Tagged: supervivencia

Sueros y su preparación de forma casera

En medicina, se denomina “Suero” al líquido de la sangre que queda luego de producida la coagulación, es decir, el liquido que no contiene células de ningún tipo. Pero, también se conoce como suero al líquido fabricado con el fin de hidratar y nutrir a los pacientes, usualmente de forma endovenosa, pero también de forma oral. En condiciones de supervivencia, puede que exista dificultad para conseguir sueros preparados comerciales, por lo que es posible que debamos fabricarlos de forma casera artesanal.

Existen varios tipos de sueros endovenosos que se utilizan comúnmente en el medio intrahospitalario. Lo principal, si debemos fabricarlos artesanalmente, es la estricta pureza y esterilización del agua que utilizaremos. Debe estar libre de microorganismos e impurezas. Lo ideal sería fabricarlo con agua purificada y destilada, que nos asegura un líquido estéril y sin elementos que podrían producir reacciones adversas (pirógenos, precipitados, metales pesados, etc).

Foto de Rodolfo Clix en Pexels

Suero Fisiológico

Es una solución de cloruro de sodio al 0,9%, también llamada solución salina normal o solución fisiológica. Se puede fabricar mezclando 9 grs de Cloruro de Sodio (Sal de Mesa) con 1 litro de Agua (destilada y estéril). Recordar que la sal debe estar libre de impurezas. Además, luego de fabricar, se sugiere volver a hervir el suero a Baño María, con el fin de eliminar posibles microorganismos que hayan estado en la sal. Embotellar en una botella esterilizada y almacenar de forma estéril hasta su uso, máximo en 6 meses.

Suero Ringer Lactato

La preparación del Suero Ringer Lactato es similar, pero dentro de los ingredientes incluye otros compuestos que aporten más electrolitos que el suero fisiológico. Se utiliza para reponer volumen en estados de deshidratación y shock hipovolémico. Se fabrica con Lactato de Sodio 3,1 gr, Cloruro de Sodio 6 gr, Cloruro de Potasio 0,3 gr, Cloruro de Calcio 0,219 gr, en 1 litro de agua destilada. Como mencionamos, la preparación es similar que para el suero fisiológico, con sales libres de impurezas, y volviendo a hervir el suero para eliminar posibles contaminaciones luego de la preparación.

Suero Glucosado 5%

Suero con Glucosa, que se utiliza para aportar energía. Se prepara con 50 gr. de Glucosa en un litro de agua destilada, como ya mencionamos.

Image by Hebi B. from Pixabay

Suero Glucosalino

Compuesto de Suero Fisiológico y Glucosa al 5%, por lo que su producción es similar al de esos dos sueros. Contiene 9 gr de Cloruro de Sodio y 50 gr de Glucosa por litro.

Suero de Rehidratación oral

Los sueros orales o de rehidratación se utilizan en pacientes deshidratados que aún pueden ingerir agua por la boca. No requiere estricta esterilidad del suero o sus componentes, ya que van por la boca, pero como sugerencia (para no agravar el cuadro gestrointestinal) es preferible utilizar agua hervida. Un receta sencilla es la siguiente:

  1. 1 litro de agua hervida.
  2. el zumo de un limón.
  3. dos cucharadas soperas de azúcar.
  4. una cucharadita de las de café de bicarbonato.
  5. media cucharadita de sal.

Esta preparación debe administrarse de la siguiente forma:

Fase de rehidratación: Es la que se lleva a cabo en las primeras 4 horas. Se administrarán pequeñas cantidades cada 2-3 minutos, dependiendo del grado de deshidratación del paciente:
•Deshidratación leve ( 3-5%) debe administrarse la solución a un ritmo de 50 ml/kg
•Deshidratación moderada (5-10%) la solución se administrará a un ritmo de entre 75-100 ml/kg.
Fase de mantenimiento: 10 ml/kg de peso por cada deposición que efectúe, y 2-5 ml/kg por cada vómito que efectúe, sin sobrepasar los 150 ml/kg/dia.

Existen varios otros tipos de sueros cristaloides (basadas en agua y electrolitos), para necesidades más específicas. También hay todo otro grupo de soluciones hidratantes coloidales, de preparación industrial, y que por lo tanto no trataremos.

Si quieres saber algo más sobre hidratación endovenosa y fluidoterapia, te dejo un documento encontrado en la red un poco técnico, pero bastante bueno.

Destilador o Desalinizador Solar

Hemos mencionado en otros posteos, que contar con agua en condiciones de emergencia y supervivencia puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte, o entre una vida más tranquila versus una vida precaria y difícil. Frente a esto, una de las ventajas de vivir en la costa, es que se tiene una gran cantidad de agua a mano y gratis…pero inconvenientemente salada.

Si cuentas con luz solar y calor, podemos fabricar un destilador solar como el del diagrama. Una caja bien aislada idealmente pintada de negro por fuera, con un vidrio como tapa superior, en diagonal. Si es invierno y no cuentas con suficiente luz solar, puedes hacer funcionar el sistema aplicando alguna fuente de calor externa.

Por un lado, aportamos agua de mar, que se calienta dentro del sistema y se evapora. El vapor choca contra la tapa de vidrio diagonal, condensando en agua destilada, la cual escurre hasta una canaleta que recolecta el agua y la extrae. El sistema puede ser automátizado, con una bomba de entrada de agua, o podemos agregar el agua manualmente. Si escalamos a un mayor tamaño o a varios sistemas similares simultáneos, podremos contar con un aporte de agua destilada permanente (al menos mientras haya sol). El agua destilada puede utilizarse para los fines que consideres importantes, sin embargo, recuerda que para beber, le debes agregar algunas sales y minerales.

El sistema no sólo nos da agua destilada. Después de varios ciclos de aporte de agua salada, si dejamos de agregar agua, podemos llegar a evaporar toda el agua, y al fondo del sistema podremos recuperar sal de mar (la que nos servirá para agregarle algo de sales al agua destilada para beber).

Por último, aunque es agua destilada y teóricamente es potable en cuanto a microorganismos, como sugerencia siempre debes hervirla antes de tomarla, para asegurar que durante el almacenamiento, no se contaminó.

 

 

Los Animales en Supervivencia

Image by klimkin from Pixabay

Desde la prehistoria, cuando el ser humano empezaba su andar por el planeta, que aprendió a domesticar y utilizar animales en su favor. Estos le han aportado compañía, seguridad, alimento, materias primas para vestido y fabricación de herramientas y otros útiles. En una situación de supervivencia, deberemos hacer uso de los animales si queremos sobrevivir de mejor manera. Revisaremos cada uno de los animales que es posible domesticar y criar y cómo nos podrían ayudar. Revisa los links para descargar algún documento con mayor información sobre dichos animales.

Abejas: Miel, cera, y otros producto se pueden obtener de las abejas. Pero no debes olvidar que también juegan un papel muy importante en la polinización de tus cultivos y árboles. En una colmena madura de una reina se puede obtener hasta 14 kg de miel al año. Si se utiliza el truco de colmenas de doble reina, puede subir hasta 36 kg anuales de miel. Puedes llegar a tener entre 8 a 10 colmenas por hectárea, pero dependerá mucho de la disponibilidad de flores en el sector.

Image by PollyDot from Pixabay

Burros: Excelentes animales para el transporte de carga, y para tracción de carros.

Caballos: Animales para transporte de personas y carga, para apoyar en actividades propias de la tierra, como arar y trillar, y eventualmente como alimento. Sus deposiciones sirven como abono para la tierra, mejorando los cultivos.

Cabras: Se pueden utilizar para limpiar un terreno de hierbas y plantas. También son útiles como alimento y también para obtener leche o cuero. Igual que con los otros herbívoros (Caballos, Vacas, Ovejas), su estiércol sirve de abono para la tierra.

Cerdos: Su utilidad es para carne sin procesar y alimentos procesados (todo tipo de embutidos). También permite obtener cuero y de sus pelos, se puede sacar cerdas para cepillos. El estiércol puede utilizarse para producir gas natural.

Conejillos de Indias (Cuy): Para alimento, como en Perú.

Conejos: Al igual que con vacas y caballos, sus desechos sirven para abonar cultivos. Su carne magra se puede comer, y el cuero tiene muchos usos. Algunos conejos de pelo largo (Angora) pueden utilizarse con fines de obtener fibras para tejido y vestimenta.

Aves de corral: Gallinas, Patos, Gansos, Pavos, Codornices, Gallinas de Guinea. Su principal uso es como alimento, y al ser más pequeñas que una vaca o cabra, aportan carne sin necesidad de congelar. Las gallinas, patos y codornices además ponen huevos que también aportan como alimento. Sus desechos pueden ser utilizados como abono, siempre que se haga un tratamiento especial.

Gatos: mirados en menos, los gatos tienen la utilidad de mantener a raya plagas de ratones que pueden afectar cultivos, dañar alimentos almacenados y transmitir enfermedades.

Gusanos: te estarás preguntando qué utilidad tienen los gusanos en una situación de supervivencia. Claro que existen culturas donde comen gusanos, y si hay hambre podría llegar a ser una posibilidad, pero criar gusanos te servirá como alimento para tus aves y peces, sin ocupar gran espacio. Las lombrices puedes utilizarlas como carnada viva para pescar, y especialmente serán útiles para hacer vermicompost.

Llamas, Vicuñas, Alpacas: Como carne, y algunas (alpaca especialmente) puede utilizarse el pelo para tejer. El cuero también puede usarse y al igual que las ovejas, pueden usarse para mantener despejado y corto zonas de pasto.

Ovejas: Como alimento, y para obtener lana. Aporta cuero que puede usarse. Como cortadoras de césped, para mantener a raya malezas, y su estiércol sirve de abono.

Image by Erik Karits from Pixabay

Peces: para alimento. Se puede pescar si se vive cerca de un rio o el mar. Sin embargo, puede “criarse” en estanques o barriles mediante técnicas de piscicultura, acuicultura o acuaponia. El sistema de acuaponia permite criar peces y hortalizas simultáneamente.

Perros: el primen animal que el ser humano domesticó. En algunos países sirven de alimento, pero su principal utilidad es de ser un animal que colabora con la seguridad, para cazar y como compañía. Existen algunas razas más entrenables que otras, pero cualquier perro va a ser útil.

Vacas: leche y productos lácteos, cuero, carne, abono. El problema que plantea el uso de su carne es que al ser animales grandes, requieren mucho tiempo para crecer y, luego de faenado, se debe congelar parte del animal si es poca gente o repartir el animal completo entre muchas familias. Los machos, convenientemente capados, se convierten en bueyes, animales excelentes para transporte de cargas pesadas, y apoyo en labores agrícolas, como arar y mover troncos o piedras.

Guerra Civil

Foto de Kris Møklebust en Pexels

El desorden social, las crisis políticas en países muy polarizados, incluso algunas catástrofes como sequías, hambrunas y terremotos, pueden escalar desde un descontento social menor a una lucha entre distintas clases sociales o razas y a una guerra civil. La historia de la humanidad, en todas las eras y culturas, está plagada de situaciones de conflicto tanto internos como externos, por lo que no es impensable que pueda ocurrir algo así en el futuro de cualquier país. Algunos “pensadores” incluso llegan a proponer la necesidad de un conflicto para lograr mejoras en la civilización, tal como se puede estudiar en cualquier período de la historia y zona del mundo. Según ellos, nada se logra en la paz, y las guerras y luchas a la larga generan avances en derechos sociales, desarrollo tecnológico e incluso mejoras en la economía. Pero eso es tema para otra conversación.

En esto post nos enfocaremos en qué hacer frente a conflicto armado como una Guerra Civil, aunque mucho también aplica para una Guerra con invasión de enemigo externo. Hay varios temas que ya hemos tratado, como intentar ser lo más invisible posible, como sobrevivir a un caos social y económico (y aquí), como funciona el trueque y qué almacenar para ello, e incluso que recetas se pueden preparar con pocos alimentos. Lo principal es saber lo más posible como prepararse y como sobrellevar un conflicto armado. Las guerras internas pueden deberse a muchas causas o tener muchos fines: las guerras revolucionarias, las secesiones, los conflictos étnicos, la guerra de guerrillas, etc. Cada una tendrá algunas características distintivas y particulares, que pueden producir más o menos compromiso del funcionamiento del país, afectándolo en general o sólo en algunos lugares donde se produce la batalla.

En una guerra civil, ya no sólo debes tratar de sobrevivir para mantener tu refugio o vivienda, conseguir agua, alimentos y calefacción, situaciones habituales en una catástrofe. En un conflicto armado derechamente habrá un enemigo activo que podría querer quitarte tus pertenencias y equipo, asesinarte a ti o tu familia por distintas razones o simplemente sin ninguna razón. Existen convenciones internacionales en guerras que protegen a los civiles, pero esas no corren siempre, y menos en guerras civiles, donde uno de los bandos quiere acabar con el otro.

Apenas tengas noticias de que una guerra se acerca, debes abastecerte rápidamente de todo material, equipo y alimentos sea posible, antes que todo eso desaparezca. Almacénalos de forma segura para evitar los robos o que sean requisados. Debes tener cuidado con esto, ya que en algunas situaciones, la acumulación de elementos básicos puede ser ilegal y podrías terminar en la cárcel o fusilado por ir contra el “régimen”. Especial atención debes darle a conseguir alimentos enlatados, agua embotellada, medicamentos y productos de aseo e higiene. Recuerda guardar en lugar seguro certificados de nacimiento, pasaportes y seguros, en caso de tener que salir del país.

Es muy importante por lo tanto, ser un hombre gris. Idealmente eliminar todo rastro de tu postura política o religiosa previa al conflicto. Evita discutir esos temas abiertamente o con conocidos o vecinos. Ante una posible tortura, muchos simplemente podrían entregar tu nombre como un enemigo al régimen. Demás está decir que debes evitar cualquier confrontación abierta contra el enemigo, por lo que si quieres sobrevivir, unirse a la resistencia no es buena idea.

Image by StockSnap from Pixabay

Será más importante que nunca aparecer lo más pobre posible, ocultando los recursos que tienes almacenados. Cuando hay falta de alimentos, cualquier persona se convierte en un enemigo que querrá robártelos. Lo ideal es no vivir sólo, y contar con una comunidad fuerte y armada para protegerlos a todos. Recuerda que el número hace la fuerza y si tienes un grupo o comunidad grande, más posibilidades de protegerte y sobrevivir tendrás.

Obtener recursos puede ser un tema muy peligroso. Francotiradores y rondas de combatientes enemigos pueden acabar con tu vida en el día, por lo que salir a buscar alimentos, medicinas u otros elementos deberá hacerse exclusivamente de noche. Será vital estar lo más alejado posible de la zona de conflicto, aunque eso puede cambiar en pocas horas. Lo idea es estar en un área rural lejos del centro de las ciudades. Si tu vivienda está en un área de conflicto, será importante reubicarte en otra área lo más rápido posible.

El agua siempre será un tema escaso, ya que es posible que las empresas de abastecimiento no funcionen o se hayan destruido los sistemas de distribución o almacenamiento. Trata de contar con una fuente de agua fresca y limpia, pero recuerda que siempre deberás purificarla antes de utilizarla para beber. Reduce el consumo al mínimo necesario para cocinar y beber, y aseo personal. La lluvia puede ser muy útil si logras recolectarla durante la época de más precipitaciones, aunque es difícil que alcance para el resto del año, especialmente si debes mantener un huerto.

Image by Free-Photos from Pixabay

El alimento será escaso. Aprende a cazar y a pescar. Si puedes, arma trampas para atrapar algunos animales. Aprende que plantas silvestres son comestibles. Si logras conseguir semillas y tienes donde cultivar, mantener un huerto será vital. Si logras conseguir pequeños animales, como gallinas o conejos, aún mejor. En situaciones de hambruna, no deseches la idea de hacer uso de otros tipos de animales, como perros, gatos o roedores.

No desperdicies nada y reutiliza todo. No botes ningún resto de comida, ni ropa ni herramientas.

Aprende a usar armas, pero sin disparar. La munición puede ser escasa y difícil de conseguir, y disparar hará que la atención se centre en ti. No olvides otras posibles armas que puedes fabricar, como arcos, cuchillos, hachas, y que convenientemente son silenciosas. Recuerda entrenar a tu comunidad (vecinos, amigos, familiares), ya que en una situación de combate, mientras más personas colaboren, mayor será la posibilidad de salir victorioso. Recuerda reutilizar el equipo (armas, munición, etc) de los enemigos abatidos.

Puede que no exista la ley. En caso necesario, podrías tener que cometer actos ilegales que normalmente no harías, como saquear locales comerciales o casas abandonadas. Hazlo antes que otros lo hagan. Pero no saquees suministros que alguien tiene almacenados, porque podrían protegerlos y defenderse y terminarás herido o muerto.

Image by Fathromi Ramdlon from Pixabay

Evita lesiones y aprende a realizar reanimación cardiopulmonar y a manejar algunas heridas y enfermedades básicas, porque los centros de salud podrían no estar funcionando. Si puedes, previene enfermedades antes que haya algún conflicto en el país. Recuerda contar con un botiquín básico e idealmente con un kit para suturas, ya que las heridas pueden ser algo normal, y no habrá acceso a antibióticos o vacunas (ten tus vacunas al día, especialmente la antitetánica). El aseo personal es importante para mantenerte sano y sin enfermedades. Utiliza agua de lluvia o sin filtrar, o por último si hay poco acceso al agua, lávate con un paño húmedo.

Demás está mencionar que debes mantenerte alejado de bombas y explosivos que encuentres. En algunas guerras puede haber zonas minadas, o pueden caer misiles en cualquier casa o edificio. Estos son una causa frecuente de lesionados y muertos, incluso años después de terminados los conflictos.

Por último, si tu grupo étnico o social esta derechamente en peligro de ser exterminado, no quedará más que emigrar lo antes posible, porque hagas lo que hagas, podrías terminar muerto. Lo ideal es tener algún automóvil o motocicleta, cargar con el equipo necesario para algunos días, papeles y documentos legales y cruzar la frontera rápidamente. Siempre es posible rehacer la vida en otro lugar, excepto cuando no lograste sobrevivir.

Lugares para ocultar en la casa

Siempre es necesario contar con un lugar secreto donde se pueda ocultar algo valioso, como joyas, dinero, armas y municiones, incluso algo de comida para una situación de supervivencia. Ideas hay muchas en internet, especialmente en sitios como Pinterest. El siguiente es un listado de posibles lugares, donde ocultar algún pequeño tesoro como llaves, algo de dinero, joyas, pendrives con información

  1. En un hueco de la pared: por ejemplo, en una caja de enchufes falsa
  2. Dentro de una puerta: accediendo por el canto de una puerta hueca.
  3. Debajo de un fregadero
  4. Debajo de una ventilación falsa de suelo
  5. Dentro de una barra de cortina: cuando son huecas, es buen lugar para ocultar rollos de dinero o papeles importantes.
  6. Dentro de un detector de humo: camuflado como un detector, puedes ocultar algunos objetos dentro de uno.
  7. Dentro de un portarrollos de papel higiénico: aunque es pequeño el espacio, puedes guardar algún objeto importante como joyas o algo de dinero. Ningún delincuente buscará ahí.
  8. Detrás de un toallero.
  9. Dentro de un frasco de mayonesa: en el refrigerador, en un envase con doble fondo, nadie revisará dentro de un gran frasco de mayonesa o similar.
  10. Por encima de una ventilación de techo
  11. En una tubería de PVC
  12. Dentro de un bidón grande de detergente para ropa
  13. Dentro de una vela
  14. Dentro de una caja de pañuelos
  15. Detrás de una bisagra de puerta
  16. Dentro de una cubierta del interruptor de luz
  17. En un libro falso
  18. En un cajón con doble fondo
  19. Cajón secreto en marcos de ventanas, puertas, camas o escritorios.
  20. Silla con doble fondo
  21. En un macetero hueco
  22. Azulejo hueco
  23. En el fondo de la cesta de la ropa sucia o un basurero
  24. Cuarto o subterráneo oculto: requiere mayor preparación y que idealmente nadie se entere que lo construiste
  25. Dentro de un tarro de pintura
  26. En cualquier otro lugar donde puedas hacer un doble fondo falso, como escalones de la escalera, bordes de muebles o repisas, etc

¿Se te ocurre algún otro lugar donde ocultar objetos de los amigos de lo ajeno? Deja tu idea en los comentarios.

Colapso económico y estrategias de supervivencia

Viviendo en latinoamérica, se debe aprender como sobrevivir a las crisis económicas, dado que tarde o temprano el país pasará por una, y estas podrían ser de corta duración o muy largas. Es cosa de mirar las situaciones de Argentina, Venezuela, Cuba, o Chile en los años 70. En este post mencionaremos las etapas de los colapsos económicos y algunas estrategias para sobrevivir, sin entrar en temas de supervivencia en violencia o guerra civil.

Los colapsos económicos, según David Meyer, se producen en 5 etapas, las cuales pueden y deben visualizarse con anticipación, de tal manera de estar preparados.

Etapa 1: Comienza la decadencia

Todo sigue como siempre, con un buen nivel de vida. Hay de todo en los supermercados y las tiendas. Existe un nivel de cesantía bajo. Sin embargo, en la sociedad ya se ha plantado la semilla de la igualdad y las ideas de la redistribución de la riqueza que llevarán al colapso. No discutiremos si el socialismo lleva siempre al colapso, o si el capitalismo es el causante. Sólo mencionaremos que la gran mayoría de los colapsos en los últimos 40 años han ocurrido en países que aplican sistemas socio-políticos de izquierda. Otras causas han ocurrido por caídas severas en las bolsas, algunas guerras y sequías.

Los principales activos para esta situación son:

  • estudios superiores: que te permiten tener un empleo estable con posibilidad de ahorrar
  • un trabajo estable, que idealmente sea de importancia social para que no se vea afectado al principio de la crisis. Evitar el turismo y todo lo que tenga que ver con él, incluyendo viajes, vuelos, hoteles, restaurantes, etc.
  • una vivienda lujosa, que puedes vender antes del caos.
  • ahorros en dinero nacional y extranjero.
  • inversiones. No pongas todos los huevos en la misma canasta. Diversifica en distintos mercados, especialmente en los que ofrecen mayor seguridad.
  • un seguro de salud y contar con buena salud. Enfermedades crónicas o que requieren medicamentos permanentes pueden jugar en contra. Por ejemplo, Diabetes Mellitus, Hipertensión, etc.
  • un buen historial de crédito para acumular deuda.

Image by Nattanan Kanchanaprat from Pixabay

Etapa 2: Pendiente resbaladiza

Colapso Financiero: La economía entra en lento y constante declive, con cesantía en aumento, por el cierre de empresas privadas y menor inversión. Esto genera una mayor asistencia del gobierno, en bonos y otros apoyos económicos, lo que hace que muchos ciudadanos prefieren no trabajar ante esta ayuda. El gasto fiscal se dispara y el país entra en mayor deuda. El precio de metales preciosos (oro, plata) sube así como la inflación. El valor del dinero nacional comienza a decaer. Es momento de vender propiedades que no uses para conseguir efectivo. Cambia tu vehículo por uno ahorrador o que sirva para transportar carga.

Aún es posible conseguir alimentos, pero se hace difícil conseguir elementos tecnológicos y otros importados. Hay menos existencia y menos opciones para elegir.

Si es posible, se debe acceder a todos los bonos y regalías que el gobierno entregue. Si tienes la mala suerte de ser clase media, recibir este tipo de ayuda estatal puede ser muy difícil si no tienes algún contacto en el gobierno. Si eres de clase baja, a pesar de la ayuda, estarás en riesgo más adelante.

Si puedes contar con familiares en el extranjero, una estrategia es recibir dineros enviados por ellos. Es una de las formas en que logran sobrevivir en Venezuela y Haití desde hace años.

Los principales activos para esta etapa son:

  • dinero en efectivo, oro y plata
  • estabilidad del empleo,
  • acceso a bonos estatales
  • eliminación de deudas
  • mantener un seguro de salud
  • contar con automóvil de bajo consumo
  • hogar equipado y fácil de defender
  • un terreno aislado a más de 50 km de zonas urbanas.

Etapa 3: Se pondrá peor

Colapso Comercial: El colapso total de la economía viene después de una prolongada caída. El desempleo aumenta sobre el 25% y la inflación es cada vez peor. El gobierno, intentando detener la situación, comienza con el control de precios de algunos productos (alimentación, servicios básicos). Comienza a haber escasez de productos de primera necesidad como medicamentos, alimentos, ropa y elementos para aseo personal.

Frente al no pago de deudas hipotecarias, muchas casas y departamentos quedan vacíos y aumenta la gente sin techo en las calles. Comienzan a quebrar bancos y empresas. Nadie cuenta con dinero, y si lo tiene, la devaluación lo hace poco útil, ya que el Estado comienza a imprimir dinero sin control. El trueque ya se ha establecido a nivel local, por lo que será útil contar con algunos elementos almacenados para esta situación.

Proliferan huelgas y disturbios sociales. Los servicios públicos se ven interrumpidos y son poco fiables. La infraestructura (caminos, conexiones y redes) comienza a dañarse y aparecen pandillas en muchos barrios. El gobierno, en un intento de detener la violencia, confisca armas de fuego a los ciudadanos, pero no a los delincuentes.

La venta de objetos de reciclaje, son opciones para aumentar algo los ingresos mensuales. Papel y cartones, aluminios, ropa, plásticos, pueden juntarse y venderse. También puede incursionarse en la venta de repuestos, artículos de aseo (jabones, desodorantes, cloro, desinfectantes, jabón de lavar ropa, entre otros), y artículos de belleza. Trabajos de mantención de equipos y herramientas, o fabricación de objetos pueden generar ingresos extras.

El dinero enviado desde el extranjero por familiares puede ser difícil de retirar de los bancos o casas de cambio.

Se debe eliminar el gasto en ropa o calzado, accediendo a ropa usada y donaciones en centros de ayuda (recuerda que muchas iglesias reciben y entregan ropa usada a los más pobres).

También se debe eliminar gastos en recreación y entretenimiento. El transporte debe reducirse al mínimo, y idealmente utilizar transportes de bajo costo como caminar o andar en bicicleta. Para transportar más equipo, tal vez sea buena idea conseguir un triciclo.

Image by PublicDomainPictures from Pixabay

Los principales recursos para esta etapa son:

  • oro y plata, dinero en efectivo ahorrado (idealmente moneda extranjera confiable y estable como el euro o el dólar)
  • trabajo. Si tienes empleo o algún ingreso, intenta que sea en moneda extranjera.
  • automóvil y casa
  • suministro de alimentos y combustible a corto plazo
  • armas de fuego y su munición
  • planes para trasladarse a un refugio aislado rural
  • pequeños animales para alimento, que trataremos en otro post.
  • densa red de personas afines
  • conocimientos y habilidades de supervivencia

Image by Mediamodifier from Pixabay

Etapa 4: Toma del poder

Colapso político: La mayor parte de la clase media lo ha perdido todo. Los barrios están abandonados y destruidos por el vandalismo. La infraestructura del país esta seriamente dañada. La red eléctrica comienza a fallar en algunos lugares, con apagones frecuentes. No se puede comprar o vender metales preciosos ni retirar dinero de los bancos, desaparece el efectivo. La inflación esta fuera de control, y la economía se ha derrumbado. No hay nada para comprar en los supermercados, y todo esta restringido y racionado. La corrupción es la norma.

Los alimentos y la gasolina están muy caros, y se arman largas colas para poder conseguirlos. Dineros desde el extranjero ya no pueden ser retirados ni utilizados.

Image by freestocks-photos from Pixabay

El acceso a alimentos puede verse interrumpido, por lo que se deberá hacer uso de todas las opciones, utilizando restos de alimentos que usualmente se desecharían, o utilizando alimentos poco habituales (hierbas y malezas comestibles). También se puede disminuir el número de comidas al día, o la calidad de ellas. Otras opciones son restringir la ingesta de los adultos, disminuir porciones de comida, comer alimentos menos preferidos, comprar alimentos a crédito y pasar días sin comer. Los niños que asisten a escuelas públicas en ocasiones reciben desayuno y almuerzo en esos establecimientos. En el peor de los casos, se deberá revisar la basura de restaurantes o supermercados para encontrar algunos alimentos desechados.

Si tienes la suerte de vivir cerca de un gran río, puedes pescar o buscar oro u otros elementos de valor para vender.

Colapso social: Por último, la sociedad es un caos, y los barrios de las ciudades están tomados por distintas pandillas. El Gobierno comienza con medidas restrictivas en un intento por controlar la situación, sacando a las Fuerzas Armadas a la calle. Eventual guerra civil. No es seguro andar en las calles, por posibles francotiradores, e incluso dentro del hogar pueden entrar bandas de delincuentes a saquear.

La atención médica en los hospitales no existe y la seguridad social tampoco. Lo mejor es mantenerse saludable y evitar accidentes. En caso necesario, se puede optar por tratamientos naturales (de baja efectividad) o tratar de acceder a los centros de salud estatales gratuitos. También es posible acceder a consultorios gratuitos de la Cruz Roja si existen.

Los principales recursos para esta etapa son:

  • traslado a un escondite rural con terreno amplio, donde cultivar y criar animales todo el año.
  • armas de fuego y munición
  • suministros de alimentos a largo plazo (1 año mínimo)
  • reservas adecuadas de combustible
  • plan de seguridad para proteger al grupo y sus recursos
  • perro entrenado para la seguridad
  • conocimientos de jardinería y medicina y otros de supervivencia

En este nivel, ya es tarde para prepararse, si es que no lo estabas de antes. No podrás comprar nada.

Si la situación se hace difícil, y cuentas con algo de recursos, evalúa la posibilidad de emigrar hacia otro país. Deja todo atrás.

Etapa 5: Pérdida de la libertad

 

Foto de Somchai Kongkamsri en Pexels

Colapso cultural: El gobierno instaura la ley marcial. Hay enfrentamientos entre civiles y fuerzas armadas. Poseer despensas o alimentos para más de 30 días se considera ilegal. La pobreza y el hambre es lo común. El gobierno ofrece escasas ayudas en dinero o alimentos y agua, y si lo logra, es a cambio de largas esperas y mucha corrupción. Se acaba la democracia y aparece un modelo donde el gobierno decide y se hace cargo de todo (algo similar al socialismo). Un régimen totalitario asume el poder y las libertades son completamente eliminadas. Es la situación del “sálvese quien pueda”, con pérdida de la empatía y humanidad. Cualquier desconocido puede ser un enemigo.

Los recursos que permiten sobrevivir esta etapa son:

  • comunidad segura, aislada y autosuficiente.
  • plan de seguridad para proteger al grupo y sus recursos
  • armas de fuego y entrenamiento en su uso
  • perro guardián
  • habilidades de supervivencia
  • terreno capaz de suplir 150% de las necesidades alimentarias del grupo
  • suministro estable de agua limpia
  • semillas de hortalizas para la alimentación a largo plazo.

Como podemos concluir, en situaciones de crisis económica severa, lo principal es estar abiertos a los cambios, no temer ensuciarse las manos, y adaptarse rápidamente a la situación, teniendo en cuenta las habilidades y conocimientos que hemos adquirido previamente.

¿Qué otra estrategia se te ocurre?

Adaptado “Las 5 etapas del colapso” – Dimitry Orlov y “Society’s Five Stages of Economic Collapse” – David Meyer

Armas improvisadas

En supervivencia urbana, cualquier objeto que te ayude a defender tu hogar o defenderte en la calle, puede servir como arma. Si estás preparándote para defender un lugar, tu hogar o refugio, puedes tener algo de tiempo para construir algunas armas improvisadas. Lo principal para esto es tener herramientas y material para construirlas. Este post no pretende entregar en detalle como construir estas herramientas y sólo es un listado posibles ideas para tener en mente.

Image by Barrie Taylor from Pixabay

  • Paraguas: Idealmente de buen material resistente, que no se desarme al primer golpe. Puedes acondicionar un paraguas con una punta o un cuchillo oculto en el mango.
  • Bastón: Igual que el paraguas, puede ocultar armas y equipo si es hueco.
  • Linterna, de gran tamaño. Si es potente, puede servir para enceguecer al atacante.
  • Cinturón. Idealmente con una gran hebilla.
  • Calcetines: rellénalos de piedras, o trozos de ladrillo o hielo.
  • Lápiz táctico
  • Multiherramienta
  • Regla de metal
  • Bates de Basebol
  • Vasos o botellas de vidrio: aparte del uso como arma cortopunzante, protección de muros, sistema de alarma y varios otros, se pueden confeccionar bombas molotov.
  • Tuberías
  • Palos de billar
  • Raquetas de tenis
  • Martillos
  • Escobas
  • Herramientas de agricultura: prácticamente todas pueden servir como armas
  • Periódico o revistas: enrolladas y dobladas, pueden servir como arma o para defensa (ver Ladrillo Millwall)
  • Bombas de tubo
  • Bombas apestosas
  • Bombas de humo
  • Bombas de ruido

Image by 👀 Mabel Amber, who will one day from Pixabay

Aparte de armas, recuerda que también debes protegerte y defenderte. Eso empieza con las protecciones de tu hogar o refugio, y terminan con protecciones corporales contra balas (chalecos antibalas) y cortes contra cuchillo, especialmente en el tronco y las extremidades.

Recuerda que en caso de ataque, siempre debes llamar a la policía lo antes posible, y en caso de defensa, esta debe ser de igual magnitud que el ataque. Si te ensañas con el atacante, puedes terminar tú detrás de las rejas.

Protección frente a Huracanes y Tornados

Chile había estado libre de huracanes y tornados como los que ocurren en otros países, pero en los últimos años, dado el cambio climático, hemos visto que han ido apareciendo en distintas zonas, destruyendo algunas casas y edificios. La prevención frente a este tipo de situación es muy importante, porque son de muy rápida aparición y desaparición, y es bien poco lo que se puede hacer frente a un evento.

Los Tornados son remolinos de viento con velocidades muy elevadas, cuya base no suele ser muy ancha (25-30 mts), pero que producen un daño muy elevado por donde pasa, con vientos superiores a los 600 km/hr, aspirando lo que encuentran hacia arriba. Cuando se originan en el mar, se denominan Trombas marinas.

Los Huracanes por su parte, también llamados ciclones o tifones, se generan en el mar a fines del verano, y giran hasta llegar a tierra. Su base usualmente es ancha, entre 6 y 50 km en el ojo del huracán, con un ancho de hasta 500 km, por lo que afectan a una gran zona, y con vientos que llegan hasta los 300 km/hr. Como son mayores y se asocian a ciertas épocas y zonas geográficas, pueden ser predichas por los sistemas meteorológicos con algunos días de antelación.

Image by Gabe Raggio from Pixabay

Prevención

Lo primero y principal es contar con una construcción sólida. Desafortunadamente en los últimos años hemos visto que la construcción liviana o semiliviana, de madera o con paneles armados con perfiles de aluminio han ido aumentando, en contra de la construcción de ladrillo u hormigón. Este tipo de construcción no puede hacerle frente a un tornado de gran categoría.

Por lo tanto, la calidad de la construcción es vital. Si se puede contar con un subterraneo, mejor. Será el lugar de elección para protegerse de los efectos del viento, especialmente los proyectiles que generarán. Uno de los riesgo para la personas reside en ser aplastado por construcciones o grandes objetos, pero son los pequeños objetos que vuelan a altas velocidades (convirtiéndose en metralla) los que producirán más daño.

Por lo tanto, y como segundo punto en la prevención, mientras menos objetos puedan volar, más seguro. Evitar maderas que puedan romperse, grandes ventanales, incluso caminos o veredas con pequeñas piedras que puedan salir disparadas. Retira y guarda todo el mobiliario que haya en el jardín, incluyendo maceteros, luces, adornos, juguetes, etc.

Qué hacer en el caso de estar en un Tornado

La posibilidad de aviso, de existir, será de algunos minutos. Se debe rápidamente ir al lugar más seguro de la casa, que debe estar determinado con anticipación. Como mencionaba, si tiene un subterráneo, será el ideal. Si no, la habitación más central del primer piso, incluso un pasillo que este protegido por murallas sólidas. Si no se cuenta con ello, una tina metálica puede salvar de los proyectiles que se generarán.

Si sabemos por donde viene el tornado, se aconseja cerrar las puertas y ventanas de ese lado para que no se lleve el techo, y abrir las ventanas y puertas del lado contrario, para evitar el cambio brusco de presión que puede hacer que la casa explote.

Por ningún motivo, quedarse dentro de algún vehículo. Para un tornado, estos pueden salir volando y quedar completamente destruidos. Es posible esconderse bajo un puente, en un lugar bien cerrado, o en tuberías de desagüe.

Image by David Mark from Pixabay

Que hace en el caso de un Huracán

Como puede ser predicho con algunos días de antelación y monitorizado de cerca, tenemos más tiempo para actuar. En primer lugar, el peor lugar para estar es en la costa, donde el huracán hará contacto usualmente a la mayor velocidad. A medida que se interna en tierra, los huracanes pierden fuerza.

Si nuestra casa no es sólida, lo mejor será evacuar a algún lugar más seguro lejos de la costa. Si no podemos evacuar, y nuestra casa es sólida, conviene asegurar puertas y ventanas. Colocar cinta o alguna lona delante de los vidrios evitará que algunos pedazos vuelen y se conviertan en pequeños proyectiles. La lona es mejor que usar paneles de madera o terciado, ya que estos últimos generan más proyectiles cuando se rompen.

En caso que el ojo del huracán pase por donde nos encontramos, podrá haber un período de calma que puede durar desde minutos a más de una hora. Por nada del mundo debemos abandonar el refugio, ya que el huracán volverá a pegar con fuerza, esta vez con el viento en dirección opuesta.

Que hacer después de un tornado o huracán

Primero solucionar lesiones o heridas que se tengan. Recordar tener un botiquín y algunos otros ítems para curaciones o pequeñas suturas.

Segundo, buscar supervivientes, ya sean vecinos o familiares.

Tercero, revisar la casa y posibles daños que tenga, para lo cual aplican las mismas medidas que después de un terremoto.

Y por último, prevenir nuevos eventos. Si se repiten constantemente, tal vez cambiarse de zona sea necesario.

Escala de Beaufort

Escala Fujita Mejorada

EFU < 100 km/hr Ningún daño que se pueda valorar. También aplica para tornados de mayor intensidad pero que ocurren en descampado, sin afectar a nadie.

EF0 105–137 km/hr Daños leves. Algunas tejas caídas y otras pequeñas piezas de los tejados arrancadas, algunos daños en canaletas, ramas de árboles rotas y algunos árboles poco profundos arrancados.

EF1 138–178 km/hr Daños moderados. Tejados seriamente despedazados, caravanas y casetas volcadas o seriamente dañadas, perdida de puertas exteriores y ventanas y otros cristales rotos.

EF2 179–218 km/hr Daños considerables. Tejados de casas sólidas arrancados, los cimientos de las casas se pueden mover, caravanas completamente destruidas, árboles grandes partidos o arrancados, pequeños objetos convertidos en proyectiles, coches arrancados del suelo.

EF3 219–266 km/hr Daños graves. Pisos enteros de casas bien construidas destruidos, daños graves a los edificios grandes (tales como centros comerciales), trenes volcados, árboles descortezados, vehículos pesados levantados del suelo y arrojados a distancia, estructuras con cimientos débiles lanzados a cierta distancia.

EF4 267–322 km/hr Daños devastadores. Tanto las casas de hormigón y ladrillos como las de madera pueden quedar completamente destruidas, los coches pueden ser proyectados como misiles.

EF5 >322 km/hr Daños increíbles. Las casas fuertes pueden quedar arrasadas hasta los cimientos, las estructuras de hormigón armado dañadas críticamente, los edificios altos sufren graves deformaciones estructurales. Devastaciones increíbles. Conocido coloquialmente como el “pulgar de Dios”.