÍOS,

Dejemos algo claro: No me podría importar menos si van a la universidad. De hecho, hay una parte de mi que espera cualquier cosa menos eso después de la secundaria. Personalmente, preferiría que agarraran una mochila e hicieran dedo hasta Siberia, iniciaran un negocio de jabones naturales, fueran de voluntarios a Haití, lo que sea.

Se los digo como una ex obsesionada con ser la más inteligente, como su tía Mandy solía llamarme. Puede que lo encuentren difícil de imaginar ahora, pero en mis tiempos era una desagradable que lograba superar las expectativas y se decepcionaba profundamente si recibía cualquier cosa menos una A+ y una estrella dorada.

Fui a la universidad, conseguí ese papel, y les estoy diciendo de primera mano que no importa una mierda la educación que recibí respecto a mi potencial y valor para la sociedad.

Ustedes son tres de los niños más brillantes, bondadosos, apasionados y burbujeantes que conozco. También son los tres mayores dolores en el trasero que he tenido que criar, con su deseo de cuestionar todo (incluyéndome a mi, cincuenta veces al día), y su feroz independencia que deja claro que no me necesitan tanto -y no cambiaría eso por nada del mundo.

Deseo de aquí a la luna y de vuelta que cuando sean mayores tomen decisiones conscientes para resguardar estas características.

La idea de que se inscriban, solo “porque es lo que deben hacer, para pagar miles de dólares y esperar encajar en un sistema en que su educación está en los confines de una habitación me hace encogerme hasta mi núcleo.

Un lugar en que una pieza de papel y una fiesta al final se supone que deba hacerte sentir como que lograste “valer la pena”. Ustedes son más grandes que eso. Por favor reconozcan que sus oportunidades para educarse a sí mismos son absolutamente ilimitadas.

Fui a la universidad para hacer felices a mi papá y a mi mamá, para hacerles sentir que hicieron un buen trabajo criando una chica muy buena. Por favor no decidan ir a la universidad porque creen que me haría orgullosa o feliz. Ya estoy orgullosa.

Si quieren ser algo como un médico o un profesor de primaria, sí, van a tener que ir. Y si quieren ir solo por la experiencia, vayan. Prueben. Vean cómo funciona para ustedes. No es necesario que funcione. Y si van, vayan solo cuando estén listos y entusiasmados, sea eso a los 18, 25 o 53.

Mi único deseo para su educación es éste:

Deseo que hagan cosas aparentemente irracionales pero llevadas adelante por la pasión, como tomar un vuelo a Perú para tratar de encontrar a ese tipo que conociste por 15 minutos en la ruta de bicicleta y al que no puedes sacar de tu cabeza. Espero que les rompan el corazón al menos una vez para que puedan saber qué tan grande es, y qué tan resiliente es.

Espero que se den cuenta de que hay un millón de maneras de apoyarse financieramente y que no les importe una mierda lo que piensen otros de sus opciones profesionales. Si criar cabras o ser un contador o vender cocos en la playa de Indonesia o ser una agente de bienes raíces les hace sentir felices de levantarse cada día para ir a trabajar, rock on. Espero que tengan el auto respeto y las pelotas para renunciar en el momento en que empiecen a sentir que se están muriendo dentro energéticamente.

Espero que aprendan no solo a abrazar, sino celebrar y valorar la espontaneidad. Que hagan otras cosas en su vida por el solo hecho de “¿Por qué diablos no?”, esa es una razón completamente válida.

Tomen el auto y hagan ese viaje a Colorado. Ese día. Empaquen un saco de dormir, una caja de chocolates, un cambio de ropa, agarren el dinero para bencina y emergencias y vayan. Vean qué sucede. Pasarán un rato excelente o tendrán una excelente historia. Quizás ambos.

Aprendan a no matar buenas ideas por pensar demasiado. Seriamente, siempre puedes dar la vuelta el auto y deducir dónde devolverte. No aumentemos el drama de la situación.

Deseo que se sientan perdidos y de verdad, de verdad, de verdad asustados e inseguros para que puedan llegar a la bella realización de que tienen el coraje de afrontarlo.

Deseo que nunca estén tan intimidados por sus ídolos como para no hacer lo que necesiten para conocerlos y aprender de ellos. Son personas, también, y pueden aprender tanto de ustedes como ustedes de ellos. Acérquense. Envíenles correos, caminen y digan hola en la pieza.

Mándenles un mensaje en Twitter, conéctense a través de LinkedIn, maldita sea, invítalos por un café o una bebida y busca la disposición de subirte a un avión si eso sucede. Solo aguanta tu cabeza en alto y se tú mismo. Quizás los rechacen (su pérdida), o quizás tengan un nuevo amigo para la vida que solía ser alguien con quienes soñabas despierto.

Espero que nutran un amor por los libros -que lean no porque tienen, sino que quieren. (Ava, espero que en algún momento salgas de las novelas de romance vampiro en algún momento. Solo estoy siendo honesta).

Espero que aprendan a dar la bienvenida a los tiempos difíciles con al confianza y el coraje de un guerrero. Que abran sus ojos a todas las lecciones que esperan entre las experiencias duras que están allí para aprender. Que digan genuinamente “venga”, sabiendo que están a punto de salir más fuertes y sabios del otro lado.

Espero que aprendan del placer de cuánta felicidad pueden experimentar al hacer a otras personas felices. No duden en dar flores a la señora gruñona y extraña que se sienta en la banca del parque y que luce como si no hubiese recibido flores hace demasiado tiempo.

Espero que conozcan muchas personas con las que, en un primer minuto, pensarían que no tienen nada en común. Y espero que busquen terreno común cuando los inviten cálidamente a cenar.

Espero que ganen mucho dinero y luego lo pierdan. Y luego descubran cómo ganarlo de nuevo, pero esta vez sabiendo que aunque el dinero hace las cosas más fáciles, no es tan todo poderoso como pensaban que era.

Si pueden verdaderamente lograr completar esta lista, incluso parte de esta lista, en mis ojos son mejores que el 95% de la gente que termina en deudas universitarias por la oportunidad de un “mejor” futuro, un “mejor” sueldo, un “mejor” trabajo, más estabilidad, convenciéndose a si mismos que de alguna forma son más inteligentes que el resto de las personas que no fueron a la universidad.

Si se presionan a sí mismos, si están constantemente sacándose de su zona de confort y disfrutando cada experiencia, buena o mala, como una experiencia de aprendizaje, si continúan cuestionando todo (incluyéndose a ustedes), si tratan de actuar con bondad y conciencia en todo lo que hacen, y si se dejan guiar por ese pequeño sentimiento dentro que les deja saber que están en llamas y felices de estar vivos, estarán bien.

Y cuando ustedes están bien, yo estoy bien.

No busquen solo ser inteligente por libros. No se atrapen en certificados o en lo que la sociedad les dice es lo “correcto”. Evolucionen. Sean fieros. Sean fascinantes. Sean un gran pensador fabuloso. Sean absurdos. Sean apasionados.

Y por Dios, no lleguen al final de su vida sin historias que contar a sus nietos, de esas que ellos no puedan creer por lo extrañas que parecen. Sepan que hay gran valor, grandes lecciones, en solamente vivir una vida interesante y verdadera para uno mismo, sin importar qué camino te lleve abajo.

¿Por qué tus hijos hacen lo que hacen?

“…Una madre levantó la mano y preguntó:
– ¿Qué hago si mi hijo está encima de la mesa y no quiere bajar?
– Dígale que baje, – le dije yo.
– Ya se lo digo, pero no me hace caso y no baja- respondió la madre con voz de derrotada.
– ¿Cuántos años tiene el niño?– le pregunté.
– Tres años – afirmó ella.

Situaciones semejantes a ésta se presentan frecuentemente cuando tengo ocasión de comunicar con grupos de padres.
Muchos conflictos se están viviendo porque los padres de familia se muestran temerosos o flojos para ejercer su autoridad. Y esos hijos van creciendo y el problema junto con ellos, ya que a esos padres les cuesta trabajo tomar la decisión de poner límites y ejercer su autoridad de forma correcta.

¿Por qué tus hijos hacen lo que hacen?

1.- PORQUE TÚ LOS DEJAS:
Hacen lo que hacen porque tú se los permites. Los hijos se convierten en lo que son, porque sus padres lo permiten, así de sencillo. Si tu hijo está haciendo un desastre de su vida, esta respuesta no te va a gustar, tú vendrás a mí y me darás un millón de excusas, le vas a echar la culpa a la música que escucha, a las películas que ve, a los libros que lee (si es que lee), a la violencia que transmite la televisión, al sistema educativo, o a la presión que ejerce la sociedad o a sus amigos, así es que haz a un lado la indignación y piensa en esta verdad: tus hijos son producto de tu paternidad o lo que es lo mismo, de tu manera de educarlo.

2.- NO HAY CONSECUENCIAS DEL MAL COMPORTAMIENTO:
Los padres dejan hacer a sus hijos lo que quieran, con muy poca información de lo que es aceptable y lo que no lo es. Si ellos hacen algo mal, no hay consecuencias por el inaceptable comportamiento.
Algunas veces decimos: “si haces esto te va a pasar aquello”, y “si no haces aquello te va a pasar esto”, después ellos no hacen lo que tienen que hacer y no pasa nada, no cumplimos la promesa de las consecuencias advertidas. ¿Sabes en qué se convierte un padre que no cumple con las consecuencias advertidas? En un MENTIROSO; y eso justamente aprenden nuestros hijos, a mentir, y a prometer sin cumplir, al fin que no pasa nada.

3.- TÚ LES DICES A TUS HIJOS QUE SON ESPECIALES:
Quizás no vas a estar de acuerdo conmigo en esto, créeme que a mí también me resultó difícil entenderlo y aceptarlo, pero es una realidad. Si tú eres de los que actualmente cree que su pequeño ángel es especial, lamento decirte que no lo es; si tú les dices a tus hijos constantemente que son especiales, los perjudicas más que ayudarlos.
Tu hijo es especial para ti y solo para ti, no lo es para nadie más. Tu hijo nació con todo tu amor y verlo crecer es toda una maravilla, sin embargo cuando crece y cruza tu puerta para ir a la escuela, él, solo es un niño más en la lista de la escuela, y no hay nada de especial acerca de él.
En el mundo real, tu hija no es una princesa, ni tu hijo un príncipe, sólo es un niño más. Los hijos deben entender y aprender a crecer sabiendo que al instante que dejen tus amorosos brazos y entren al mundo real, nadie los amará por la única razón de que ellos existen, como lo haces tú.

4.- TÚ HACES QUE TUS HIJOS SEAN LA COSA MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA:
Ellos no lo son. Yo sé que tú piensas que lo son pero no es así; cuando tú dejas pensar a tus hijos que son la persona más importante en tu vida, ellos aprenden a manipularte y tú terminarás haciendo lo que ellos digan.
Tus hijos son importantes, no me mal entiendas, tus hijos deben ser amados incondicionalmente; pero los padres que ponen por encima de todo, la felicidad de sus hijos y sacrifican su propia vida y algunas veces su matrimonio también, entonces cuando acabe la labor como padre, tus hijos crecerán y te dejarán, e irán en busca de su propia felicidad y tu te quedarás únicamente con tu esposo (a), en el mejor de los casos.
Si todo tu tiempo y energía lo gastas únicamente en tus hijos, cuando ellos se vayan tú no tendrás la certeza de que tu compañero(a) estará contigo; esa es una de las razones porque hay divorcios luego de que los hijos se van, pues la única cosa en común que tenían eran los hijos, y nunca trataron de alimentar el amor marital como lazo de unión.
Esto mismo pasa con las madres y padres solteros, ellos gastan todo su tiempo y energía en sus hijos, sacrifican su propia vida, pensando que lo mejor es servirlos y poner su vida “en espera” mientras los ayudan a madurar, pero después los hijos se van y ellos se quedan solos sin compañero(a) con quien envejecer juntos, por lo general terminan tratando y viendo a su hijo de 50 como si fuera de 4 años.

5.- FALLAMOS AL ENSEÑARLES LA DIFERENCIA ENTRE DERECHOS Y PRIVILEGIOS:
Los hijos tienen entre otros los siguientes derechos: a la vida, a jugar, a la libertad de opinar, a una familia, a la protección contra el trato negligente, a la alimentación, a ser amados, a recibir educación, etc. Los privilegios son concesiones ganadas por una acción determinada; a nuestros hijos les compramos cosas, por ejemplo: lo más actual en videojuegos, o ropa o zapatos de marca, o una mascota, e incluso los llevamos al cine o a vacacionar, les compramos celulares, etc, etc. y todo gratis, a cambio de nada. Hoy te digo que aunque te sobre el dinero para complacer a tu hijo, tienes que enseñarle a ganárselo; él tiene que saber que las cosas que le gustan, cuestan y hay que pagar un precio por ellas. Incluso estas cosas te ayudarán en la negociación de actitudes y comportamientos.

6.- TRABAJAS EN EL AUTOESTIMA DE TU HIJO:
La palabra autoestima es una palabra compuesta. Auto: uno mismo, y estima: amor, o sea, amarse a uno mismo. Tú no le puedes proporcionar una valoración positiva de él mismo, porque confundimos el animarlos y apoyarlos con aumentar su autoestima y cambiamos la regla de “si tiene alta autoestima tendrá éxito en todo”, pero en realidad es al revés “si tiene éxito en todo, aumentará su autoestima”. Así que si quieres que tengan autoestima alta, enséñale a alcanzar sus éxitos. A que luche por ellos, porque todo cuesta esfuerzo, dedicación y perseverancia.”