Tagged: futuro

Cambio climático como crisis mundial a futuro

Damos por sentado que nuestra civilización perdurará por muchos años, sin embargo la historia (y prehistoria) nos muestra un panorama distinto. Los dinosaurios desaparecieron por culpa de un meteorito, muchas civilizaciones y pueblos desaparecieron por plagas, hambrunas y sequías. Han existido varias épocas de glaciaciones y periodos interglaciares, en uno de los cuales nos encontramos ahora. Sin embargo, hay muchas pruebas de que esto podría estar llegando a su fin. Los estudios nos dicen que es un proceso normal del planeta, pero que posiblemente se estaría acelerando por influencia del ser humano.

Hasta el momento tenemos los siguientes cambios:

  • La temperatura mediana a la superficie del globo ha subido del +1.1ºC en 2017 a comparación de la era pre-industrial. 17 de los 18 años más calientes pertenecen al siglo XXI.
  • La superficie blanca de la tierra se ha reducido a la mitad desde 1980. Ello disminuye la tasa de reflexión de la luz solar fuera de la tierra, lo que conlleva un aumento de la temperatura terrestre. Es una de varias razones por la que el calentamiento se ha acelerado.
  • El nivel de los océanos ha subido más de 19 cm. entre 1901 y 2010. El ritmo se acelera y es ahora de 1,7 mm. por año.
  • La temperatura de las aguas tropicales ha subido de +1.2ºC en el siglo XX (contra 0.5ºC para los océanos).
  • Desde 1980, tenemos más del doble de eventos naturales severos (sequías, inundaciones, ciclones, tornados, etc) cada año.

En el futuro se perfila que estos problemas serán peores:

  • Según la ONU, 1ºC de aumento en la temperatura tendrá un costo de 2.000 billiones de dólares.
  • Según el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), después del 2030 el aumento de las temperaturas se ubicará en un rango entre +1.1 y +6.4ºC llegando a los años 2090 (comparando con el periodo 1980-1999). De igual forma el mar habrá subido de entre 18 a 59 cm.
  • El cambio climático podría generar la immigración de 250 milliones de personas.
  • La banquisa ártica podría haber desaparecido en 2030
  • Los peces comestibles podrían desaparecer completamente de los océanos en 2048
  • Se estima que pasando los 2ºC de aumento de la temperatura global, los equilibrios climáticos mayores serán desestabilizados de forma irreversible.
  • Aumentarán los fenómenos meteorológicos extremos en todo el planeta: sequías, inundaciones, olas de calor, ciclones y huracanes, incendios, etc.
  • Extinción masiva de especies vegetales y animales
  • Todo lo anterior llevará a:
    • migración obligada de millones de seres humanos,
    • daño en los cultivos,
    • caída en la producción de alimentos,
    • hambrunas,
    • aparición de nuevas enfermedades (especialmente virales)
    • nuevas guerras, enfrentamientos bélicos y agitación social

Así que, sea por un meteorito, una pandemia viral, o el cambio climático, habrá que estar preparados para los cambios que se vienen a nivel mundial.

¡No lleves a tus hijos a los Scouts!

Que si porque es hijo único, porque tiene un nuevo hermano, porque tiene problemas de carácter, porque está muy consentido, porque reprime sentimientos, porque no tiene nada que hacer los sábados… para ayudar en la educación de mis hijos, seguí el consejo de una amiga: “Llévalos a los scout”.
Hoy, arrepentida, dejo ese mensaje a los padres para que no pasen por lo que estoy pasando… sé que el consejo tiene poco valor, pero voy a intentar alertar. Poco a poco te vas metiendo y cuando abres los ojos, estás dentro y lleno de reglas.
De pronto usted, sin entender lo que está pasando, ¡va a cambiar su vida! Mis hijos se acostumbraron a levantarse temprano para ir de campamento, sin quejarse. ¡Es absurdo! Nos levantábamos después de las 10. Y hacen las actividades con esa sonrisa en la cara, que reemplazó la fisonomía de sueño y rabia por levantarse muy temprano. El mal humor de las mañanas terminó, sustituido por un lenguaje que no entiendo: flor roja, insignias, proyectos, vida al aire libre, Akela, nombre de selva, nudos, salto del tigre, flor de lis, pan de cazador, ley scout, promesa, pañoleta, secciones, progresiones, libro de oro y muchas, muchas cosas más.
Día de reunión, es una locura. Tengo que llevarlo al grupo, dejando mi zona de confort. ¡Y puntual, a las 10:00 am! Nunca más… esas canciones cantadas todos los sábados en el auto, hasta he aprendido. El silencio era tan bueno…
¿Por qué tanta alegría?, ¿Sólo porque van a encontrarse con sus amigos? Tengo que admitir que han disminuido las preocupaciones de “con quien mis hijos caminan y lo que están haciendo”… ¡pero quedarme en casa o ir a fiestas era tan bueno!
¿Y el viaje? Mi auto vive con una bolsa de basura en la guantera. Antes era más fácil: tiraba todo por la ventana y ahora, si tiro un simple paquete de cigarrillos, ahí viene la bronca. Ecología, conservacionismo, bla, bla, ¿y la velocidad? Tengo que permanecer dentro de lo que las normas y señalamientos mandan ¡o más! ¡Hasta me hacen parar si el semáforo está en rojo!
Y, de vez en cuando, me llaman para llevar niños a sus lugares de campamento. ¿Y el auto? Tiendas, mochilas, sartenes… Mi auto.
Las canciones… ¿Han oído del rey de chocolate al que le brotaba pura miel? ¿Y El árbol que tenía una rama, que tenía un nido, que tenía un huevo, que tenía un pollito? me duele, pero para pasar el tiempo, termino cantando. Y no solo eso, a veces esto está frío, con lluvia, niebla, tormenta, etc. ¡Parecen de hierro! De repente fueron valientes, audaces, confiados, emprendedores, protagonistas y no sé qué más… están cambiando muy rápidamente… ¿en dónde están mis frágiles niños dependientes de mí?
¡Hay más, mucho más! Si necesito una cobertura para una mentira piadosa que necesitaba hablar, cae el mundo… ” El scout es digno de confianza, mamá” y me quedo petrificada, sin salida y sin gracia.
Bueno para los animales… Ya habrán oído hablar, ¿no? Bueno, ahora tengo un scout en casa que nunca ha fallado con nuestros perros. Baños, limpieza, comida y todo eso.
El otro día, cuando recibí cambio de más, me hicieron devolverlo ” ¡honestidad, mamá!”
¿Qué clase de cosas ese enseña?, ¿Honestidad?
Se acabaron las peleas en la escuela, pero acabaron en la junta defendiendo a un amigo inocente. La lealtad ya me ha traído problemas, siendo llamada en la escuela. Al menos las notas bajas han disminuido, y los lloriqueos en la hora de la tarea ya no existen… muy raro… ¡ni parecen mis hijos!
El otro día, trajeron a tres scouts de esa patrulla que hablan tanto, para que yo les enseñara a cocinar. Fui a la cocina una mañana entera del domingo. Un desastre total. Menos mal que limpiaron todo.
Ahora viven haciendo una buena acción, preocupándose por los menos favorecidos, haciendo campañas de ropa, alimentos, centros de acopio, entrega de juguetes, pañales y no sé qué más. Se supone que no soy responsable de los demás y corresponde al gobierno ese trabajo. Pero no entienden y allí voy a llevar donaciones a orfanatos, asilos, etc. Y como siempre, cantan, alegres de la vida, como si fueran a salvar el mundo y aún comentan: “ser feliz es hacer a otros felices”.
Debido a este movimiento, he perdido mis fiestas los fines de semana, paseos con sus amigas e incluso algunos cumpleaños de la clase. Perdí el viaje con mis compañeros de oficina porque fui a trabajar en la cocina, en apoyo de un rescate, a petición de mi hija. ¡Sí! Mi vida ha cambiado mucho…
¿Quién, en su sano juicio, cambiaría el aire acondicionado, el colchón suave, el desayuno servido por la camarera, despertarse tarde e ir a la playa, por un amanecer las cinco y treinta horas de la madrugada, por un colchoneta en el suelo duro, mosquitos, bichos de la selva, comida quemada, frío y calor desproporcionados, callos en las manos y hasta algunos cortes y quemaduras? Sólo estos locos de los scouts. ¿Qué placer tiene eso? ¡Prefiero hoteles de lujo!
La excusa de los jefes es trabajar con valores morales para formar el carácter. ¡Nunca fui scout y tengo un gran carácter! Un desliz aquí otro, todos lo tienen. ¿Agandallarse un lugar en la fila? Hice mucho de eso en shows y cines, pero mis hijos no lo hacen… me hacen quedar en la cola, esperando mi turno. ¿No saben que el mundo es inteligente?. Viven reportando la ley scout, tratando de cumplir a toda costa… pero yo no soy scout y aun así me han impuesto un comportamiento diferente de lo que estaba acostumbrada.
En las paredes de sus habitaciones, he puesto cuadros que reproducen pintores famosos y ahora están en el medio de certificados, placas, pañuelos, fotografías, recortes de actividades internacionales ¡Da lástima ver!
No lo saben, pero parece una plaga, tiene en todo el mundo y ellos viven felices sabiendo que tienen “hermanos” en otro país, en otro continente. ¡Pero si no los conocen!
Y ahora, amigo, si no quieres aumentar aún más la lista, corre, no metas a tus hijos a los scout. ¡Cambia la vida de toda la familia! Debe haber cualquier otra cosa que forme carácter y buenos ciudadanos…
copiado de por ahí

La poderosa carta de una madre a sus hijos

Sus tres hijos salieron o están a punto de salir de secundaria y Cathy Brown, columnista de Matador Network, les preparó un mensaje que tiene mucho que ver con la forma en que ella misma condujo su vida: no embarcarse en proyectos solo porque “deberían”, sino que dejarse llevar por la pasión y la aventura.

Revisa la cariñosa e inspiradora carta que Cathy les escribió a continuación:

“PEQUEÑOS AMADOS MÍOS,

Dejemos algo claro: No me podría importar menos si van a la universidad. De hecho, hay una parte de mi que espera cualquier cosa menos eso después de la secundaria. Personalmente, preferiría que agarraran una mochila e hicieran dedo hasta Siberia, iniciaran un negocio de jabones naturales, fueran de voluntarios a Haití, lo que sea.

Se los digo como una ex obsesionada con ser la más inteligente, como su tía Mandy solía llamarme. Puede que lo encuentren difícil de imaginar ahora, pero en mis tiempos era una desagradable que lograba superar las expectativas y se decepcionaba profundamente si recibía cualquier cosa menos una A+ y una estrella dorada.

Fui a la universidad, conseguí ese papel, y les estoy diciendo de primera mano que no importa una mierda la educación que recibí respecto a mi potencial y valor para la sociedad.

Ustedes son tres de los niños más brillantes, bondadosos, apasionados y burbujeantes que conozco. También son los tres mayores dolores en el trasero que he tenido que criar, con su deseo de cuestionar todo (incluyéndome a mi, cincuenta veces al día), y su feroz independencia que deja claro que no me necesitan tanto -y no cambiaría eso por nada del mundo.

Deseo de aquí a la luna y de vuelta que cuando sean mayores tomen decisiones conscientes para resguardar estas características.

La idea de que se inscriban, solo “porque es lo que deben hacer, para pagar miles de dólares y esperar encajar en un sistema en que su educación está en los confines de una habitación me hace encogerme hasta mi núcleo.

Un lugar en que una pieza de papel y una fiesta al final se supone que deba hacerte sentir como que lograste “valer la pena”. Ustedes son más grandes que eso. Por favor reconozcan que sus oportunidades para educarse a sí mismos son absolutamente ilimitadas.

Fui a la universidad para hacer felices a mi papá y a mi mamá, para hacerles sentir que hicieron un buen trabajo criando una chica muy buena. Por favor no decidan ir a la universidad porque creen que me haría orgullosa o feliz. Ya estoy orgullosa.

Si quieren ser algo como un médico o un profesor de primaria, sí, van a tener que ir. Y si quieren ir solo por la experiencia, vayan. Prueben. Vean cómo funciona para ustedes. No es necesario que funcione. Y si van, vayan solo cuando estén listos y entusiasmados, sea eso a los 18, 25 o 53.

Mi único deseo para su educación es éste:

Deseo que hagan cosas aparentemente irracionales pero llevadas adelante por la pasión, como tomar un vuelo a Perú para tratar de encontrar a ese tipo que conociste por 15 minutos en la ruta de bicicleta y al que no puedes sacar de tu cabeza. Espero que les rompan el corazón al menos una vez para que puedan saber qué tan grande es, y qué tan resiliente es.

Espero que se den cuenta de que hay un millón de maneras de apoyarse financieramente y que no les importe una mierda lo que piensen otros de sus opciones profesionales. Si criar cabras o ser un contador o vender cocos en la playa de Indonesia o ser una agente de bienes raíces les hace sentir felices de levantarse cada día para ir a trabajar, rock on. Espero que tengan el auto respeto y las pelotas para renunciar en el momento en que empiecen a sentir que se están muriendo dentro energéticamente.

Espero que aprendan no solo a abrazar, sino celebrar y valorar la espontaneidad. Que hagan otras cosas en su vida por el solo hecho de “¿Por qué diablos no?”, esa es una razón completamente válida.

Tomen el auto y hagan ese viaje a Colorado. Ese día. Empaquen un saco de dormir, una caja de chocolates, un cambio de ropa, agarren el dinero para bencina y emergencias y vayan. Vean qué sucede. Pasarán un rato excelente o tendrán una excelente historia. Quizás ambos.

Aprendan a no matar buenas ideas por pensar demasiado. Seriamente, siempre puedes dar la vuelta el auto y deducir dónde devolverte. No aumentemos el drama de la situación.

Deseo que se sientan perdidos y de verdad, de verdad, de verdad asustados e inseguros para que puedan llegar a la bella realización de que tienen el coraje de afrontarlo.

Deseo que nunca estén tan intimidados por sus ídolos como para no hacer lo que necesiten para conocerlos y aprender de ellos. Son personas, también, y pueden aprender tanto de ustedes como ustedes de ellos. Acérquense. Envíenles correos, caminen y digan hola en la pieza.

Mándenles un mensaje en Twitter, conéctense a través de LinkedIn, maldita sea, invítalos por un café o una bebida y busca la disposición de subirte a un avión si eso sucede. Solo aguanta tu cabeza en alto y se tú mismo. Quizás los rechacen (su pérdida), o quizás tengan un nuevo amigo para la vida que solía ser alguien con quienes soñabas despierto.

Espero que nutran un amor por los libros -que lean no porque tienen, sino que quieren. (Ava, espero que en algún momento salgas de las novelas de romance vampiro en algún momento. Solo estoy siendo honesta).

Espero que aprendan a dar la bienvenida a los tiempos difíciles con al confianza y el coraje de un guerrero. Que abran sus ojos a todas las lecciones que esperan entre las experiencias duras que están allí para aprender. Que digan genuinamente “venga”, sabiendo que están a punto de salir más fuertes y sabios del otro lado.

Espero que aprendan del placer de cuánta felicidad pueden experimentar al hacer a otras personas felices. No duden en dar flores a la señora gruñona y extraña que se sienta en la banca del parque y que luce como si no hubiese recibido flores hace demasiado tiempo.

Espero que conozcan muchas personas con las que, en un primer minuto, pensarían que no tienen nada en común. Y espero que busquen terreno común cuando los inviten cálidamente a cenar.

Espero que ganen mucho dinero y luego lo pierdan. Y luego descubran cómo ganarlo de nuevo, pero esta vez sabiendo que aunque el dinero hace las cosas más fáciles, no es tan todo poderoso como pensaban que era.

Si pueden verdaderamente lograr completar esta lista, incluso parte de esta lista, en mis ojos son mejores que el 95% de la gente que termina en deudas universitarias por la oportunidad de un “mejor” futuro, un “mejor” sueldo, un “mejor” trabajo, más estabilidad, convenciéndose a si mismos que de alguna forma son más inteligentes que el resto de las personas que no fueron a la universidad.

Si se presionan a sí mismos, si están constantemente sacándose de su zona de confort y disfrutando cada experiencia, buena o mala, como una experiencia de aprendizaje, si continúan cuestionando todo (incluyéndose a ustedes), si tratan de actuar con bondad y conciencia en todo lo que hacen, y si se dejan guiar por ese pequeño sentimiento dentro que les deja saber que están en llamas y felices de estar vivos, estarán bien.

Y cuando ustedes están bien, yo estoy bien.

No busquen solo ser inteligente por libros. No se atrapen en certificados o en lo que la sociedad les dice es lo “correcto”. Evolucionen. Sean fieros. Sean fascinantes. Sean un gran pensador fabuloso. Sean absurdos. Sean apasionados.

Y por Dios, no lleguen al final de su vida sin historias que contar a sus nietos, de esas que ellos no puedan creer por lo extrañas que parecen. Sepan que hay gran valor, grandes lecciones, en solamente vivir una vida interesante y verdadera para uno mismo, sin importar qué camino te lleve abajo.