Tagged: riesgos

Planificación en Supervivencia y Emergencias

Hay un terremoto, una inundación o un incendio en el lugar en que vives y ahí te das cuentas que en cualquier momento puede venir una catástrofe que dañe tu casa, tu ciudad o tu país. Y te das cuenta que no te has preparado lo suficiente para esa situación, y que si llegara a ocurrir, estarías perdido, sólo y sin protección, intentando sobrevivir. Y te metes a internet, a páginas de preparacionistas (preppers), a grupos en Facebook o Whatsapp, con el fin de aprender y saber más sobre el tema.

No te preocupes, casi todos hemos pasado por lo mismo, pensando como protegernos a nosotros y a nuestras familias. Y la primera pregunta que se nos viene es ¿cómo empiezo?

Image by Angelo Giordano from Pixabay

Antes de empezar a comprar comida y equipo a lo loco, el punto más importante es detenerse y un hacer algunos análisis de riesgos ¿cuales son los riesgos mas probables, dada la zona donde vivo o trabajo?:

  • ¿Estoy en un país sísmico?
  • ¿Tengo un volcán cerca?
  • ¿Ocurren inundaciones en mi sector?
  • ¿Estoy en la costa y puede afectarme un tsunami?
  • ¿El cambio climático ha secado la zona y habrán sequías en el futuro?
  • ¿Estoy rodeado de bosques y puede haber un incendio?

Además de los riesgos de la naturaleza, hay que analizar posibles riesgos derivados del ser humano y la sociedad:

  • ¿Las condiciones socieconómicas del país hacen sospechar descontento social que podría llevar al país a condiciones de guerra civil o inestabilidad social?
  • ¿Estoy cerca de una central nuclear?
  • ¿El país esta sujeto a ataques terroristas?
  • ¿Hay alguna razón para que existan cortes de suministro de energía, agua o alimentos?
  • ¿Vivo cerca de algún tipo de industria química o biológica que pudiera ser un riesgo? Eso incluye vivir al lado de una Estación de Combustible o Gas.

Image by David Mark from Pixabay

Definiendo esos riesgos probables, podrás planificar para que situación te deberás preparar. Ten en cuenta que algunas situaciones pueden ocurrir simultáneamente, por ejemplo, desórdenes sociales y violencia después de un terremoto.

Si aún no tienes una casa definitiva, luego de hacer el análisis de riesgos potenciales recién mencionado, tal vez te sea bueno buscar un lugar adecuado, tal como revisamos en un post previo. Si no es posible cambiarte de casa o ciudad, tendrás que ajustarte a las condiciones que ya tengas.

Lo primero que debes preparar de forma general es una despensa, tal como revisamos en extenso en otro post. Además, debes preparar un set de herramientas básicas para reparaciones o arreglos de tu casa. También siempre es útil tener conocimientos de primeros auxilios, para cualquier necesidad.

Teniendo en mente los riesgos más probables que ya revisamos, lo segundo es prepararse en función de ellos.

Por ejemplo, si tienes un volcán cerca, será de suma importancia contar con un vehículo que te permita salir de la zona de riesgo con rapidez.

Si es una zona sísmica, tu casa debe tener una construcción adecuada que soporte terremotos importantes, y debes acondicionar el interior con ese fin. En este post puedes revisar el tema de los terremotos.

Si el riesgo de desórdenes sociales y saqueos es alto, la preparación debe ir enfocada a dicha situación. Defender tu hogar, métodos de defensa personal y hombre gris, te serán de utilidad.

Si tu hogar queda en la costa, debes considerar el riesgo de tsunamis, para los cuales desafortunadamente no hay mucho que hacer, excepto escapar rápido. Olvidate del auto, porque quedarás atascado en las calles junto a todos los otros autos que intentan escapar.

Hay riesgos que están siempre presentes en todo lugar, como los incendios y la posibilidad de una pandemia. Si tu casa es de madera, o está rodeada de bosques, es una posibilidad que hay que tener en mente. Y la pandemia siempre será una posibilidad que tendremos en este mundo tan conectado.

Image by Daniel Zuflucht from Pixabay

Si el riesgo es de apagones, tal vez sea buena idea producir tu propia energía, instalando paneles solares o una turbina eólica.

Si la sequía va en aumento, o hay riegos de cortes de agua por otras razones, el enfoque debe ser a ahorrar agua y almacenar la mayor cantidad posible.

Si los riesgos sociales son los que te preocupan, lo ideal es estar preparado para sobrevivir en el caos social y económico, como por ejemplo, aprender a hacer trueque.

Prepararse para cualquier catástrofe consume tiempo y bastante dinero. Focalizando los recursos hacia lo más probable, disminuiremos el gasto y será más fácil. Claro, siempre puede llegar un meteorito o aliens, pero eso es poco probable y si llegara a ocurrir, al menos ya estarás un poco más preparado.

La Supervivencia Outdoor

La supervivencia en la naturaleza requiere de varios factores, entre ellos algo de suerte, ansias de vivir y bastantes conocimientos. Hay que tener cuenta siempre las prioridades, que no son otras que las situaciones que pueden conducir a la muerte, las que se resumen en las reglas del 3:

  1. 3 segundos sin pensar: ante cualquier situación de emergencia/supervivencia, los tres primeros segundos son vitales para evaluar la condición de seguridad de donde nos encontremos. Lo que en Primeros Auxilios llamamos “Seguridad de la Escena”, se refiere a considerar potenciales riesgos de la escena donde estamos metidos, con el fin de minimizarlos llevando a cabo alguna maniobra, que puede ser desde un sencillo retirarse o moverse a otro lugar.
  2. 3 minutos sin oxígeno: el oxígeno es vital para nuestro cerebro. Frente a una situación donde no podemos respirar (inmersión, gases tóxicos, etc.), sólo tenemos 3 minutos para poder sobrevivir.
  3. 30 minutos a 3 horas sin refugio: dependiendo de las condiciones ambientales, la hipotermia puede matarte en pocas horas. Para protegerte del frío (o del calor) necesitas ropa y refugio adecuado, y eventualmente fuego.
  4. 3 días sin agua: aunque también es variable dependiendo del calor ambiental, del esfuerzo físico y de nuestra alimentación, el cuerpo humano puede aguantar hasta 3 días sin beber. Pasado ese tiempo, comienzan a aparecer cambios que llevan a la muerte.
  5. 3 semanas sin comida: nuestro cuerpo requiere una alimentación mínima para sobrevivir, que variará según el esfuerzo físico y nuestro estado nutricional previo.
  6. 3 meses sin compañía: somos primates, animales sociales y grupales. Necesitamos interacción con otros seres humanos para poder sobrevivir, mantenernos cuerdos, aprender.

Sabiendo esta Regla del 3, podemos estudiar nuestra situación y priorizar que es lo más importante en cada momento. En orden: salir del riesgo, respirar, refugiarnos, buscar agua, buscar comida, buscar compañía (rescate).

Un conocido instructor de técnicas de supervivencias define que las habilidades de supervivencia outdoor que nos permitirán salir adelante están dadas por las 5 C y las 5 W (en inglés):

  1. Corte: herramientas que nos permitan cortar. Un cuchillo, una roca afilada, un hueso.
  2. Cobertura: algo que permita separarte de las condiciones medioambientales. Ropa adecuada, un refugio.
  3. Combustión: hacer y mantener un fuego.
  4. Contenedores: algo donde recolectar, almacenar y potabilizar agua
  5. Cuerdas: como construir y como usar las cuerdas. Pueden fabricarse con plantas o con materiales que andemos trayendo en nuestro equipo de supervivencia.

Además de las 5 C, son importantes las 5 W (en inglés), factores que pueden afectar nuestra supervivencia:

  1. Wind (Viento): El viento es uno de los principales riesgos que pueden afectar la supervivencia. Por ello, un refugio y ropa adecuada es vital.
  2. Water (Agua): El agua es importante en dos formas. Debemos instalar nuestro campamento en una zona que no sufra de inundaciones ni humedad, protegido de la lluvia y el viento. Por otro lado, debe estar lo suficientemente lejos de las fuentes de agua para no contaminarlas, pero lo suficientemente cerca para tener acceso a agua para beber, cocinar y limpieza.
  3. Widowmakers (Hacedores de viudas): Mantenerse atento a riesgos es también importante. Arboles y ramas que puedan caernos encima, rocas que pueden caer de un cerro cercano, y otros son causas de accidentes en la vida al aire libre.
  4. Wood (Madera): En una situación de supervivencia en la naturaleza, tener un pequeño fuego donde calentarnos, potabilizar agua y cocinar, puede ser lo que nos salve la vida. Para ello, se debe acampar en un lugar que cuente con madera adecuada y suficiente para las necesidades. Posterior a ello, palos de madera de grosor adecuado nos permitirán construir refugios, muebles y herramientas como hachas y picas.
  5. Wildlife (Animales Salvajes): Depende del lugar donde uno se encuentre, los animales salvajes pueden ser un riesgo importante que se debe tener presente. Osos, serpientes, perros salvajes, incluso ratones (hantavirus en chile) o insectos (vinchuca y mal de chagas) pueden complicar nuestra supervivencia inmediata o a largo plazo.

En próximos posts revisaremos algunos de los puntos mencionados.

Supervivencia Urbana o Rural: Elegir donde vivir

Si estas por tener tu primera casa o piensas comprar un terreno y/o cambiarte de casa, aparte del valor, debes tener en cuenta varios detalles que te permitan, en algún futuro, estar mejor preparado para eventuales situaciones de supervivencia.

Ubicación geográfica

Es el primer factor a evaluar. Se debe considerar que el lugar no esté cerca de posibles riesgos naturales, como cursos de ríos, borde costero, volcanes o cerros. No queremos que el agua de posibles inundaciones, huracanes o tsunamis acaben con nuestro hogar. Tampoco en donde exista derrumbes, deslizamientos de tierra o erupciones, que nos hagan abandonar el lugar en cualquier minuto Lo ideal es que tampoco sea un lugar que quede aislado en el invierno por la nieve o el deterioro de los caminos. Descartaremos también lugares que estén cerca de industrias que contaminen, ya sea de forma química, lumínica, electromagnética o incluso sonora (eso incluye cualquier Industria, Estadios, Discotecas, Bomberos, Subestaciones eléctricas, etc). Por supuesto tampoco cerca de nada que pueda explotar, como refinerías, estaciones de combustible, depósitos de alcoholes, o depósitos de gas, etc.

Lo ideal es que existan hospitales y algunos lugares donde comprar alimentos. Si es posible, que tenga clima y espacio adecuado donde cultivar y mantener algunos animales. La movilización y transporte desde la casa hacia los centros urbanos, lugares de educación o compra deben ser fáciles y expeditos. Lo ideal es que, en caso de no tener acceso a vehículo motorizado o a combustible, puedas moverte en bicicleta o a pie.

Características de la casa

  1. Sótano: no sólo servirá como bodega, en caso de algún evento climático mayor, servirá de refugio. Mientras más amplio, mejor. Debe poder acomodar a toda la familia, más todo el material guardado, alimentos, conservas, embutidos, etc. Descartarlo en caso de que existan riesgos de inundaciones.
  2. Paredes gruesas, al menos 30 cm, que permitan mantener la calefacción del hogar con facilidad. En caso de desorden social, será más fácil que detenga a saqueadores. Lo ideal que esté construida con un material a prueba de fuego, incluyendo el techo.
  3. Doble vidrio, con cierre hermético, que facilite mantener el calor dentro y el frío fuera, e impida la entrada de aire contaminado en caso de ser necesario.
  4. Puertas de acceso gruesas, que permitan instalar cerrojos antirrobo y una tranca con facilidad. El marco debe estar reforzado con el fin de evitar que lo saquen o rompan con facilidad.
  5. Múltiples fuentes de energía: acceso a leña o renovables, energía solar, además de combustibles fósiles habituales. Si cuentas con suficiente terreno, un pequeño bosque puede suplir las necesidades de leña.
  6. Tener agua disponible, ojalá dentro del terreno. Pozo o vertiente es lo ideal. Si no, al menos donde ir a buscar o traer sin mucho esfuerzo. Posibilidad de instalar un estanque de agua en altura, con suficiente capacidad para el número de habitantes del hogar.
  7. Un “techo verde“: permite mantener la temperatura de la casa, y dependiendo del tipo de arquitectura (mediterráneo con techo plano) y si es accesible, puede instalarse ahí el huerto.
  8. Cerco: de fácil control y que impida la vista desde el exterior, y el acceso a intrusos. Recuerde que los cercos eléctricos pueden quedar inutilizados en caso de corte de energía eléctrica. Instalar un cerco vivo con árboles puede favorecer la privacidad, pero permite que posibles intrusos se oculten entre los árboles en la noche.
  9. Espacio: el tamaño de la casa será variable dependiendo de cuantas personas vivan, y especialmente de cuanto dinero puedes pagar para comprar o construirla. Recuerda al menos que: mientras más espacio, más costará calefaccionar la casa y más aseo habrá que hacer. Pero también, que necesitarás espacio donde almacenar material, equipos, alimentos, etc.
  10. Orientación: dependiendo del hemisferio donde estemos viviendo, habrá que aprovechar la orientación para calefaccionar la casa.  En el hemisferio sur, lo ideal es que las ventanas den hacia el norte, con gran parte del techo en esa dirección, con el fin de utilizarlo para paneles fotovoltaicos o de agua caliente.

Terreno

Como se dice en el ambiente prepper survivalista, más siempre es mejor. Pero también implica mayor trabajo y eventual mano de obra. Cuando eres joven puedes tener la fuerza para trabajar tu terreno, pero cuando llegues a los 60-80 años, te será más complicado hacerte cargo de tanto terreno.

Tener al menos 2 hectáreas de espacio va a permitir tener animales, un pequeño bosque donde obtener madera y un gran espacio donde cultivar. También alguna bodega para tener equipos y un taller donde trabajar y construir. Si no es posible tanto terreno, al menos tener espacio para una pequeña huerta, algunos árboles frutales y donde criar una a dos gallinas por persona.

Como ya dijimos, el acceso al agua es vital. Ideal si no requiere mucho trabajo o energía el obtenerla.

Ideal que tenga árboles frutales ya plantados, ya que estos demoran varios años en crecer y ser productivos, y que estén plantados antes nos hace ganar tiempo. Lo mismo con algún pequeño bosque, si logramos conseguir que lo tenga.

Un espacio donde instalar alguna bodega para guardar equipo y tener un taller. Separarlo de la casa evitará que accidentes e incendios quemen todo, pero dificultará la seguridad del lugar durante la noche.

Si es posible, un lugar para instalar alguna turbina eólica para generar energía o mover agua. En los techos, como dijimos, también puede instalarse paneles fotovoltaicos para generar electricidad y calentar agua, pero si la casa es pequeña, deberemos instalarlos en un espacio en el terreno o en el techo de la bodega.

Luego de cambiarse

Luego de comprar la casa, recuerda revisar y reparar todo el cableado eléctrico. Si la casa tiene más de 10 años, es posible que los cables sean de bajo grosor y no ser adecuado para el consumo actual. Como sugerencia, cambia todo el circuito eléctrico o, al menos cambie interruptores y enchufes que este quemados o dañados. Detalle: que sea con un técnico eléctrico acreditado y de calidad. No queremos perder todo por un incendio secundario a una falla eléctrica.

Además, revisa cañerías y desagües y posibles fugas de agua. Si piensas ahorrar agua, tal vez sea el momento de instalar un sistema de recolección de agua de lluvia y otro de reutilización de aguas grises.

Sistema de recolección de agua lluvia

Has limpiar tubos de chimeneas, estufas, califonts y calderas. Aparte del eléctrico, es la zona donde suelen comenzar los incendios. Esto debe hacerse al menos una vez al año, dependiendo del uso que se le dé.

Instala extintores de incendios en la zona de la cocina y donde hayan estufas o calderas. Además, instala alarmas de incendio, CO2, gas (licuado o de cañería) y monóxido de carbono, para avisar con tiempo o prevenir accidentes.

Cambia inmediatamente las chapas de todas las puerta de acceso, con nuevas llaves, idealmente de seguridad.

La puerta debe ser blindada. Cambia el marco de todas las puertas por unos reforzados y especialmente refuerza las zonas de las bisagras. En cada una de las entradas, instala sistemas antirrobos y trancas.

Revisa el techo, por posibles goteras. Repara canaletas y destape bajadas de agua. Recuerda el sistema de recolección de agua de lluvia.

Persianas exteriores

Revisa cierres de ventanas, que funcionen, incluso en el segundo piso. Las rejas en las ventanas pueden ser un arma de doble filo. Impiden que entren a robar, pero en caso de incendio, pueden jugar en contra e dificultan escapar de las llamas. Si instalas, que no se puedan utilizar como escalera para subir al segundo piso. Recuerda instalar en las claraboyas y tragaluces del techo. Mejor que las rejas son las persianas con cierre desde el interior.

Mantén el muro y cerco exterior libre de arbustos y árboles, donde puedan esconderse y/o escalar potenciales ladrones.

Instala un sistema de videovigilancia fuera y dentro de la casa. Es mejor que un “ojo mágico” para mirar por la puerta.

Instala una caja fuerte en algún lugar escondido de la casa. Si son varias, mejor. Y si tienes una “caja fuerte señuelo” mejor. Los ladrones se fijarán en ella, y olvidarán buscar otra, la real.

Conoce a los vecinos. El apoyo de la comunidad es muy importante en cualquier situación de supervivencia.

Si vive en un edificio, no abra la puerta automática sin saber quien llama. En caso de contar con guardia o portero, prohíba la entrada de personas si no se le avisa telefónicamente antes.

Estas son sólo algunas ideas sobre el hogar ideal para supervivencia. ¿Qué otras recomendaciones sugieres para tener en cuenta en un hogar, pensando en una situación de supervivencia?