Tagged: inundaciones

Cambio climático como crisis mundial a futuro

Damos por sentado que nuestra civilización perdurará por muchos años, sin embargo la historia (y prehistoria) nos muestra un panorama distinto. Los dinosaurios desaparecieron por culpa de un meteorito, muchas civilizaciones y pueblos desaparecieron por plagas, hambrunas y sequías. Han existido varias épocas de glaciaciones y periodos interglaciares, en uno de los cuales nos encontramos ahora. Sin embargo, hay muchas pruebas de que esto podría estar llegando a su fin. Los estudios nos dicen que es un proceso normal del planeta, pero que posiblemente se estaría acelerando por influencia del ser humano.

Hasta el momento tenemos los siguientes cambios:

  • La temperatura mediana a la superficie del globo ha subido del +1.1ºC en 2017 a comparación de la era pre-industrial. 17 de los 18 años más calientes pertenecen al siglo XXI.
  • La superficie blanca de la tierra se ha reducido a la mitad desde 1980. Ello disminuye la tasa de reflexión de la luz solar fuera de la tierra, lo que conlleva un aumento de la temperatura terrestre. Es una de varias razones por la que el calentamiento se ha acelerado.
  • El nivel de los océanos ha subido más de 19 cm. entre 1901 y 2010. El ritmo se acelera y es ahora de 1,7 mm. por año.
  • La temperatura de las aguas tropicales ha subido de +1.2ºC en el siglo XX (contra 0.5ºC para los océanos).
  • Desde 1980, tenemos más del doble de eventos naturales severos (sequías, inundaciones, ciclones, tornados, etc) cada año.

En el futuro se perfila que estos problemas serán peores:

  • Según la ONU, 1ºC de aumento en la temperatura tendrá un costo de 2.000 billiones de dólares.
  • Según el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), después del 2030 el aumento de las temperaturas se ubicará en un rango entre +1.1 y +6.4ºC llegando a los años 2090 (comparando con el periodo 1980-1999). De igual forma el mar habrá subido de entre 18 a 59 cm.
  • El cambio climático podría generar la immigración de 250 milliones de personas.
  • La banquisa ártica podría haber desaparecido en 2030
  • Los peces comestibles podrían desaparecer completamente de los océanos en 2048
  • Se estima que pasando los 2ºC de aumento de la temperatura global, los equilibrios climáticos mayores serán desestabilizados de forma irreversible.
  • Aumentarán los fenómenos meteorológicos extremos en todo el planeta: sequías, inundaciones, olas de calor, ciclones y huracanes, incendios, etc.
  • Extinción masiva de especies vegetales y animales
  • Todo lo anterior llevará a:
    • migración obligada de millones de seres humanos,
    • daño en los cultivos,
    • caída en la producción de alimentos,
    • hambrunas,
    • aparición de nuevas enfermedades (especialmente virales)
    • nuevas guerras, enfrentamientos bélicos y agitación social

Así que, sea por un meteorito, una pandemia viral, o el cambio climático, habrá que estar preparados para los cambios que se vienen a nivel mundial.

Qué hacer después de un desastre natural

Después de un desastre natural, puede haber un tiempo variable muy amplio para volver a una vida normal. Cualquiera que haya sido la causa, el hogar es lo primero que se debe revisar, con el fin de que sea habitable y no tener riesgos al retornar.

La revisión de los servicios básicos (gas, luz, agua) deben ser realizadas por personal de la compañía que suministra el servicio. Es posible que las compañías estén saturadas de trabajo en una situación catastrófica, por lo que siempre será útil saber reconocer daños dentro de la propiedad.

Al ingresar a un hogar afectado por el desastre:

  • Asegúrate que la catástrofe o el daño ya pasó y no habrá más. Por ejemplo, algún aluvión, tornado o inundaciones. Puede ocurrir que vuelvas a tu casa y te atrape un nuevo evento.
  • Usa una linternas a pila, no prendas la luz ni uses velas ni fósforos para revisar, ya que puede haber una fuga de gas. Lo ideal es ingresar de día para poder observar potenciales riesgos de vidrios, o desprendimiento de recubrimientos o caida de muebles que pudieran generar un accidente.
  • Revisa si hay fugas de gas: Si hueles a gas o escuchas un ruido como silbido, abre una ventana y abandona el edificio rápidamente. Si puedes, corta la llave de paso exterior del gas y llama a la compañía pertinente desde la casa de un vecino. Si cortaste el gas, espera a que alguien de la compañía te restituya el suministro. Si cuentas con gas por cilindros, hay que revisar que se encuentren en buenas condiciones, sin daños ni fugas. Una manera de revisar fugas de gas es utilizar agua con jabón en las conexiones y llaves. Si aparecen burbujas, hay fuga.
  • Revisa si hay daños en el sistema eléctrico: No conectes la luz si hueles a gas o el sistema eléctrico está inundado. No manejes equipos eléctricos en zonas húmedas. Si ves chispas o cables rotos o si sientes un olor pesado o quemado, corta la luz en el tablero. Si tienes que pisar agua para llegar al tablero, llama antes a un electricista para pedir ayuda. Es posible que la compañía tenga que cortar el suministro de la casa antes de poder entrar.
  • Verifica si hay daño en el suministro de agua y alcantarillado: Si sospechas que las cañerías del alcantarillado están dañadas, no utilices los baños y llama a un gásfiter. Si las cañerías de agua están dañadas, llama a la compañía de agua y no utilices el agua de la llave. Momentáneamente, puedes obtener agua sin contaminar de los cubos de hielo y de los estanques de los WC. Con los temblores, las tazas del WC y los lavamanos pueden haberse movido y presentar fugas al momento de usarlos.
  • Revisa grietas que hayan aparecido en la construcción y que la debiliten con riesgo que se derrumbe. Las grietas peligrosas que implican inestabilidad de la construcción son grietas diagonales u horizontales al piso. En el techo, las grietas diagonales también implican riesgo de derrumbe. Las fisuras de recubrimientos o aquellas que aparecen en la unión de los muros son menos peligrosas ya que no afectan la estabilidad de la construcción. Pero si son muy grandes o anchas,  o afectan a muros de carga, pueden ser de riesgo.

Una vez que se haya realizado una revisión del hogar, podrá decidirse si es habitable o no. En el primer caso, se puede retornar con seguridad. Recuerda buscar inmediatamente los seguros para cobrarlos y reconstruir lo dañado. En el segundo caso, habrá que ver si es posible entrar al inmueble a rescatar lo mínimo necesario o simplemente el edificio se da por perdida con todo en su interior. En el caso de poder rescatar algo, haz un listado antes de entrar para saber que quieres rescatar y donde se encuentra, con el fin de demorar lo menos posible.

En el caso que el hogar sea habitable, será tu refugio y el pilar más importante de la supervivencia urbana en catástrofe. Olvida que habitación es para qué: aquella más central y con calefacción será la Sala de Emergencia. Bloquea todas las puertas y ventanas para mantener el calor dentro de la habitación. Lleva todos los colchones y mantas a la habitación. De ahora en adelante, esa es la habitación donde todos vivirán y dormirán. Si cuentas con un generador, que este justo fuera de la ventana de esa habitación, idealmente bajo techo.

Si el edificio no es habitable, la siguiente opción es el auto. Rescata la mayor cantidad de mantas y almohadas y ponlas dentro del auto para mantener el calor.

En tercer lugar, si tu casa no es habitable y no cuentas con un vehículo, existe la opción de utilizar alguna carpa o un toldo en el exterior para poder vivir. Lo importante es instalarla en un lugar que no le llegue el viento ni existan riesgos por caída de árboles, postes o escombros.

Inundaciones

Dependiendo del lugar donde se viva, las inundaciones pueden venir sin mucho aviso. Y como con todo desastre natural, se debe estar preparado con anterioridad.

¿Qué hacer antes de una inundación?

  • Evite construir viviendas en el cauce natural del agua. Si no lo sabe investigue si su propiedad está en una zona de posibles inundaciones o si se ha inundado con anterioridad.
  • Efectúe periódicamente la limpieza de los sumideros, desagües, sistemas de evacuación del agua en su domicilio.
  • Si tiene construcciones con problemas de posibles caída de paredes o techos efectúe las reparaciones técnicas de manera inmediata, no trate de improvisar durante la época lluviosa o mientras se presenta la inundación.
  • Si su casa es frágil o está en una zona de riesgo, identifique una ruta de evacuación y otras vías alternativas. Tenga ubicada la ruta más segura para llegar a algún albergue.
  • Si existen problemas comunales, reúnase con sus vecinos y encuentren soluciones entre todos.
  • Ubique los elementos tóxicos (venenos) y medicamentos en gabinetes cerrados y fuera del alcance del agua.
  • Revisar el equipo de emergencia y tenerlo preparado
  • Fijar y amarrar bien lo que el viento pueda lanzar o arrastrar el agua
  • Guardar objetos sueltos (macetas, botes de basura, herramientas, etc.) que pueda lanzar el viento.
  • Limpiar la azotea, desagües, canales y coladeras; limpiar también de hojarasca o ramas en la calle, despejando los tragantes de aguas.
  • Si se tiene vehículo, asegurarse de que funciona correctamente
  • Cerrar las llaves de tuberías de agua hacia la casa para evitar el acceso de aguas negras
  • Sellar la tapa de su pozo o aljibe para tener agua de reserva no contaminada
  • Seguir las recomendaciones de las autoridades si indican la sobre evacuaciones en el área y/o la casa donde vive.

 En caso de evacuación

  • Asegurar su casa y llevar con usted los artículos indispensables. Portar el equipo de emergencias
  • Conservar la calma y tranquilizar a sus familiares
  • Escuchar con su radio portátil, la información o instrucciones relativas al suceso
  • Desconectar todos los aparatos y el interruptor de energía eléctrica
  • Cerrar las llaves de gas y agua
  • Colocar los objetos de valor y documentación necesaria, en las partes altas de la vivienda, y si es posible, en envases herméticos.
  • Ayudar a alertar a sus familiares y conocidos
  • Tener precaución en lugares de bajada de corrientes de agua
  • No conducir por carreteras inundadas de corriente y no pasar por aguas que cubran por encima de la rodilla (riesgo de ser arrastrado).
  • Si el vehículo queda atascado, abandonarlo y trasladarse a un lugar alto

 Si tu casa es segura y decides quedarte en ella

  • Cerrar puertas y ventanas, protegiendo interiormente los cristales con cinta adhesiva en forma de X; no abrir las cortinas pues le protegerán de una eventual rotura de cristales.
  • Tener a la mano artículos de emergencia. Mantener su radio de pilas encendido para recibir información e instrucciones de fuentes oficiales.
  • Si el viento abre una puerta o ventana no avanzar hacia ella de manera frontal
  • Vigilar constantemente el nivel del agua cercano a su casa
  • Mantenerse alejado de puertas y ventanas
  • NO salir de su casa hasta que las autoridades lo indiquen

Después del paso del suceso:

  • Seguir las instrucciones transmitidas por las autoridades a través de los medios de comunicación.
  • Si hay heridos, llevarlos inmediatamente a los servicios de emergencia.
  • Cuidar de que sus alimentos estén limpios. No comer nada crudo ni de procedencia dudosa.
  • Beber el agua potable que se almacenó o hervir la que va a tomar
  • Revisar cuidadosamente la casa para cerciorarse de que no hay peligro. Repare las instalaciones sanitarias lo antes posible. Revisa murallas, puertas y ventanas, para asegurar que el edificio no está en riesgo de colapsar.
  • Si su casa no sufrió daños, permanecer en ella.
  • Mantener desconectados el gas, la luz eléctrica y el agua potable hasta asegurarse de que no haya fugas ni peligro de corto circuito. Utilizar linternas de pilas para iluminarse
  • Cerciorarse de que sus aparatos eléctricos estén secos antes de conectarlos
  • Desalojar el agua estancada para evitar plagas de mosquitos
  • Si su vivienda está en la zona afectada, no se debe regresar a ella hasta que las autoridades lo indiquen
  • Eliminar la comida en mal estado.
  • Hervir el agua que se va a beber.